El disc jockey Martinez Poch se negó a declarar

El disc jockey Cristian Martínez Poch, detenido como acusado de haber mantenido cautiva a su pareja y haber abusado sexualmente de ella y de dos de sus hijas, se negó hoy a declarar ante el fiscal Marcelo Romero, informaron fuentes judiciales.

VIOLENCIA DE GENERO

El acusado, de 49 años, permaneció inmutable ante el fiscal, quién lo citó a indagatoria por el delito de “abuso calificado” contra su mujer, Vanesa Rial, quien dijo que la drogaba para abusar de ella.

Ayer, la justicia penal de La Plata secuestró medicamentos psicotrópicos y analgésicos de la casa del imputado y una fuente judicial informó a Télam que los remedios fueron encontrados durante un allanamiento que se efectuó en un departamento de un edificio ubicado en la calle 23, entre 58 y 59 de La Plata, donde vivía Martínez Poch con su pareja.

El vocero explicó que en la diligencia judicial se secuestraron esas sustancias y jeringas, lo que en principio corrobora los dichos de la víctima en torno a que Martinez Poch la drogaba para luego abusar sexualmente de ella.

Esos elementos secuestrados junto a dos computadoras y numerosos CD, DVD y pendrives que serán analizados por la justicia, complican aún más la situación procesal de Martinez Poch, luego que el fiscal amplió la imputación a “abuso calificado”.

Martinez Poch había sido detenido por los delitos de “privación ilegal de la libertad doblemente agravado por violencia y amenazas en perjuicio de su pareja y por corrupción de menores agravada por violencia, amenazas, intimidación y coerción y abuso sexualmente ultrajante para las víctimas”, en el caso de sus hijas.

Sin embargo, cuando la pareja del imputado amplió la declaración ante el fiscal, relató que le suministraba psicofármacos para concretar los abusos sexuales, por lo que Romero pidió la ampliación de la imputación al juez de garantías.

El martes 24 de septiembre la abogada Rial fue rescatada por la policía tras allanarse el departamento en el que ayer se secuestraron las drogas, donde Martínez Poch la tenía cautiva desde principios de septiembre.

Durante ese tiempo, el hombre la golpeó, la drogó y abuso sexualmente de ella, según relató la víctima a la prensa y ante el fiscal.

Dos días después de la liberación de la mujer, prestaron declaración testimonial ante Romero dos de sus hijas, de 19 y 20 años, quienes relataron que tras la muerte de su madre, cuando eran niñas, fueron abusadas por su padre.

Fuente: Télam


Comentarios


El disc jockey Martinez Poch se negó a declarar