El escenario económico, entre el "sinceramiento" y el "aguante"

BUENOS AIRES (DyN) - El escenario postelectoral planteará dos rumbos posibles para la política económica del gobierno en la segunda mitad del año: apelar a un "sinceramiento" y realizar los ajustes correspondientes, o seguir apostando al "aguante" de las cuentas públicas y el vivir con lo propio, concluyó un informe del Banco Ciudad.

Según el análisis del área de Estudios Económicos, que conduce Luciano Laspina, en el primer escenario, el "sinceramiento", el gobierno podría encarar los ajustes fiscal y externo de manera gradual y ordenada para reducir la dependencia de los colchones de liquidez sistémica de los organismos públicos y las reservas del Banco Central. Además, evitaría un acercamiento políticamente deshonroso al FMI. Este camino seguramente explicaría un segundo semestre muy duro en términos de actividad, empleo e inflación, entre otras cosas, por la devaluación y los ajustes tarifarios, pero aumentarían las chances de una recuperación suave en 2010.

El segundo escenario sería una prolongación de la actual estrategia preelectoral al escenario postelectoral. El "aguante" se basa en la apuesta a una recesión breve en el mundo y a la utilización durante la transición de los colchones de liquidez sistémica, canjes de deuda para aliviar el programa financiero y un mayor cierre de la economía.

En este escenario, la economía argentina quedaría librada a la suerte de una rápida recuperación de la demanda global. Y requiere inevitablemente de una reversión de la desconfianza y un freno a la salida de capitales.

Para que esto ocurra, sin ningún cambio sustancial en la política económica, deberá quedar en claro que el escenario externo es tan favorable que hace sumamente improbable una nueva crisis fiscal y externa.

Los datos de abril muestran un divorcio incipiente de los superávits gemelos, el fiscal y el externo. El superávit comercial subió gracias a la fuerte retracción de las importaciones, de 40%; que compensó la caída de las exportaciones, de 13%. Por su parte, el superávit fiscal bajó por las mismas razones.


Comentarios


El escenario económico, entre el «sinceramiento» y el «aguante»