El gobierno revisa el plan de turismo y acepta cambios

Empresarios, emprendedores y trabajadores marcharon ayer por el centro de Bariloche para hacer oír su resistencia al proyecto nacional. Quieren una ayuda más contundente del Estado.



Las pérdidas proyectadas superan seis veces el presupuesto de gastos de la municipalidad de Bariloche. Archivo

Las pérdidas proyectadas superan seis veces el presupuesto de gastos de la municipalidad de Bariloche. Archivo

El gobierno ya revisa el plan de turismo nacional que la semana pasada presentó de manera sorpresiva en Diputados. El proyecto recibió críticas del sector turístico de Río Negro y otras provincias, y no tendría consenso entre los senadores, por eso, se analiza una “propuesta superadora con ayudas puntuales para atender la coyuntura”, dijo el ministro de Turismo nacional, Matías Lammens al empresariado de Bariloche en una reunión virtual.

Ayer en todo el país se realizaron protestas del sector para pedir la ley de emergencia turística. En Bariloche hubo una demostración de fuerza y unidad bajo esta consigna.

Por ahora el oficialismo no vuelve a mencionar la “emergencia” como una opción pero aseguran que atenderán los planteos del sector. El punto de inflexión fue la reunión que días atrás mantuvo el presidente Alberto Fernández con diputados y senadores de la oposición. Allí alzó la voz el rionegrino Alberto Weretilneck que pidió revisar el plan de turismo y atender la problemática ahora, no a largo plazo con un programa de recuperación pospandemia como entiende el sector turístico que apunta el plan oficial.

La senadora del Frente de Todos, Silvina García Larraburu, participó de la comisión de Turismo en que estuvo el ministro Lammens y aseguró que se trabaja “con el propósito de preservar las fuentes de empleo que genera la actividad turística y la sostenibilidad de las empresas del sector”. La parlamentaria habló de “consenso” para un proyecto que “proteja, en esta coyuntura atípica, a una de las economías más importantes del país”.

La expectativa está puesta en la extensión de los ATP para cubrir el 50% de los salarios, la posible reducción de impuestos y otros aportes para aliviar la crisis del sector turístico.


El reclamo


“Necesitamos ayuda con rebaja de los impuestos, créditos a tasa cero y que se extienda el ATP para pagar sueldos. La situación es muy complicada”, resumió Margarita Stuke, referente de las agencias de viajes que ayer participó de la movilización, que partió con una caravana de transportistas desde la terminal de ómnibus hasta el Centro Cívico.

La protesta se fue nutriendo de manifestantes a medida que la caravana de mini buses, combis, remises y taxis avanzaba y al llegar a la plaza Expedicionarios del Desierto otro grupo de personas de distintos rubros esperaban con aplausos, carteles y banderas argentinas.

Referentes de diversos rubros del turismo se manifestaron en el Centro Cívico de Bariloche. Foto: Alfredo Leiva

La movilización reunió a empresarios de grandes emprendimientos, pymes, trabajadores y sindicalistas, monotributistas, guías de turismo, instructores de esquí, agencias de viajes y de alquiler de autos, además de transportistas, remiseros y taxistas, entre otros rubros.

La consigna principal, “Bariloche no aguanta más: ¡Emergencia turística ya!”, fue exhibida en una bandera sobre un mini bus estacionado frente a la torre del reloj en la municipalidad.

"A todos los diputados que son los que tienen que votar la ley que realmente necesitamos, la emergencia, nosotros no necesitamos una capacitación porque la capacitación ya la tenemos en la sangre porque somos turismo", expresó Omar Herrera, un referente de agencias de turismo cuando tomó el megáfono ante la mirada atenta de los manifestantes.

Cuestionó que no se necesita ahora que le devuelvan el 50% al turista, "que lo hagan después tras la pandemia", insistió y remarcó que el sector requiere "ayuda para poder soportar esta situación que es crítica".

Hasta el nivel cero

112.209
turistas llegaron en julio de 2019 a Bariloche. Este año el mes está promediando sin un solo visitante.
50.030
turistas visitaron los centros de turismo invernal de la provincia de Neuquén en 2018, última información oficial disponible.

Erika, una trabajadora de una agencia de viajes que junto a sus compañeras participó de la protesta, calificó la situación como "crítica" y señaló que "no hay como subsistir" ante la crisis que se agudiza. Indicó que por ahora solo se reciben consultas de potenciales turistas pero no hay ventas a futuro por la incertidumbre.

El sector de alquiler de autos expuso también su drama. José Lepio, referente del rubro, explicó que las alquiladoras renuevan su flota de autos con la compra en cuotas y ahora, ante la imposibilidad de pagarlas, comienzan a trabarse embargos. Al reclamar la emergencia, esgrimió que Bariloche "es una ciudad que plenamente vive del turismo, un 70% de la población está vinculada".

También el sector del esquí sufre las consecuencias. “Abrir una escuela de esquí tiene una inversión que ahora no podemos hacer, no recibimos ayuda en lo más mínimo. Sin apoyo del Estado es imposible”, señaló Cristina, de la escuela Bajo Cero.

También los instructores independientes alzaron su voz. Este conjunto reunió a 145 trabajadores del esquí que necesita ayudas porque la mayoría no recibió ningún aporte para subsistir. “Necesitamos una ayuda económica del gobierno”, planteó Luciano, uno de los instructores que participó de la protesta.


Con la mirada puesta en el verano


La expectativa del sector está puesta ahora en reactivar el turismo en el verano. “El movimiento va a ser del turismo nacional, pensamos que se va a trabajar algo en enero y febrero pero con la estructura que tenemos en Bariloche va sobrar para la demanda”, opinó Margarita Stuke, titular de la agencia que lleva su nombre.

La empresaria, que tiene 20 empleados, dijo que la situación es compleja. Indicó que para la primavera “solo hay consultas” y remarcó que se necesita la reactivación de los vuelos y el transporte interprovincial.

También Erika, una trabajadora de agencia de viajes, dijo que solo reciben consultas y las reservas que se concretan son para el próximo año. Las oficinas de las agencias están cerradas desde mediados de marzo sin ninguna actividad.

Hasta hace poco tiempo había cierta esperanza del sector turístico que se pueda recuperar una parte del invierno y el turismo que busca nieve, pero cada vez se aleja más esa perspectiva, sobretodo con el incremento de casos de coronavirus positivos a diario. Por ahora, la ciudad se mantiene en fase 3.


En Neuquén hubo críticas a Gutiérrez y al MPN


* por Andrea Durán

Hoteleros, gastronómicos y representantes de las empresas de transporte turístico se manifestaron ayer en Neuquén para reclamar una ley de emergencia que ayude al sector durante la crisis.

La única discusión actual para sancionar una ley de emergencia turística es la que inició el Congreso, pues en la provincia no se avanzó en ningún proyecto. El titular de la Asociación de Hotelería y Gastronomía de Neuquén, Gustavo Amman, evaluó que transmitieron a legisladores y al gobierno de Omar Gutiérrez la situación, pero sostuvo que “no quieren comprometerse”.

“Hay una decisión política con la cual estamos en desacuerdo y se lo hemos hecho saber. El MPN está quedando bastante mal con el turismo, siendo un gobierno que declama que el turismo es la segunda actividad en importancia dentro del Producto Bruto Geográfico”, cuestionó.

Los anuncios para reactivar el turismo en las microrregiones del sur y el norte provincial no sirvieron para aplacar los ánimos de los empresarios, quienes aseguran que el sector ya está “agotado” y sin margen para sostener sus locales.

“No quiero ser pesimista, pero el turismo de cercanía no creo que mueva la aguja. Es una medida más social que turística. Se va a dar algo de movimiento en la gastronomía, pero no tanto en lo que son los hoteles. Es como pretender que alguien de Centenario pague por dormir en Neuquén”, planteó Amman.

Las protestas fueron para reclamar la sanción de una ley de emergencia turística, tanto a nivel provincial como nacional. Hubo una caravana de colectivos de empresas de servicio turístico por el centro, una intervención de hoteleros en el monumento a San Martín y se entregó un petitorio en Casa de Gobierno.

“Estamos en una situación por demás compleja que se ha hecho muy larga. La comisión de Diputados (de la Nación) aprobó un proyecto, pero es un salto al futuro. Necesitamos algo ahora”, planteó Amman.

Los prestadores demandan que una ley “aceptable” debe contener soluciones en cuatro aspectos: el laboral, el crediticio, el tributario y el de servicios públicos. Por ello reclaman que Nación continúe aportando los ATP para pagar los salarios “íntegros” o que la provincia colabore con una parte. También señalan que los créditos ofrecidos tienen tasas del 24%, lo cual los convierte en inaccesibles para prestadores cuyos ingresos cayeron a cero. “En materia tributaria todos hablan de postergación”, algo que no les sirve.


Comentarios


El gobierno revisa el plan de turismo y acepta cambios