El llanto de una nena detuvo el ataque de un hombre a su expareja

Estaban en pleno forcejeo cuando “se dieron cuenta”. Fue en Neuquén.

NEUQUÉN

NEUQUÉN (AN).- El llanto de una niña de tres años salvó a su madre de seguir sufriendo agresiones de su expareja, de la cual está separada desde febrero. La mujer aseguró a los policías que intervinieron que ya había sufrido episodios de violencia pero que no había radicado denuncias.

La reconstrucción del episodio surge del testimonio que la mujer de 24 años brindó a la policía el pasado martes a la madrugada, luego de vivir la violenta agresión. Detalló que su expareja se acercó a su casa pasada la una, en un aparente estado de ebriedad y con actitud agresiva. En el medio hubo idas y vueltas, la mujer lo dejó entrar y luego lo echó, él quiso regresar, pero ella llamó a la policía. Y en una distracción de la joven el hombre se metió en la casa, ubicada en la avenida del Trabajador al 2300 del barrio El Progreso, y en ese momento comenzaron los golpes.

“Comenzamos a forcejear, él quiso agredirme pero yo no lo dejé, me puse muy nerviosa, me alteré mucho y lo quería golpear; él me llevo contra la pared sujetándome y apoyándome el brazo a la altura del pecho, pidiéndome que me tranquilice, como yo gritaba y lo quería echar. Mi hija mayor se despertó y lloraba mucho, él se dio cuenta y se sentó en el sillón, yo me doy cuenta también y medio que me calmo”, fueron las palabras que la mujer dijo a los uniformados que llegaron en ese momento al lugar, según pudo saber este diario.

La víctima explicó que su expareja tenía antecedentes de violencia pero aclaró que “no hice denuncia (...) porque justamente hoy -3 de junio- yo tenía una citación al Juzgado de Familia 3, así que aproveché para poner en conocimiento esta situación y renovar las medidas cautelares”.

Aclaró que en febrero, cuando se separaron, ella hizo una denuncia y se impusieron medidas cautelares como la prohibición de acercamiento y rondines policiales, pero cuando ocurrió el nuevo ataque “habían vencido”.


Comentarios


El llanto de una nena detuvo el ataque de un hombre a su expareja