El menemismo evalúa si asiste al Congreso

La interna justicialista parecía encaminarse hacia una salida consensuada con la probable presencia del menemistas en el Congreso Nacional partidario del martes próximo, cuya convalidación judicial se habría destrabado al designar la jueza Servini de Cubría a 20 veedores para controlar ese evento, pedidos por el apoderado legal del duhaldismo.



El menemismo sigue de rosca en rosca.
La conducción menemista evalúa la conveniencia de participar el próximo martes en el Congreso del PJ, pese a que ayer reflejó públicamente sus diferencias internas respecto a la conveniencia de participar o no del evento.

El Congreso Extraordinario que la mayoría no menemista pactó para el martes en Obras Sanitarias busca postergar la fecha de la interna para enero, además de constituir una nueva Junta Electoral y la renovación de autoridades partidarias.

Así, la interna justicialista parecía encaminarse ayer hacia una salida consensuada con la probable presencia del menemismo y con el anuncio de la Jueza Servini de Cubría de enviar a 20 veedores para fiscalizar la trascendente reunión (ver aparte), a pedido del apoderado del PJ por el duhaldismo.

Esta posibilidad fue admitida por el ex secretario general de la Presidencia, Alberto Kohan, quien reconoció que "es posible" la presencia de dirigentes menemistas en la reunión del máximo órgano partidario, con el objetivo de "dejar en claro posiciones".

A pesar de ello, en el seno de la conducción menemista se reflejaron diferencias respecto a la participación en el Congreso, ya que el dirigente Eduardo Bauzá difiere respecto de la estrategia que debe afrontar este sector hacia el interior del partido.

Colaboradores del ex senador Bauzá consideraron que "no están dadas las bases políticas ni jurídicas para concurrir a un congreso duhaldista manejado al margen de la ley", y evaluaron que si Duhalde "quería realmente acordar hubiera asistido ayer a la audiencia conciliadora" convocada por la jueza.

Sin embargo, Kohan mantiene una postura dialoguista, ya que no sólo dejó entrever la probable participación en el Congreso, sino que también reconoció que el menemismo podría aceptar la decisión del Congreso partidario de realizar las elecciones internas el 19 de enero, si se aseguran a todos los precandidatos las garantías de transparencia.

Si bien desde el duhaldismo ven con buenos ojos la participación del menemismo en el Congreso, aseguraron que no darán marcha atrás en cuanto a la renovación de autoridades partidarias, es decir, en el Consejo Nacional que maneja el menemismo.

En tanto, el presidente de la Cámara de Diputados y titular del Congreso Nacional Justicialista, Eduardo Camaño, consideró que sería "un gesto de madurez" del menemismo asistir al congreso partidario, tal como lo adelantó Alberto Kohan."Resulta positiva la búsqueda de consensos que tiendan a ratificar lo decidido por el Congreso peronista, que es el órgano máximo de conducción del partido justicialista", señaló Camaño.

En el mismo sentido, el ministro de la Producción, Aníbal Fernández, aseveró que "no hay otra manera de resolver" la interna que siguiendo las disposiciones del Congreso Justicialista.

Mientras, el menemismo buscará impugnar la reunión de Parque Norte del martes pasado.

En tanto, el gobierno siguió adelante. Duhalde firmó otro decreto esta vez llamado a elecciones de senadores y el jefe de gabinete, Atanasof, ratificó que Duhalde "cumplirá con la palabra empeñada" y abandonará el poder el 25 de mayo del 2003. (DyN, Télam)

Elección de Senadores

El Ejecutivo convocó ayer a elecciones nacionales de renovación parcial de la cámara de Senadores para el 30 de marzo del año próximo, en coincidencia con los comicios presidenciales y de diputados.

El decreto de convocatoria, que lleva el número 2200/02, fue publicado ayer en el Boletín Oficial y establece que las convocatorias en los distintos distritos electorales deberán realizarse conforme con lo dispuesto en artículo 53 del Código Electoral Nacional, es decir, que cada provincia tiene la facultad de establecer su propio cronograma electoral.

El decreto agrega más confusión al escenario electoral y vuelve a repetir la situación irregular de la convocatoria a elecciones, ya que se cuestiona que sea el Ejecutivo quien decida sobre asuntos electorales.

En esta elección se renovarán los senadores que finalizan sus mandatos el 10 de diciembre del 2003.

Duhalde adelantó en junio las elecciones en unos seis meses, adelantando así el plazo constitucional iniciado en 1999, cuando asumió De la Rúa.

Las provincias que deberán renovar sus senadores, son Santa Fe, La Rioja, Chubut, Tucumán, Mendoza, Córdoba, Catamarca y Corrientes.

Veedores fiscalizarán el Congreso del PJ

Veinte veedores judiciales fiscalizarán el Congreso Extraordinario del PJ convocado por el duhaldismo para el martes próximo, mientras el menemismo definirá durante el fin de semana si concurre al acto partidario.

El duhaldista Jorge Landau, apoderado del PJ, informó ayer a la jueza federal Servini de Cubría sobre la realización del Congreso, y solicitó la fiscalización judicial del encuentro.

En respuesta al requerimiento del duhaldismo, Servini nombró a 20 funcionarios de la Justicia electoral que el martes controlarán la legalidad de las decisiones que se adopten en el Congreso.

No obstante, Landau debe acreditar ante la jueza -el lunes o el martes- que al menos un tercio de los congresales concurrirán al acto, tal como lo exige la Carta Orgánica del PJ.

Curiosamente la magistrada que el martes último suspendió el Congreso ordinario del PJ que tuvo lugar de todos modos, ahora accedió a la solicitud de Landau para que la Justicia efectúe un control de la nueva reunión partidaria. La magistrada, por otra parte, no puede desconocer que el Congreso es soberano y- con razones bien fundadas- los congresales le objetaron a la magistrada que haya impedido la realización del congreso partidario, tomando atribuciones que no le corresponden. Por otra parte, se señaló que la magistrada esté beneficiando al ex presidente.

De todos modos "la validez de este Congreso Extraordinario no se resolverá hasta el final". Es que la Cámara Nacional Electoral aún tiene pendiente su pronunciamiento sobre la legitimidad del Congreso del PJ realizado en noviembre de 2001, y al cual se aferró el duhaldismo para el convite del martes pasado, planteado sin éxito ante la Justicia como la continuidad del encuentro del año pasado.

La feroz interna entre el presidente Duhalde y el precandidato Menem se dirime en un expediente plagado de planteos con objetivos opuestos y en el cual- según los menemistas- "ni siquiera figuran" las decisiones adoptadas en el Congreso del martes: la designación de Eduardo Camaño como titular de órgano partidario, la postergación de las primarias del PJ para el 19 de enero y una nueva conformación de la Junta Electoral.

Camaño asumió la presidencia del Congreso en lugar del gobernador Reutemann, que renunció de último momento. Pero para la Justicia "Duhalde sigue siendo el titular del Congreso porque renunció el 8 de enero y la renuncia, formalmente, no fue aceptada. Por eso él fue convocado a una audiencia de conciliación con Menem", que fracasó por el faltazo del jefe de Estado .

El diputado duhaldista Díaz Bancalari manifestó "no hay ninguna razón para que el Congreso no se haga" el martes, y explicó que "vamos a tomar todos los recaudos" para no existan impugnaciones sobre las decisiones que se adopten. "Incluso está prevista la constatación notarial de todos los hechos del Congreso".

López Murphy critica

El candidato a presidente por Recrear para el crecimiento, Ricardo López Murphy, sostuvo ayer que la interna del PJ "ya está afectando hasta institucionalmente al país" y reiteró su propuesta de votar en septiembre de 2003 "porque eso es lo que marca la Constitución".

Durante una visita a San Juan, el candidato explicó que la interna del PJ "impacta en lo institucional en dos dimensiones: primero porque no se sabe cuál es la legislación que está vigente ya que está cuestionada en sede judicial, y segundo porque este tema ya se salió de control y nadie sabe que va a pasar".

"El problema de la legitimidad de la ley es tal que el propio Presidente ha ido al Congreso de la Nación a buscar una ley que clarifique este problema", dijo López Murphy quien estimó que "en este clima de fractura que se exhibe, yo veo muy difícil que se resuelva". (Télam)


Comentarios


El menemismo evalúa si asiste al Congreso