El Metrobús tiene tres meses de rodaje y no convence a los usuarios

Vecinos se quejan por la cantidad de semáforos y porque el tiempo de viaje no mejoró notablemente. El municipio es optimista y dice que se aumentó la cantidad de pasajeros. Anunciaron que el mes que viene se culminan las obras del segundo tramo.



1/2
Las estaciones a nivel son una de las mejoras reconocidas por los pasajeros neuquinos que conectan el oeste con el centro.  Foto: Florencia Salto.

Las estaciones a nivel son una de las mejoras reconocidas por los pasajeros neuquinos que conectan el oeste con el centro. Foto: Florencia Salto.

2/2

Pasaron más de tres meses de la inauguración del primer tramo del Metrobús y la opinión de los usuarios y choferes de colectivos fue dispar respecto del funcionamiento del sistema. El recorrido cosecha críticas y halagos. Los comentarios apuntan a que el nuevo sistema de transporte no introdujo mejoras relevantes en los tiempos de viaje, algunos vecinos criticaron la cantidad de semáforos que hay sobre la obra y otros elogiaron la división de carriles.

Todo indica que el primer Metrobús de la Patagonia no termina de acomodarse a las exigencias de los usuarios, algunos de ellos son cautos y antes de emitir opiniones aseguran que hay que esperar que la obra esté concluida. Hasta el momento solo se habilitó un tramo de tres kilómetros -la mitad del recorrido- que va por avenida del Trabajador desde Necochea hasta Collón Cura, el resto quedaría habilitado en agosto (ver abajo).

En conclusión la voz de los vecinos apunta a que los tiempos de viaje no han mejorado sustancialmente, en algunos casos critican que el tendal de semáforos que se instaló a lo largo del corredor juega en ocasiones a favor y otras en contra: cuando hay onda verde los colectivos avanzan sin problemas y se pueden economizar hasta 15 minutos, pero cuando las luces están en rojo, la marcha es lenta y cansadora.

Hay versiones dispares, algunos opinan que redujeron un cuarto de hora de viaje, otros aseguran que son cinco minutos y otros afirman que los tiempos son similares a los que había antes del carril exclusivo, estos últimos cuestionaron que por los tiempos que se manejan “semejante obra no se justificaba”.

Para algunos vecinos del oeste significó un cambio sustancial porque el Metrobús implicó el arribo de obras de asfalto a zonas que antes eran inundables o intransitables tras los diluvios.

Eduvina Ceballós vive hace 32 años en el barrio San Lorenzo Norte y es optimista por el servicio: “Ahora puedo ir caminando hasta la parada, aunque llueva, antes me llegaba el barro hasta las rodillas”, manifestó y agregó que “para mi es fantástico el Metrobús, los paradores son cómodos y se viaja más rápido, con los semáforos en verde yo llego en media hora al centro, antes tardaba 45 minutos en promedio”.

El Metrobús es muy bueno, porque ahora se puede esperar el cole sin mojarse los días de lluvia, además se viaja más rápido”.

Eduvina Ceballos, vecina del barrio San Lorenzo, elogió las obras.

El servicio es lo mismo que antes, a veces se espera los colectivos más de una hora y el tiempo para llegar al centro es el mismo”.

Ximena utiliza la estación Collón Curá y no advirtió grandes mejoras.

En una vereda opuesta quedó la opinión de Juana Yáñez, quien está totalmente en contra del servicio. Aseguró que “lo que se hizo acá empeoró todo, no se pensó en la gente mayor o con discapacidad, se hacen lagunas en las rampas de los paradores y la gente se tiene que colgar de la baranda para no caerse. Los colectivo quedan lejos de la dársena”, cuestionó y agregó que “se viaja un poco más rápido, pero si te agarra la ola de semáforos rojos, tardás más”.

Al ser consultado por el novedoso sistema, algunos choferes de colectivos manifestaron que “no sirve, metieron 10.000 semáforos, no se justifica semejante obra. Si vamos al caso lo que hizo fue perjudicar a mucha gente que vive sobre la avenida del Trabajador, que ahora no tiene donde estacionar su auto o negocios que tuvieron que cerrar porque las obras los perjudicaron, porque no les para nadie a comprar”.

En números

$516
millones fue la inversión final para la obra. El costo original se triplicó por los movimientos del dólar y otras variables.
Fueron habilitadas cuatro líneas para el primer tramo. Foto: Florencia Salto.

El mes que viene culminan las obras

El secretario de Obras Públicas del Municipio, Guillermo Castejón, aseguró que la totalidad de las obras culminarán en los primeros días de agosto y que el monto final de la inversión será de 516.000.000 de pesos. La cifra triplicó al pliego original de la obra porque los insumos estaban dolarizados y cuando se licitaron los trabajos, la moneda cotizaba aproximadamente en 13 pesos y al finalizar se ubicaba en 45 pesos.

El funcionario explicó que el Metrobús se divide en dos, por un lado la obra vial, es decir la construcción de carriles que se culminó en enero, y por otro lado las obras complentarias que dependen de Nación e incluyen los paradores, la parquización y la señalización horizontal.

En ese contexto sostuvo que hubo atrasos por parte del ministerio de Transporte de la Nación.

En cuanto al impacto del novedoso sistema de transporte desde el municipio informaron que en mayo y por segundo mes consecutivo creció la cantidad de usuarios del servicio en los cuatro ramales que hasta la fecha operan el primer tramo.

Comparativamente entre los meses de mayo de 2018 y mayo de 2019 hubo un incremento de pasajeros del 6,5% en los ramales, en abril también se registró un aumento similar.

De acuerdo los datos suministrados por el Ejecutivo municipal, los ramales 12, 13, 14 y 516 durante mayo de 2018 transportaron 323.925 pasajeros, mientras que en el mismo mes de este año, con el Metrobús funcionando, aumentaron a 344.915.

Según los números del Municipio, en mayo en el ramal 12 viajaron 125.563 pasajeros; en el 13 alcanzó a 124.577; en el 14 el número ascendió a 57.490 y el 516 tuvo 39.887.


Un clásico lamentable: Vandalismo en las paradas

Los gruesos cristales de los paradores del Metrobús ya fueron blanco de 16 ataques vandálicos desde que se comenzaron a colocar. El último fue hace un mes, el 19 de junio.

Los hechos se produjeron sobre los refugios ubicados en las intersecciones de las calles Moritán y Godoy.

Anteriormente se habían registrado otros episodios en los últimos días de febrero, con la misma metodología: en todos los casos arrojaron pesados cascotes de escombros que hicieron trizas los vidrios.

Tras los primeros hechos el subsecretario de Obras Públicas, Guillermo Castejón, describió que en total son 26 los refugios que estarán ubicados a lo largo de la avenida del Trabajador.

En la primera etapa, de Necochea y Novella hasta Collón Curá, la parte habilitada, son 16.

El funcionario describió que se trata de la obra seca que realizó Nación y que el presupuesto para la instalación de todos los refugios fue de 166 millones de pesos, quiere decir que cada uno cuesta unos 6,3 millones de pesos aproximadamente.


Comentarios


El Metrobús tiene tres meses de rodaje y no convence a los usuarios