Siete constructoras son las “dueñas” de la obra pública de Quiroga

En los últimos cuatro años adjudicaron proyectos por cerca de 1.800 millones de pesos. Además participaron de la compra de los terrenos que vendió la administración municipal.



El nodo vial en el Acceso Norte es la última megaobra que Quiroga puso en marcha en 2019. Foto: Yamil Regules.

El nodo vial en el Acceso Norte es la última megaobra que Quiroga puso en marcha en 2019. Foto: Yamil Regules.

Un grupo de al menos siete empresas con radicación en la zona son las “dueñas” de la obra pública en la ciudad de Neuquén. De forma individual o en uniones transitorias de empresas se presentaron y ganaron las licitaciones más importantes de los quince años de gestión del intendente Horacio Quiroga.

Existe un puñado otras empresas más chicas que participaron de compulsas por menor valor o sumaron su capital y su trabajo a obras de mayor envergadura, junto a las firmas más grandes y de mayor capital.
Pero lo que es común a todas es que sus razones sociales se repiten en casi todas las licitaciones públicas que salen del Ejecutivo municipal, que conduce Quiroga.

“Río Negro” realizó un relevamiento de las licitaciones aprobadas y adjudicadas por decreto, desde 2016 hasta abril de este año.


El nuevo edificio municipal, la paralizada avenida De Los Ríos y la segunda parte del Metrobús son los desarrollos que aún están en marcha.


En ese período de tiempo la constructora Roque Mocciola fue la que menos intervino en la obra pública. Pero se llevó una de los proyectos emblemáticos de la gestión municipal: el nuevo edificio de la municipalidad en el oeste por al menos $365 millones.

Esta constructora comenzó a imprimir su marca desde 2003 cuando ganó la licitación para la construcción de la sede Neuquina del Museo Nacional de Bellas Artes, que en ese momento fue valuado en 2,3 millones de pesos. Mocciola construyó además el edificio de la Legislatura, el supermercado y el shopping de Doctor Ramón y edificios en la costa del río Limay.

En el período comprendido entre 2016 y 2019, la firma neuquina CN Sapag fue la que obtuvo el mayor volumen monetario ganando seis de las 56 licitaciones públicas para la ejecución de obra pública. El monto total asciende a poco más de 471 millones de pesos por la primera y segunda etapa del Metrobús, obras de mitigación y cordón cuneta. En todas se presentó individualmente.

Perfil, una empresa radicada en Centenario y dedicada a los desarrollos inmobiliarios, servicios petroleros y obras de infraestructura, se ubicó en el segundo lugar de las firmas ganadoras de licitaciones. Durante el período mencionado, obtuvo más de 258 millones de pesos para la ejecución de pavimento, azudes y cordón cuneta. También se le adjudicó la obra de la primera etapa de la avenida De Los Ríos, que hoy se encuentra paralizada por un amparo judicial. Perfil fue la que construyó el autódromo de Centenario.


Los trabajos para el abastecimiento de agua, iluminación y drenaje son las que presentan subejecuciones presupuestarios según el registro de 2018.


En el listado de las empresas que ejecutan la mayoría de las obras en la capital, también aparece la constructora Arco con domicilio en el centro de Neuquén. Desde 2016 ganó once licitaciones, que sumaron un total de 194,4 millones de pesos. Realizó obras de pavimento y paquete estructural de varios barrios, construcción de canales, cordón cuneta y apertura de calles.
Este año fue la encargada de construir los carriles preferenciales para el transporte público en calle Sarmiento y del centro de transferencia en el este de la ciudad.

Servipet, también radicada en Centenario se dedica a obras de ingeniería, movimientos de suelo y servicios de transporte. En la capital fue adjudicataria de varias obras de asfalto en varios sectores, por una cifra total de 191,9 millones de pesos.

Basaa que anteriormente tenía como razón social Britos, se presentó y ganó licitaciones para la construcción de desagües pluviales, obras de escurrimiento, canales y cordón cuneta. El Municipio también le adjudicó la construcción de los carriles preferenciales del Metrobús, en su primer etapa. Todos estas obras representan un total de 139,4 millones de pesos.
Para completar el sexteto de firmas, se incluye a Codam radicada en la ciudad de Neuquén fue quien se hizo cargo de la urbanización de la meseta y del barrio Parque de Talero.

En los últimos cuatro años obtuvo un monto final de 119,5 millones de pesos por dos licitaciones. Una fue por “complementarios de servicios, pluvial” en Toma Norte y la otra “Obras Rincón del Valle, complementario de servicios”.

En el listado de decretos aparecen otras firmas que acaparan la ejecución pero en menor proporción que las anteriores: Arven, Omega, RJ Ingeniería y Lautec. En el medio está también la empresa Hormiquén.

Estos nombres aparecen en algunos decretos asociados con las firmas más grandes para compulsar en propuestas de mayor dimensión. Amodo de ejemplo, el año pasado CNSapag conformó una UTEcon Omega y ganaron la licitación para ejecutar obras de mitigación y equipamiento urbano para los barrios.

Interesadas en terrenos
En el entramado de lo que significa la obra pública, como una parte de las empresas constructoras son desarrolladoras, son las mismas que también se presentan cada vez que el Municipio pone a la venta tierra fiscal.

En julio de 2018, CN Sapag, Hormiquén, Codam y Servipet conformaron una UTE con Condominio Loup SRL, Emcopat SA, Braco SRL y EYM SA Condominio fueron las ganadoras de una compulsa de valiosos terrenos, en su mayoría en la zona norte de la ciudad. Los valores a los que se vendieron las fracciones fue desde 940.000 pesos hasta 35.715.000 pesos.

En esa fecha, Roque Mocciola le compró al Municipio el terreno de Richieri y Bahía Blanca, donde funcionó el primer matadero de la capital. Por los 18.584 metros cuadrados, la empresa pagó casi 47 millones de pesos. Allí construirá un complejo habitacional.

En la segunda etapa del Metrobús los trabajos continúan sin fecha de inauguración. La primera etapa funciona desde marzo.

En números

56
licitaciones públicas y privadas lanzó el municipio de Neuquén desde 2016 a abril de 2019.
2018
fue el año con mayor cantidad de compulsas para la ejecución de obra pública.

La Sindicatura determinó una subejecución del presupuesto

El informe sobre la ejecución presupuestaria de la obra pública durante 2018, elaborado por la Sindicatura municipal reveló una subejecución de 390 millones de pesos.

El año pasado el municipio previó un presupuesto de 2.179 millones de pesos para realizar obras públicas. La fuentes de ingreso de dinero en su gran mayoría correspondieron al financiamiento nacional. Otras fueron por Renta Generales y el menor porcentaje se financiaron con recursos propios.

“La ejecución presupuestaria de la obra pública ascendió a 1.796 millones de pesos, el 100% de la misma corresponde al órgano Ejecutivo municipal. Representa el 82,16% del total presupuestado, es decir que quedó una diferencia de 383 millones de pesos.

En un cuadro comparativo que ordena la obra pública según los proyectos, la Sindicatura da cuenta que la construcción de obras de agua es el ítem que arrojó el porcentaje mayor de no ejecución total.

Solo se ejecutó un 53,35% del total del presupuesto de 3.070.000 pesos. Le sigue en orden la construcción de obras de iluminación, solo se ejecutó el 60,76% de un presupuesto de 59.799.185 pesos.

Del presupuesto destinado para la remodelación de balnearios se gastó un 99,82%. El año pasado se había contemplado una partida presupuestaria de 500.000 pesos.

Para la construcción de redes de agua se había calculado gastar 1.470.544 pesos, que finalmente no se utilizaron.

Uno de los temas más sensibles que tiene la ciudad es su sistema de escurrimiento, durante las lluvias fuertes. En 2018 se presupuesto para estas obras 246.024.006 pesos, sólo se utilizó el 82,46%.

En el mantenimiento de cementerios, construcción de refugios y garitas y señalamiento lumínico se utilizó el total de los presupuestado. Entre los tres ítem se utilizaron unos 5.744.691 pesos.


Comentarios


Siete constructoras son las “dueñas” de la obra pública de Quiroga