El Mundial Sub-20 es la excusa perfecta

NEUQUEN (AN).- La construcción del estadio es uno de los principales objetivos de Jorge Sobisch y en el Mundial Sub 20 encontró la excusa perfecta.

Si la respuesta de Julio Grondona para que Neuquén sea una de las sedes es positiva, seguramente se acelerarán las gestiones y, aunque el gobernador mencionó a un par de escenarios aptos para semejante competencia, la nueva cancha será una realidad.

Esta movida de Sobisch y su equipo no sorprende en lo más mínimo. En su primera gestión consiguió que el Preolimpico de básquet se juegue en esta ciudad y esto motivó a levantar el "Ruca Che". Ahora, la oferta es futbolística y en el medio hay nada menos que un Mundial.

La gran incógnita pasa por saber qué sucederá después del torneo ecuménico. Los equipos capitalinos no trascienden a nivel nacional y para espectáculos artísticos, alcanza y sobra con el "Ruca Che".

A la hora de buscar diferencias entre éste escenario y el futuro estadio, Sobisch y su gente tendrían más margen para justificar la edificación del estadio. Les quedarán dos años de gobierno y en ese lapso se sabrá si fue una apuesta acertada.

En el anterior mandato, el Preolímpico se disputó cuatro meses antes de la asunción de Felipe Sapag y el gimnasio pasó a ser una carga. Lo utilizaron muy poco y esto llevó a un deterioro en sus instalaciones.

Esta vez puede ser diferente y ante el fanatismo de Sobisch por el deporte, y sobre todo por el fútbol, no sería descabellado pensar en que un equipo neuquino llegue a los primeros planos en poco tiempo.

Como el Mundial Sub-20 es la excusa perfecta para hacer la cancha, ésta permitiría dar el gran paso en el fútbol nacional.

El rival de Neuquén para recibir al Mundial es Mar del Plata, que cuenta con uno de los mejores estadios del país. Sin embargo, no lo utilizan más de diez veces por año y le ha dado varios dolores de cabeza a los gobernantes.

En la ciudad de la costa atlántica tampoco hay elencos con convocatoria y cada vez que un equipo alquila el predio, debe embarcarse en un gasto significativo. El sólo hecho de abrir la cancha, cuesta una fortuna.

Algo similar ocurre en Mendoza, que a pesar de tener tres equipos en la B Nacional, realizan muy pocos espectáculos en el mundialista y los clubes prefiere hacer de local en sus modestos estadios.

Y está el "Gigante"

Después de la reunión que mantuvo con Grondona, el gobernador mencionó dos estadios que existen en Neuquén como alternativa. Si bien no los nombró, uno sería el de Centenario.

El "Gigante" del barrio Sarmiento tiene un gran potencial. Por ubicación y espacio, cuenta con las condiciones ideales.

El objetivo es albergar a 20.000 o 25.000 espectadores y con un presupuesto mucho menor al del "estadio único", se puede llegar a esa cifra.

En el "Torneo de Invierno", el ministro de Gobierno, Jorge Gorosito, desestimó esa posibilidad e insistió con una cancha para la capital. Sin embargo, los tiempos se acortan -el Mundial va entre el 17 de julio y el 7 de agosto del año próximo- y sería una alternativa más que interesante.


Comentarios


El Mundial Sub-20 es la excusa perfecta