El relato de una batalla ganada al cáncer de mama

Carolina Magnalardo presentará, este jueves a las 20, en la Feria Internacional del Libro de Neuquén su libro “La teta que tenía algo para decir”

La autora cuenta su historia con la expectativa de ayudar a quienes estén pasando por momentos como los que ella vivió.  Foto: Yamil Regules

La autora cuenta su historia con la expectativa de ayudar a quienes estén pasando por momentos como los que ella vivió. Foto: Yamil Regules

El cáncer de mama es una de las principales causas de muerte de mujeres en Argentina, pero también en la provincia.

El último censo de 2008-2012, realizado por en la provincia de Neuquén, arrojó que hay 65 casos por cada 100.000 habitantes neuquinos y que durante esos años hubo más de 900 casos.

La concientización y los estudios periódicos son elementales. Es que detectado a tiempo el cáncer de mama es posible de ser curado o controlado.

Es un golpe muy duro cuando te dan la noticia, pero si vos tenés en claro que queres sanar y enfocas todas las energías en eso el camino es mucho más fácil”,

recomendó Carolina sobre cómo enfrentar el duro momento.

Esa es la experiencia de Carolina Magnalardo. En 2017 fue diagnosticada de cáncer de mamá y dos años después, ya habiendo dejado atrás lo peor, cuenta su experiencia en un libro con el objetivo de ayudar.

“Este libro tiene dos objetivos. Uno es que las mujeres, y bueno los hombres también, sepan que con un simple control rutinario todos los días te podes detectar si tenes alguna irregularidad en la teta. Yo un día me estaba bañanado y me sentí una pelota que el día anterior no me la había sentido.

Hay que estar atenta y hacerte los chequeos para evitar ser una paciente oncológica”, comenzó contando Carolina sobre uno de los propósitos de “La teta que tenía algo para decir”.

“Y el otro objetivo es poder acompañar a las mujeres que estén pasando por esto. Yo se que el camino no es fácil y que somos un montón, lamentablemente, las que pasamos por esto, entonces la idea es que sepan que no están solas. El camino es difícil, pero no es imposible y la recompensa es la vida por eso hay que enfocarse y ponerle toda la energía en sanar porque así va a ser”, agregó la periodista que escribió este libro durante sus dos años de tratamiento.

“La teta…” ya tuvo su primera presentación en sociedad, pero este jueves, a las 20, el libro será presentado en la séptima edición de la Feria Internacional del Libro de Neuquén.

“En el libro lo que repaso son los momentos de miedo, de tristeza, de soledad, de esperanza también, de astío, de fe y cuento que elementos use yo para sanar desde la fe en Dios hasta el trabajo de mis energías para aprender a saber donde poner las energías y el trabajo que hice con mi psicóloga que me ayudó mucho”, adelantó Carolina sobre lo que contienen esas páginas que a la vez le sirvieron de una especie de diario íntimo durante los días más duros del tratamiento.

Cuento distintos momentos fuertes del tratamiento, por ejemplo cuando me dijeron que me podían llegar a sacar la mama. O cuando perdí el pelo, perdí todo el pelo, perdí las cejas, las pestañas. Ese es un momento difícil porque la mirada del otro es difícil. Yo sentía vergüenza, lo sentía como una debilidad”, agregó la autora de “La teta…”.

“Tengo la esperanza de que el libro pueda ser una herramienta de ayuda”, sentenció la autora sobre el libro que surgió tras conocer su diagóstico.
“Tuve la idea de escribir el libro el día que me dieron el diagnóstico de cáncer de mama porque toda la vida había querido escribir un libro, de hecho había empezado a escribir otros libros pero nunca superaba las poquitas páginas iniciales y cuando tuve el diagnóstico lo sentí naturalmente, sentí que era una señal. Además me ayudó mucho escribirlo porque volcaba mucho angustia ahí, era muy catártico”, cerró la periodista.

El cuerpo habla: las señales a las que hay que prestar atención

La teta que tenía algo para decir” es el título del libro de Carolina Magnalardo y es un título que surgió de forma automática, porque realmente la teta le habló y le sigue hablando.
“En una de esas tardes de soledad, en las que no tenés ganas de ver a nadie, empecé a pensar porque me estaba pasando eso a mi. Empecé a repasar momentos en los que el cuerpo me había querido hablar y yo no había prestado atención”, comenzó contando Carolina sobre el cómo surgió el título.

“Me acordé por ejemplo de una vez que en un enojo muy fuerte me quedó una secuela en el ojo izquierdo que cada vez que me enojo se me pone chiquito”, confió ella sobre una de esas señales que le dio su cuerpo y, en un principio, no supo leer.
Y agregó: “empecé a repasar todos esos momentos y me di cuenta que el cuerpo ya no sabía como hablarme entonces la teta tomó la posta para decirme que no era la forma correcta de tomarme la vida y por eso el título del libro salió naturalmente”.
Y todavía hoy la teta le habla: “Cada vez que me empiezo a enojar, me da un pinchazo donde estaba el tumor, y ahí me calmo”.


Comentarios


El relato de una batalla ganada al cáncer de mama