El remate de lotes impulsado por Gennuso está frenado

Son cinco terrenos de 1.000 metros cuadrados ubicados cerca del lago Moreno. Por objeciones podrían redefinir el destino de los fondos que se obtendrán. Se necesitan 8 votos que hoy Juntos no los tiene.





El gobierno de Gennuso quiere rematar cinco valiosos lotes en la zona oeste de Bariloche. Archivo

El gobierno de Gennuso quiere rematar cinco valiosos lotes en la zona oeste de Bariloche. Archivo

El proyecto del intendente Gustavo Gennuso para vender cinco valiosos lotes municipales y aplicar ese dinero a obras básicas en distintos loteos sociales ingresó en junio al Concejo y fue promovido con ímpetu por el oficialismo en una primera etapa, pero hoy el tratamiento en comisiones quedó paralizado a la espera de una “reformulación” del Ejecutivo, que desde hace 20 días guarda silencio sobre el tema.

Los cambios pasarían por el destino del dinero recaudado, a partir las objeciones planteadas por algunos concejales y también por dirigentes de juntas vecinales y organizaciones sociales que siguen los temas de tierra.

La búsqueda de consensos no sólo aparece como una necesidad para atenuar la polémica que generó la iniciativa, sino también porque cualquier enajenación de bienes municipales requiere una mayoría especial de ocho votos. Y Juntos Somos Río Negro solo cuenta con cinco concejales.

Los lotes que quiere vender el gobierno -de unos 1.000 metros cuadrados cada uno- están ubicados en el barrio parque Lago Moreno, a unos 14 kilómetros del centro de la ciudad y a pocas cuadras de la Playa del Viento. La valuación fiscal disponible data de principios de año y es de 60 mil dólares para cada parcela.

La propuesta del Ejecutivo fue la de venderlos en subasta pública, en transacciones pactadas en pesos, a la cotización vigente. Ese punto es uno de los que podría ser revisado por Gennuso y su equipo, a fin de evitar perjuicios o pérdidas patrimoniales al municipio.

El concejal que preside la comisión de Obras, Gerardo Ávila, reconoció que el tratamiento del proyecto quedó suspendido hace varias semanas a la espera de los nuevos pasos que dé el Ejecutivo.

Desde el bloque del Frente de Todos, su titular Julieta Wallace, dijo que no ven la venta de lotes como una herramienta válida en el contexto actual. Señaló que el dinero que aportaría no soluciona problemas de fondo en materia de hábitat y recordó que desde su sector político impulsan la declaración de la Emergencia Habitacional y la elaboración de un plan de gestión “que hoy no existe”.

No descartó pensar en un proyecto unificado en la que se sumen la declaración de emergencia, la definición de políticas públicas sobre el tema tierras y en ese contexto la venta que impulsa el gobierno. Pero hoy las posiciones lucen muy alejadas y no sería una alternativa viable.

Si se mantiene el rechazo del FdT, los votos que le quedarían por seducir a Juntos serían entonces los de Pablo Chamatrópulos (Podemos), Gerardo del Río (PUL) y Ariel Cárdenas (Bariloche por el Cambio).


Detalles de las obras


 Ávila dijo que “no está cerrada ninguna definición” y una de las fórmulas sugeridas al Ejecutivo es la “configurar alguna respuesta a los barrios del Oeste”, que pidieron aplicar parte del dinero recaudado a esa zona. En especial a Lago Moreno, donde se ubican los lotes.

También buscarían dejar establecido con más precisión qué obras se proyectan afrontar con el producto de la venta, con sus respectivos presupuestos. Según la ordenanza original, sería para infraestructura básica en los barrios El Maitén, 2 de Abril, 29 de Septiembre, El Frutillar y Jockey Club.

Otra de las cuestiones a evaluar es el ajuste de los valores reales de los bienes a rematar.

Algunos concejales alertaron sobre la “expectativa desmesurada” que se podría generar, porque el dinero de las ventas que propone Gennuso cubrirían una pequeña parte de las necesidades. A la relación peso/dólar que regía al momento de la presentación del proyecto, si se vendieran todas las fracciones puestas a remate el municipio embolsaría unos 21 millones de pesos. Algunos meses después el monto superaría los 30 millones.

Al conocer esas cifras desde distintos barrios surgieron pedidos y propuestas. “Claramente no satisface toda la demanda”, dijo Ávila.

 Ese y otros factores generan reparos en la oposición. “El único camino es generar algún consenso y no llevarlo a la fuerza -dijo Wallace-. Pero si te ponés a ver (la venta de lotes fiscales) no es la mejor herramienta”.


Comentarios


El remate de lotes impulsado por Gennuso está frenado