El romanticismo y las escritoras

#

George Sand, autora romántica del siglo XIX.

La escuela romántica vuelve a la idealización de la mujer y con ello a construir determinados tipos literarios que por supuesto poco tienen que ver con la mujer de carne y hueso. Sin embargo las condiciones de producción y ciertas porosidades sociales hacen que un gran número de mujeres escriban y publiquen sus obras, aunque salvo raras excepciones, casi siempre bajo la mirada tutelar de los hombres (un marido, un amante, un editor enamorado, un padre influyente, etc.).

Claro, excepciones hubo de quienes usaron de enaguas las convenciones sociales de la época, y aquí no puedo no mencionar a una verdadera precursora de hacer “lo que se le cante”: George Sand. Alguna vez ella misma confesó en su retiro campesino de Nohant no recordar el número de amantes, pero la historia recuerda a dos de los más famosos: el músico Fréderic Chopin y el escritor Alfred de Musset, ambos seducidos y abandonados luego. Escritora prolífica, vestida casi siempre de negro y de hombre, habitué de la noche parisina que le dio amigos artistas del porte de Balzac, de Flaubert, de Alejandro Dumas, del músico Franz Liszt y tantos más. Como autora romántica, Sand cultivó su gusto por las leyendas, los cuentos de misterios y las novelas de amor.

En «El Heraldo de Madrid», aparece por entregas en 1849 una novela que renueva el panorama narrativo español, que le debe mucho a los artículos de costumbres de Larra, se llama “La gaviota” y está firmada por un tal Fernán Caballero. Sin embargo, poco tiempo después se sabe que ese nombre es sólo una máscara tras de la que se oculta una mujer: Cecilia Böhl de Faber, cuya extensa obra gozó de un prestigio indudable en el siglo XIX.

En Latinoamérica la situación de la mujer escritora era aún más difícil, sin embargo hubo importantes figuras que sobresalieron en este oficio de hombres, como se lo caracterizó durante décadas. Entre las mujeres destacadas podemos mencionar a la peruana Clorinda Mattos de Turner, a la mejicana Isabel Ángela Prieto, a la boliviana Adela Zamudio, a la colombiana Josefa Acevedo de Gómez y termino mi enumeración aquí para evitar que entres en sueño profundo.

Letras e ideas: el romanticismo y las escritoras

Palimpsestos


Temas

Literatura

Comentarios


El romanticismo y las escritoras