El roquero sobrenatural

Cada vez que editó un álbum el músico se embarcó en agotadoras giras nacionales e internacionales.



#

MURIÓ CERATI (1959-2014)

Desde el surgimiento de los Soda Stereo a mediados de los 80 con sus melodías pegadizas -deudoras de la new wave, el pop y el ska-, el rock argentino quedó ridículamente dividido entre los roqueros duros, representados por bandas como Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota y los supuestamente blandos, entre los que se encolumnaba a bandas como Soda Stereo y a su líder, Gustavo Cerati.

Nada más erróneo: Cerati probablemente haya sido uno de los artistas con más actitud roquera del panorama nacional, un músico que desde los tiempos de Soda Stereo -y más tarde como solista- se embarcó en agotadoras giras nacionales e internacionales cada vez que editó un álbum.

Como aquella gira de 1999, cuando lanzó “Bocanada”, su primer disco solista tras la separación de Soda Stereo, que lo llevó a recorrer Argentina, México, Chile, El Salvador, Panamá, Costa Rica, Ecuador, Colombia, Estados Unidos, España y Venezuela y que culminó con seis funciones en el Teatro Gran Rex de Buenos Aires.

Una costumbre de la que ni siquiera se apartó cuando en el 2006 le diagnosticaron una trombosis venosa.

“Con Soda hemos llegado a estar seis meses fuera de casa. El hecho de haber tocado mucho en América Latina hace que lo argentino se neutralice. No es que vas a tocar para un club de argentinos”, declaró Cerati en una de sus últimas notas.

Cerati siguió rodando y luego de tocar los acordes finales del show en Caracas con el que el 15 de mayo de 2010 cerró la gira de presentación de su último disco solista, “Fuerza Natural”, sufrió una isquemia cerebral que lo mantuvo en coma hasta este jueves.

Nacido el 11 de agosto de 1959 en Buenos Aires, Gustavo Cerati dedicó más de la mitad de sus 55 años a la música.

A fines de los 70, mientras estudiaba publicidad en la Universidad del Salvador en Buenos Aires, conoció a Héctor Zeta Bosio, futuro bajista de Soda Stereo. Al poco tiempo se les sumó Charly Alberti en batería. Cerati puso la guitarra y la voz.

Conscientes del poder de la imagen, estos jóvenes herederos del new wave comenzaron a tocar en los bares de Buenos Aires con una estética muy parecida a la de los británicos The Cure: pelo batido, ojos delineados y ropa oscura.

Su primer disco, “Soda Stereo”, de cuya edición hace pocos días se cumplieron 30 años, incluyó los hits “¿Por qué no puedo ser del jet-set?” y “Te hacen falta vitaminas” que, con su ritmo marcadamente ska, hicieron bailar hasta el cansancio a una generación que buscaba divertirse un poco después del fin de la última dictadura militar.

Soda Stereo traspasó las fronteras y se convirtió en un auténtico fenómeno regional, con un enorme éxito en determinados países, como Chile. Grabó siete discos hasta el anuncio oficial de su disolución, el 1 de mayo de 1997, sin contar numerosos remixes, compilados y grabaciones en vivo.

Más allá de ocasionales composiciones conjuntas con Bosio o Alberti, Cerati fue el verdadero alma máter de Soda Stereo y fue su firma la que estuvo detrás de los principales hits de la banda.

Tras la separación de la banda en 1997, después del mítico show de despedida del 20 de septiembre en el estadio River Plate de Buenos Aires, Cerati pronunció ante los 70.000 presentes dos palabras que recordarían todos: “Gracias totales”.

El músico continuó con una exitosa carrera solista, a la que ya se había asomado en tiempos de Soda Stereo, con el álbum “Amor Amarillo”, de 1993.

Su esperado disco tras la separación de Soda Stereo fue “Bocanada”, editado en 1999, que incluía canciones como “Puente” y “Tabú” y fue bien recibido por la crítica especializada. Le siguieron otros trabajos como “Siempre es hoy”, “¡Ahí vamos!” y “Fuerza Natural” (2009).

Tampoco se privó de grabar un disco con versiones sinfónicas de sus canciones, “11 Episodios sinfónicos”, que presentó luego en el Teatro Colón junto a la Orquesta Sinfónica Nacional, ni de componer la música para una película (”Más bien”, de Eduardo Capilla).

Una década después de la disolución se volvió a reunir con sus compañeros de Soda Stereo para un regreso histórico, que quedó plasmado en la gira “Me verás volver” del 2007, que incluyó 22 conciertos en nueve países latinoamericanos. “Por fin. No saben cuánto tiempo esperamos este momento”, disparó Cerati ante un estadio River Plate colmado.

Vanguardista, pop, pero también muy roquero: el rock nacional y latinoamericano no volverá a ser el mismo después de Cerati.

Astrid Riehn

DPA


Comentarios


El roquero sobrenatural