El sangriento raid extremista




• 9 de septiembre de 2000. Un florista turco de 38 años es asesinado en su trabajo, en Nüremberg. Hasta el 2007 seguirán otras siete víctimas turcas de entre 25 y 49 años ejecutadas a sangre fría, un griego de 41 y una policía de 22. • 19 de enero de 2001. Explota una bomba en una tienda de comestibles iraní en Colonia. La hija del propietario, de 19 años, resulta herida. • 9 de junio de 2004. Los terroristas colocan una bomba de clavos delante de una peluquería turca en Colonia. La explosión hiere de gravedad a 22 personas. • 25 de abril de 2007. Una agente de policía se convierte en la última víctima mortal de la célula neonazi. Su compañero de 24 años es herido, pero sobrevive. • 4 de noviembre de 2011. Aparecen los cuerpos sin vida de Uwe Mundlos y Uwe Böhnhardt –dos de los tres miembros de la célula autodenominada Resistencia Nacional Socialista (NSU)– en una autocaravana incendiada en la localidad de Eisenach Stregda. Los primeros indicios apuntan a que se suicidaron al verse acorralados por la policía tras robar un banco, pero hay dudas. • Ese mismo día, horas después, la tercera integrante de la NSU, Beate Zschäpe, hace volar por los aires la vivienda que los tres compartían en Zwickau, en Baja Sajonia, a 200 kilómetros de donde habían aparecido sus compañeros muertos. • 8 de noviembre de 2011. Beate Zschäpe se entrega a la policía de Jena.


Comentarios


El sangriento raid extremista