El soldado Presley: los años de Elvis en la colimba

Entre 1958 y 1960, Elvis hizo el servicio militar en una base del Ejército norteamericano en Alemania. El 5 de marzo, tres días después de su regreso, fue licenciado. Pero el rock and roll ya no dominaba el mundo.

Mediante la presente se le ordena el ingreso a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y reportarse en la sala 215 ubicada en el 198 de la calle South Main, Memphis, Tennessee a la 7:45 AM del 20 de enero de 1958 para ser redirigido a una estación de reclutamiento de las Fuerzas Armadas”.

Aquel gélido 20 de diciembre de 1957, Elvis, el “Rey del Rock’ Roll”, el hombre a cuyos pies yacía el mundo, volvió a ser el ciudadano Elvis Aaron Presley, un joven norteamericano leyendo el telegrama que lo convocaba a servir a su país. O dicho de otro modo: a Elvis le había tocado la colimba.

Para fines del 57, el músico nacido en Tupelo, Mississippi, era, con apenas 22 años, la estrella más grande su generación, el muchacho que había puesto al mundo bailar el rock and roll. Ya había grabado sus más celebrados hits como Heartbreak Hotel, “Hound dog”, “Don’t be Cruel”, “Blue Suede Shoes” o “Jailhouse Rock”; era un éxito cinematográfico y toda una celebridad en el mundo de la moda: todos querían lucir como él. También era millonario: para cuando fue reclutado, Elvis ya vivía en su legendaria mansión Graceland, en Memphis, a la cual se había muda ese mismo año.


Como el resto de las celebridades que pasaban por la milicia, Elvis también pudo pasar esos dos años tocando y entreteniendo a las tropas norteamericanas, pero, por sugerencia (o imposición) de su manager, el severo coronel Tom Parker, hizo el servicio militar como cualquiera. Bueno, no tanto como cualquiera.


Tras una prórroga de 60 días que utilizó para terminar de filmar “King Creole”, Elvis se presentó el 24 de marzo de 1958 en Fort Chaffee, Arkansas, junto con el resto de los reclutas. Allí recibió el clásico corte de pelo militar frente a las cámaras y a los cuatro días fue transferido a Fort Hood, en Texas, para completar su entrenamiento en la división de tanques.


"Elvis is back!", el disco que editó en 1960, apenas regresado de la milicia

Cuando terminó su entrenamiento en los Estados Unidos, fue transferido a la Tercera División Armada en los cuarteles Ray Barracks, situadas en Friedberg, Alemania Occidental. Antes de zarpar -porque el viaje fue en barco- el coronel Parker organizó una despedida con una banda que en vez de marchas militares interpretó las canciones del Rey y una conferencia de prensa con afiches de reclutamiento de fondo. La música que se interpretó ese día luego sería editada en vinilo bajo el título de Elvis Sails.

En Alemania, Elvis fue un recluta más aunque por su buena conducta y predisposición -y porque además era Elvis- fue nombrado sargento, cargo que le dio ciertas libertades y beneficios como comprarse autos deportivos, alquilar un piano, viajar a Munich y a París y asistir a fiestas. En una de ellas, conoció a Priscilla Beaulieu, que en ese momento era una adolescente de 14 años, con quien se casaría en 1967 y del que se divorciaría en 1973, aunque sería Priscilla Presley para siempre.


Pero volvamos a Elvis. Su tiempo en el ejército aumentó exponencialmente su éxito discográfico: su música no para de sonar ni su fama, de crecer. Estar lejos de los escenarios le reportaba extraordinarios dividendos. Sin embargo, lo pagaría caro en el plano personal. Su madre Gladys, estresada por el reclutamiento de su hijo se sumergió en el alcohol hasta la muerta, en 1958, con apenas 46 años. Y el mismo Elvis profundizó su consumo de drogas, sobre todo anfetaminas.


Tras dos años, Presley regresó a los Estados Unidos el 2 de marzo de 1960, y fue licenciado honorablemente con el rango de sargento tres días después, hace exactamente 61 años. Elvis había cumplido con éxito su desafío, su ausencia lo había elevado a lo más alto de los charts. Sin embargo, para comienzos de los 60, el rock and roll como tal ya se extinguía inexorablemente y la Beatlemanía estaba a la vuelta de la esquina.


SUSCRIBITE A TODOS TENEMOS UN PLAN
Todos los viernes lo que tenés que saber para el fin de semana.

Comentarios


El soldado Presley: los años de Elvis en la colimba