Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

El tiempo pasa, los “grandes” se achican

No sorprende que peleen abajo y asomen “chicos”.



1
#

2
#

3
#

“Los clubes grandes cometieron muchos errores en los últimos años, se administraron muy mal y por eso hoy no es una sorpresa que algunos peleen el descenso. Tampoco que clubes como Vélez y Lanús pasen a ser los que están en la conversación grande”. Matías Lammens sabe de lo que habla. San Lorenzo, el club que preside, no da una vuelta olímpica hace doce torneos e incluso tuvo que afrontar una promoción después del Clausura 2012 para no descender. El titular Santo, durante una entrevista con “Río Negro” ofreció números que meten escalofríos. Según explicó, el único de los clubes grandes ordenado económicamente es Racing. El Santo está en esa lucha de ordenar las cuentas, Independiente “tiene un pasivo de 400 millones de pesos, aceptados por la asamblea”, River, con “110.000 socios, tiene un pasivo enorme y aún vendiendo jugadores tiene déficit”, y Boca, incluso “siendo un gran generador de ingresos, está en una situación similar”. Lammens confesó que el “gran fantasma” suyo y de los suyos es el descenso, como hoy el de Independiente. Como lo fue durante mucho tiempo el de Racing, como la peor pesadilla de River. Qué pasó con los ‘grandes’? “Siempre se creyó que con ruidosas incorporaciones se podía salir campeón. Una enorme equivocación”, explicó. La fecha que se extinguió fue con dos derrotas (de Boca y Racing), dos empates (San Lorenzo y River) y un triunfo (Independiente) para los grandes. Pero el dato que despierta cuanto menos extrañeza es que hace 70 fechas que no coinciden en una victoria en la misma jornada los denominados grandes. En realidad, la última vez que ganaron (casi) todos se produjo en la fecha 8 del Apertura 2011, con el Millonario de Matías Almeyda jugando en la B Nacional. En esa jornada en cuestión San Lorenzo le ganó de visitante a Vélez, aunque después terminaría 17º en la tabla; Boca, que sería campeón invicto con Falcioni, venció a Estudiantes; el Racing de Simeone derrotó a Newell’s con un tanto de Teo Gutiérrez; y el Rojo que dirigía Ramón Díaz venció 3-1 a Rafaela. Es cierto, en los últimos tres torneos y medio se jugaron 24 clásicos, pero sólo en la quinta del Clausura 12 hubo 3 triunfos: porque ganaron sus partidos San Lorenzo y Racing, y el Rojo de Cristian Díaz venció 5-4 en un recordado partido a Boca. River a esa altura seguía en la B. 70 fecha es demasiado, en cifra y en tiempo, entendible al ver la profunda crisis de los grandes y el cambio estructural que se produjo en el fútbol argentino. Para el caso, de los últimos diez torneos cortos, sólo hubo tres títulos para los más ‘importantes’: Clausura 2008 para el River de Simeone; Apertura 2008 y 2011 para Boca. Justamente ese fue el último campeonato que peleó en serio un club grande. Es más, lo ganó el xeneize y segundo fue Racing, aunque a 12 puntos de diferencia. De los últimos siete títulos de los denominados ‘chicos’, tres fueron para Vélez y uno para Banfield, Argentinos, Estudiantes y Arsenal. Yendo más allá en el tiempo, la última vez que pelearon mano a mano River y Boca un título fue el del Clausura 2008, que terminaría en Núñez. El Pelado Díaz repite que su equipo “es el único de los grandes” en la lucha seria por la corona. Es cierto, aunque hasta aquí da la sensación de que Lanús y Newell’s consiguieron mayor regularidad y nivel futbolístico. Boca naufraga en el torneo local, al punto que atraviesa su racha más negra en la historia; Independiente está en una situación realmente comprometida con el descenso; San Lorenzo no consigue ganar dos partidos seguidos y aún sufre por la tabla de abajo; y Racing, más ordenado y sólido que en tiempos de convocatorias y quiebra, hace 23 campeonatos que no da una vuelta y, al parecer, pasará uno más. (S.B)

Lammens admite errores y reconoce la solidez de clubes como Vélez y Lanús.

Una imagen repetida: Boca y un final con la mirada en el piso.

fútbol de afa


Comentarios


El tiempo pasa, los “grandes” se achican