En Boca todos creen dormir con el enemigo

DT, juveniles, veteranos y dirigentes se miran de reojo y desconfían entre sí.



“Los mensajes que da no son claros”, protestó un allegado al presidente Mauricio Macri, mientras charlaba sobre Jorge Benítez. Tras la derrota con San Lorenzo, el ambiente del mundo Boca comenzó a espesarse. Los dirigentes están algo fastidiosos y algunos ya comienzan a dudar del “Chino”. Apenas pasaron dos fechas del Clausura y una de la Copa Libertadores, pero los resultados no acompañan, el rendimiento del equipo no entusiasma y pocos están de acuerdo en cómo se maneja Benítez. Encima, ahora todos dudan de todos.

La cuestión podría dividirse en tres grupos: los chicos, los grandes y los dirigentes. Aunque varios de los juveniles que hoy están en primera fueron dirigidos por el “Chino” en las inferiores, entre ellos hay malestar. El primero de la cantera que quedó relegado fue Pablo Jerez. El lateral fue titular con Carlos Bianchi y con Miguel Brindisi. Pero en enero fue excluido de la pretemporada y reemplazado por el brasileño Baiano. “Lo miro por televisión y me da bronca. No tengo nada en contra, pero Baiano no es más que José Calvo o Pablo Alvarez”, le dijo Jerez, sin disimular su bronca, a Olé.

Los problemas continuaron luego con el desprolijo manejo que se realizó en el armado de la lista de la Copa Libertadores. Un día antes de entregarla, Fernando Gago pasó de figura del verano a estar afuera del torneo internacional. Pero unas horas más tarde, el que finalmente estaba afuera era Mauro Boselli.

Se dijo que el delantero del Sub-20 no quiso aceptar una oferta y por eso los dirigentes le bajaron el pulgar. Y también trascendió que “un dirigente de peso le corrigió la lista a Benítez porque Gago no podía quedar afuera”.

Lo último que incomodó a los más jóvenes es que varios de ellos vieron frustradas sus ilusiones, se sintieron engañados. Titulares y de buen rendimiento en la primera fecha, no figuraron ni siquiera entre los concentrados ante San Lorenzo: Gago, Cardozo y Alvarez no fueron al banco. Ledesma y Escalada apenas entraron en los minutos finales. Benítez aseguró que jugarían los que mejor están y que la idea es mezclar a los juveniles y a los experimentados. Entonces, ¿por qué decidió repetir la misma formación que empató el jueves en la altura de Ecuador y que llegó a Ezeiza en la madrugada del sábado? “Está claro que los grandes no pueden dar ventajas a la hora de jugar”, dispara el hombre cercano a Macri. En el Nuevo Gasómetro, con un equipo que supera los treinta años en promedio de edad, Boca apenas aguantó hasta el primer gol de Peirone y luego quedó noqueado, sin resto físico.

Los grandes están molestos y quieren jugar todos los partidos. Pero algunos creen que los dirigentes pusieron a Benítez para que realizara una limpieza. Los chicos sospechan que los pesados le arman el equipo a Benítez. Los dirigentes piensan parecido a los chicos y encima están enojados porque el “Chino” no aceptó ninguno de los refuerzos que ellos sugirieron. “Se encaprichó con Hernández”, señala el hombre del club.

Los frentes de conflicto parecen demasiados para tan poco tiempo. Y la experiencia de Benítez jugará un papel importante. Mientras cada uno marca el terreno, Boca sigue a la deriva. Y todos descreen de todos. (ABA)

La rotación sigue firme

Jorge Benítez afirmó que seguirá con la “rotación de los jugadores más experimentados y los juveniles”, porque “el armado del equipo” es potestad exclusivamente suya.

“Personalmente confío a muerte en todo el equipo. Por eso voy a seguir con la mixtura de profesionales y juveniles, ya que el equipo lo decido yo. Voy a seguir buscando variantes como lo hago en la delantera. Pero me niego a anticipar las formaciones para no avivar a los rivales”, advirtió Benítez, al cabo del entrenamiento que desarrollaron los suplentes en Casa Amarilla.

Acerca de la derrota del domingo pasado, Benítez dijo: “La derrota ante San Lorenzo le dolió al grupo tanto como a mí. Ellos son muy profesionales y por eso quieren jugar todos los partidos. Pero a veces puede ocurrir que no salgan las cosas, como sucedió ayer”, apuntó. El 'Chino' desdramatizó el momento que atraviesa el equipo y arengó a sus dirigidos a “saber superar este momento y mantener el entusiasmo. Por suerte tenemos la revancha esta misma semana con Olimpo. Esto se supera rápido”, opinó.

Del entrenamiento de ayer no tomó parte el delantero Rodrigo Palacio, quien el domingo no jugó por un supuesto problema estomacal pero pudo entrenar sin problemas con el seleccionado argentino que jugará un amistoso frente a México, en Los Angeles, el 9 de marzo. “Me sorprende que a Palacio lo hayan citado a la selección, porque en Banfield jugaba tan bien como en Boca y no lo llamaban. Quiere decir que nuestra camiseta pesa”, expresó sorprendentemente Benítez. (Télam)


Comentarios


En Boca todos creen dormir con el enemigo