En busca de un lugar en el mundo…



“Llegué con la necesidad inmediata de proyectar un trabajo. Después de un tiempo de reflexión pensé que lo que más me había enriquecido eran las relaciones sociales con personas de diferentes lugares del mundo. Gente que tuvo la necesidad de migrar de sus países por distintos motivos: políticos, económicos, profesionales. Y justo me tocó vivir esa experiencia en España que actualmente tiene un gran movimiento migratorio siendo yo misma una inmigrante más, claro”, explica Balmaceda sobre su nuevo espectáculo que se estrenará en octubre en Roca y Neuquén. “La evidencia de este cúmulo de inmigrantes está en un barrio concreto de Madrid donde se instalan familias enteras de diferentes nacionalidades. En este barrio, Lavapies, en un colegio hay veinte nacionales distintas conviviendo. Entonces es un laboratorio. Y ese laboratorio fue la idea inspiradora de este espectáculo. Antes de volver grabé entrevistas con inmigrantes franceses, chinos, ecuatorianos, y otros, e hice un relevamiento fotográfico. Con todo ese material empecé el proceso creativo en el que aún me encuentro. Para el proyecto convoqué a personas de distintas disciplinas artísticas: actrices, acróbatas, bailarinas, porque se trabaja en base a las diferencias. Encontrar en esas diferencias un aporte particular, lo que cada uno desde su individualidad pueda dar, rehuyéndole a la técnica acabada. Por eso se conjugan diferentes momentos y matices a lo largo de la obra. Para mí el sueño es poder rescatar el movimiento migratorio que se ha ido dando en todo el mundo y que se da hasta acá, en Roca, desde la gente que ha venido a poblar la Patagonia, los que se han ido a Europa a buscar nuevos horizontes y hasta los que se instalan hoy en día en el Valle y lo intentan hacer propio. Es un sentido y humilde homenaje a todos ellos”, explica.

Por otra parte e independientemente de este proyecto, la bailarina acaba de estrenar un solo bautizado como “Escritos en el cuerpo” y que contó con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro. La obra -que dura unos trece minutos- explora el movimiento desde el lenguaje: los discursos políticos, los sonidos guturales, la poesía y el canto a capella.


Comentarios


En busca de un lugar en el mundo...