Camioneros, sin descanso ni comida por la cuarentena del coronavirus

A los transportistas que deben llevar mercadería a todo el país les cuesta mucho encontrar un lugar para bañarse y dormir, y negocios donde puedan hacerse de un plato caliente. Los testimonios de trabajadores que mantienen a la sociedad abastecida.



La rotonda de la ruta 40 sur es uno de los puntos de mayor tránsito de camiones del norte de la Patagonia. Foto: Alfredo Leiva

La rotonda de la ruta 40 sur es uno de los puntos de mayor tránsito de camiones del norte de la Patagonia. Foto: Alfredo Leiva

Estamos totalmente desprotegidos”. Oscar Chachague vivencia situaciones que, en los últimos 22 años como camionero, jamás vio en las rutas.

Los camioneros recorren kilómetros y más kilómetros transportando mercaderías. No son alcanzados por las medidas restrictivas para circular por el coronavirus y más allá de los controles, la Policía no suele detenerlos como a los vehículos particulares. Pero de todas formas, se ven sumamente afectados.

Por lo general, logran cargar combustible pero en muchas estaciones, ni siquiera pueden bajar a comer algo, higienizarse o descansar un rato, como es habitual, porque esos sectores están cerrados para impedir la circulación de gente.

“En Fernández Oro, pude cargar combustible pero me hicieron quedar arriba del camión. No pude usar duchas ni baños”, planteó el camionero barilochense que hoy transporta fruta hasta Buenos Aires.

“Somos seres humanos y nos cuidamos. Tenemos un tiempo de descanso para bajar y ni siquiera podemos hacerlo. En El Bolsón a los camiones los aíslan. No te dejan parar en el pueblo y tenés que continuar”, añadió Chachague.

Contó que en su paso por Choele Choel, se encontró con un colega que había salido de Comodoro Rivadavia y llevaba dos días sin comer porque “no lo dejaban bajar a comprar. Ni combustible le querían cargar”.

El camión de Chachague, uno de los que dieron su testimonio. Foto: gentileza

Rubén Hernández, otro camionero oriundo de Esquel, transporta mercadería refrigerada y congelada a toda la Patagonia.

“En la mayoría de los pueblos saliendo de Buenos Aires han puesto montículos de tierra en las entradas secundarias. Dejan una principal donde hay patrullas policiales que deciden quién entra y quién no”, explicó.

Reconoció que recién en un mercadito de Saladillo logró abastecerse para comer. “Siempre que llegás a la noche, te querés dar un baño para dormir un rato y seguir viajando. Se ha complicado mucho”, contó.

Sistema de atención

Ante los reclamos del gremio de camioneros, el gobierno anunció que 260 estaciones de servicio de YPF de todo el país mantendrán “un sistema de atención de 24 horas en la red de estaciones de servicio para que los trabajadores puedan acudir ante circunstancias extraordinarias”.

“Estamos arriesgándonos un montón. Es complicado. Yo salí de mi casa el 12 de enero y todavía no he vuelto. Ahora voy rumbo a Esquel pero tomamos la decisión con mi familia de no volver a casa porque anduve por Buenos Aires levantando mercadería”, recalcó Hernández.

Para los días de viaje se preparó un kit con lavandina en spray, agua con lavandina y de tanto en tanto, se toma un tiempo para desinfectar todo. “Mi familia está preocupada por mí y porque soy el sostén de la casa. Si me llego a enfermar… Esperemos que pase rápido”, dijo.

Gustavo Ferreira, otro camionero de Bariloche, traslada manzanas para el Mercado de Abasto de Beccar. “Salí de la localidad de Villa Regina y acá estamos. Poniendo el pecho a las balas. Las rutas están vacías y algunas estaciones también. Tenemos que ir especulando”, relató.


Comentarios


Camioneros, sin descanso ni comida por la cuarentena del coronavirus