Encuestadoras: ¿credibilidad o chantocracia?



Por Miguel A. Knecht

Evidentemente los números de las encuestas realizadas por las diferentes consultoras nacionales para las elecciones PASO han sido notablemente diferentes a los resultados obtenidos en las elecciones del domingo 11/8/2019. En primer término, si practicamos una comparación entre los datos que brindaron las encuestadoras previo de las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) y las cifras de los resultados del escrutinio provisorio del lunes, los porcentajes demuestran que las predicciones estuvieron lejos del acierto.

En ese orden, los ganadores de la fórmula F y F obtuvieron aproximadamente un 47,36%, mientras que la fórmula oficial MM y MP obtuvieron un 32,24% arrojando una diferencia de aproximada del 15,12% entre ambos.

A continuación las predicciones de las principales encuestadoras argentinas:

•Opinaia: Frente de Todos 39,2% de los votos y Juntos por el Cambio 36,1%.

• Raúl Aragón: FDT el 42,2% y al oficialismo el 35,9%.

Synopsis: Alberto Fernández el 42,3% y a Mauricio Macri el 38,4%.

• Federico González y Asociados: Fernández 44,8% y Macri 36,9%.

• Oh Panel: 41% a Fernández y 35% a Macri.

• Management & Fit: 41,2% a Fernández y 39,2% a Macri.

Por lo visto, las predicciones informadas estuvieron muy alejadas de la realidad. Pero ¿a qué obedece semejante yerro?

Son varias las situaciones que se pueden presentar pero las más notorias pueden ser:

a) Que exista una tendencia preferencial sobre quién encargó la encuesta y pagó una erogación importante por la misma.

B) Que los métodos elegidos para la consulta no hayan sido los ideales, teléfono fijo, etc.

c) Que la franja social consultada se encuentre en un determinado espacio territorial, no constituyendo una muestra de consulta real y efectiva.

D) Que el estudio practicado no haya sido profundo y un “dibujo” reemplazó el verdadero mecanismo encuestador.

E) Que la encuestadora haya sido contratada por el Estado y en función de ello quisieron minimizar los presagios desfavorables, tratando de quedar bien con el poder contratante.

Pero de lo que sí se está seguro es que estos “gurúes profesionales” no acertaron ni cerca sobre los resultados verdaderos, ya que una cuestión son 2 puntos de diferencia y otra equivocarse por 15 puntos.

Existe una banda muy ancha entre lo pronosticado y el resultado, cualquier persona puede tener un yerro en la presunción pero no se concibe que el mismo provenga de los profesionales responsables de estas encuestas.

Por último, se intuye que la estrategia pergeñada por las Consultoras consistió en la creación de un fenómeno persuasivo, que haya programado previamente, a los fines de lograr la concientización del electorado en función de alentar la continuidad del actual gobierno.

*Docente, exconcejal por el PJ, expresidente de Asociación del Consumidor de Viedma


Comentarios


Encuestadoras: ¿credibilidad o chantocracia?