Exclusivo Suscriptores

Asunción de Milei: qué políticas energéticas están previstas en el próximo gobierno

La próxima cartera de Energía esbozó qué políticas consideran para las exportaciones, la infraestructura, las tarifas, los entes y las empresas. Buscarán "restablecer" el funcionamiento de los mercados y recortar la presencia estatal.

Los próximos titulares de Energía durante la gestión de Javier Milei han expuesto en declaraciones recientes qué políticas consideran aplicar en la materia. Ya hablaron de exportaciones, el financiamiento de la infraestructura, tarifas y el futuro de los entes y empresas estatales. Buscarán «restablecer» el funcionamiento de los mercados con contratos a largo plazo y recortar la presencia estatal.

La consultora Ecolatina recopiló las ideas de Políticas Energéticas de los Referentes de Energía de La Libertad Avanza, basadas en las últimas declaraciones. Por ahora, los titulares confirmados son: como ministro de Infraestructura, que incluye Transporte, Obras Públicas, Minería, Energía y Comunicaciones, se designó a Guillermo Ferraro.

El titular de la secretaría de Energía será Eduardo Rodríguez Chirillo. En gas estará Carlos Casares; en hidrocarburos, Luis de Ridder y en electricidad, Jorge Garavaglia. Para YPF, la próxima gestión tendrá a Horacio Marín como CEO y presidente.

Las ideas generales esbozadas por los referentes apuntan a que la energía se debe tratar de manera unificada. Adelantaron que lo que está firmado se respetará y se mantendrá la seguridad jurídica, sin afectar los derechos ya adquiridos. También, con la mirada puesta en las exportaciones, marcaron que la obligación del Estado es la seguridad del abastecimiento, «no es el autoabastecimiento».

El titular de Energía entrante señaló que hay que «restablecer el funcionamiento de los mercados, con aplicación de precios libres, controlar las posiciones dominantes o limitar la integración vertical de los sectores en todo lo que sea posible para que no se afecte la libertad que tiene que regir en los mercados competitivos«.

También buscarán aplicar «reglas claras y estables a fin de brindar las señales de precios adecuadas para la inversión a riesgo, estableciendo la paridad de exportación». En esta línea, está previsto establecer contratos a largo plazo en los mercados junto con «transparencia y previsibilidad de los actos del Estado». Este «no deberá tener empresas públicas».


Políticas Energéticas: qué se proyecta para las exportaciones y la infraestructura


En cuanto a las ventas al exterior, está previsto establecer un derecho reglamentario de largo plazo para las empresas, que será distinto a un permiso. También se actualizarán los tratados de protección de inversiones por incumplimientos. «El Estado se puede oponer o condicionar las exportaciones si se produce un costo adicional en el abastecimiento interno y el exportador no lo quiera asumir», aseguraron.

Explicaron que si un mes se importa energía, ese sobrecosto lo va a pagar la empresa exportadora que tenía permiso firme todo el año, no lo traslado a la demanda, pero la exportación se respeta. Eso permitirá contratos a largo plazo, indicaron.

Respecto al GNL, señalaron que el proyecto de ley «tiene demasiada intervención gubernamental en requisitos, controles y aprobaciones. Cualquier proyecto de GNL debe poder canalizarse bajo la ley de hidrocarburos, como derecho del productor a evacuar su producción».

Para la próxima gestión, el financiamiento de la infraestructura energética apuntará a crear mecanismos para que el sector privado se responsabilice de la expansión de la infraestructura a su propio riesgo. La empresa usuaria «pagará la obra»: el Estado no garantizará la ecuación económica-financiera, como en las Participaciones Públicas Privadas, salvo en situaciones excepcionales como la pandemia.

Sobre el transporte de la Energía Eléctrica, el financiamiento será por bancos de desarrollo para que el sector privado avance con las obras de energía eléctrica lo más rápido posible, subrayaron.


Políticas energéticas: la mirada sobre las tarifas, precios y subsidios


En cuanto a los precios, las tarifas y los subsidios informaron que establecerán un sendero de precios en el período de transición. Proponen hacer más eficiente la oferta, mediante las señales de precios, y dar un incentivo al ahorro de la demanda para bajar el costo de generación. Las tarifas serán fijadas por órganos reguladores independientes y reflejarán el costo económico del suministro, indicaron.

Señalaron que los subsidios serán para «aquellas familias argentinas que lo requieran«. Respecto al Plan Gas de promoción a la producción, se respetarán los contratos firmados, mientras «se alentará el libre mercado de contratos a término, de mediano y largo plazo», indicaron.

También proponen reemplazar al distribuidor mayorista Cammesa como comprador por generadoras. A la vez, buscarán reinstaurar los contratos de largo plazo, por más de 3 años, a través de mecanismos de subastas por parte de las distribuidoras. Por otra parte, las tarifas no alcanzan para invertir, por lo que buscarán establecer tarifas transitorias de distribución por un año y una Revisión Tarifaria Integral (RTI) para el período 2024-2028.

También hubo declaraciones sobre los combustibles: apuntan a que los aumentos del precio interno achiquen la brecha con el precio de paridad de exportación. Buscarán una transición con medidas para «estabilizar la macroeconomía y la creación de un fondo» para lograrlo, cuyo destino será aminorar la volatilidad de precios. También eliminarán derechos de Exportación y Aranceles de Importación.


Política energética: qué proponen para los entes y empresas estatales


Los entes y empresas también registrarán numerosos cambios, según las declaraciones. Se reformularán los entes reguladores y se unificarán el Enargas y ENRE. Buscarán que Cammesa retome su función original: transferir contratos y dejar de comprar combustible. Tienen previsto sumar a la secretaría de Energía una Subsecretaría de Transición Energética y otra de Planeamiento Energético.

Para YPF tienen en vista ordenar las unidades de negocio y ponerla en valor para una posterior venta. En cuanto a la empresa Energía Argentina SA (Enarsa) buscarán un reordenamiento y su posterior venta. Unificarán los requerimientos ambientales, «lo que genera un problema importante a las empresas, que existen entre la provincia y la Nación», expresaron.


Comentarios