Bolivia no garantiza la entrega de gas a Argentina a partir del año que viene

Pese a que el contrato de importación finaliza en 2026, YPFB dio a conocer que no podrá remitir envíos en condición “firme”. El titular de la firma aseguró que priorizarán al mercado brasileño. Apremia la reversión del Gasoducto Norte.

El culebrón que es la historia del contrato de importación de gas entre Enarsa, la firma estatal argentina, e YPFB, la firma del gobierno boliviano, entró en un nuevo capítulo con aroma a final. Desde el vecino país se notificó a las autoridades locales que, pese a que al contrato aún le quedan tres años y medio de vigencia, a partir del 2024 no podrán garantizar la entrega de gas “en firme”.

La historia del contrato de importación de gas con Bolivia se remonta al 2005 cuando la producción argentina se desplomaba a pasos agigantados y no había una solución a la vista ya que aún no había comenzado el desarrollo de Vaca Muerta.

El entonces gobierno de Néstor Kirchner firmó un contrato a 20 años para importar una cantidad enorme de gas: 27 millones de metros cúbicos por día, durante los 365 días del año.

Cuando la producción nacional comenzó a recuperarse las partes se volvieron a sentar y negociaron la primera de seis adendas que lleva ya el contrato. En un primer momento el negocio para Argentina era que no le envíen tanto gas en los meses que no se consume tanto, para darle lugar a la producción nacional e intentar achicar un tanto el alto costo de esas importaciones.

Pero con el paso de los años las negociaciones se tornaron más difusas ya que la caída de la producción boliviana empezó a poner pimienta a la negociación, subiendo el precio del gas que se envía en los inviernos y que Argentina necesita, a valor que hoy igualan al GNL.


«YPFB no garantiza el abastecimiento en firme»


Los despachos se volvieron pocos y caros y llegaron a su punto cúlmine este jueves cuando el gobierno nacional reveló de una forma inesperada, en los considerandos de una resolución de la secretaría de Energía, que desde YPFB se anunció que para el año que viene no están en condiciones de garantizar los envíos de gas.

“Recientemente, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) informó y notificó formalmente a Enarsa que, a partir del año 2024 no estará garantizado el abastecimiento en firme de gas natural y que, desde la fecha citada el servicio pasará a condición de interrumpible en su totalidad”, marcó la Resolución 606/2023 publicada la semana pasada.

Y se alertó que «la circunstancia descripta posiciona en condiciones de alto riesgo de desabastecimiento de gas natural y energía eléctrica a los usuarios del centro y norte del país, habida cuenta que las principales centrales termoeléctrica radicadas en dicha región dependen del gas importado desde el Estado Plurinacional de Bolivia para poder generar y no tienen como alternativa la posibilidad de utilizar combustibles líquidos«.

Esta imposibilidad de garantizar los envíos viene a romper en gran medida un contrato que tiene vigencia hasta diciembre de 2026 y que, si no se contaran las modificaciones introducidas por las adendas, obligaría a Bolivia a enviar 27 millones de metros cúbicos diarios a la Argentina.


Bolivia prioriza los envíos a Brasil


Pero pese a ello, el presidente de YPFB, Armin Dorgathen, dijo al diario boliviano “El Deber” que no inquieta a Bolivia que Argentina avance con la reversión del Gasoducto Norte ya que su prioridad es Brasil.

“Nos alegra que ya haya el financiamiento porque el gas boliviano lo vamos a seguir vendiendo al mercado brasileño premium, que ya lo hemos tenido el año pasado”, aseguró Dorgathen a ese medio. Y remarcó que “cuanto antes se haga la reversión es mejor” para Bolivia.

La secretaria de Energía, Flavia Royón y el presidente de YPFB se reunieron hace dos semanas.

Actualmente Bolivia tiene una producción cercana a los 34 millones de metros cúbicos diarios, que entre el consumo local y las exportaciones a Brasil representan el grueso de la producción, dejando el saldo que cada vez se achica más para los envíos a Argentina.

Esto obedece en buena medida a este culebrón que es la historia del contrato de importación, ya que junto a las negociaciones de las adendas se han dado reiterados incumplimientos de pagos de Argentina y envíos por debajo del volumen mínimo de parte de Bolivia.


La urgencia de la reversión del Gasoducto Norte


Como detalló este medio la semana pasada, la norma instruyó a Cammesa a completar el financiamiento necesario para la obra de reversión del Gasoducto Norte, un trabajo que ahora corre contrarreloj ante la incertidumbre del envío de gas de Bolivia.

La región norte del país tiene un consumo medio en los inviernos de unos 12 millones de metros cúbicos diarios de gas que, con el actual esquema de gasoductos y sin la producción boliviana no pueden cubrirse.

De llegar a darse un corte en el suministro, no solo se podría afectar a unos 6 millones de habitantes sino a las centrales térmicas de toda esa región, provocando un efecto negativo en el resto del sistema interconectado del país.

El ministro de Economía, Sergio Massa, anunció el pasado 9 de julio que “en 15 días vamos a licitar la reversión del Gasoducto Norte”. Una fecha que implica que los pliegos deberían salir esta semana a calle de parte de Enarsa, la misma firma estatal que tiene a su cargo la construcción del gasoducto Néstor Kirchner.


Garantizar el gas de Vaca Muerta


Si bien en este caso los trabajos de reversión no son tan desafiantes ni costosos como el gasoducto construido, hay un punto más que deberá resolverse lo antes posible y es cómo se garantizará que haya más producción de gas para suministrar al norte del país.

Para el llenado del Gasoducto Néstor Kirchner el gobierno realizó una ronda específica del Plan Gas.Ar, fijando por contrato los volúmenes y precios a pagar para llenar el ducto, tanto en la primera etapa como en la segunda.

Pero no hay ningún contrato que contemple el volumen adicional que demandaría el Gasoducto Norte, un punto no menor dado que si bien Vaca Muerta tiene la posibilidad de aportar esa producción, han sido los contratos del Plan Gas los que han posibilitado los incrementos de producción de los últimos años.

Escuchá la columna de Victoria Terzaghi, jefa de sección Energía, en RÍO NEGRO RADIO:

Sintonizá RÍO NEGRO RADIO. Escuchanos por FM 90.9 desde Neuquén, por FM 91.9 desde Roca, por rionegro.com.ar/radio o por nuestra App (acá para Android, acá para iOS).


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios