Dólar Vaca Muerta: modesta reacción de la industria por el “parche” tras el congelamiento

El nuevo tipo de cambio busca compensar a las empresas por congelamiento del barril y reforzar la oferta de divisas previo a las elecciones. El sector tiene expectativas menos optimistas que el Gobierno. 

El dólar Vaca Muerta que lanzó desde Neuquén el ministro de Economía y candidato, Sergio Massa, tuvo una mesurada reacción por parte de la industria petrolera que lo definió como un “parche” por el congelamiento al precio del barril. Lo que se plantea es que no soluciona el problema de fondo, aunque “compensa”, principalmente, a las productoras no integradas. 

El punto en común que se desprende de las consultas que realizó este medio a fuentes de la industria es que, si bien se lo entiende como un “guiño” al sector, será por un período determinado (60 días desde mañana). Además llega en un contexto en el que no solo transcurrió más de un mes congelamiento, sino que ahora se da por sentado que se extenderá más allá de la fecha pactada, si hay ballotage, con Sergio Massa adentro.  

La industria especula con que después del 22 de octubre podría haber una nueva devaluación, con lo cual, el dólar Vaca Muerta tendría mayor impacto en corto plazo.  

Por su parte, el objetivo del Gobierno es dual: en primer lugar, buscan compensar mayormente a empresas como Vista, Petronas, Chevron y Shell, que no refinan y fueron perjudicadas cuando se trasladó el congelamiento de los combustibles al precio local del petróleo (de 61 a 56 dólares).  

En menor escala (y en este orden) aparecen Pan American Energy e YPF, y es que la diferencia que podrían hacer con el nuevo tipo de cambio se licúa con la venta de combustibles a precio pisado.  

En segundo lugar, y no por ello menos importante, el dólar Vaca Muerta oficia como paraguas para Sergio Massa que, mientras transita la recta final de la campaña electoral, piensa en el día después de las elecciones y busca contener el impacto de una potencial corrida. Entonces espera que la industria aproveche la convalidación de un tipo de cambio más beneficioso que el actual para fortalecer la oferta de divisas. 

El sector sigue en pleno desarrollo. (Foto: Matías Subat)

Tanto la industria como el Gobierno entienden al congelamiento como una medida de coyuntura. Sin embargo, en un escenario en el que el precio del barril Brent (referencia para Argentina) sigue con una tendencia alcista, si sucede una corrida similar a las de PASO, a la hora de descongelar los precios la presión será mayor. Esto conduciría a un aumento fuerte en los combustibles, o, a un atraso marcado en los surtidores. 


Dólar Vaca Muerta: detalles, impacto y expectativa  


Previo al desembarco de Sergio Massa en Vaca Muerta el martes pasado, se les informó a los ejecutivos de las petroleras el lanzamiento del nuevo tipo de cambio diferencial. Se explicó que la compensación por el congelamiento tenía también como objetivo que se liquiden unos US$1.200 millones, una cifra que para la industria resultó un tanto ambiciosa. 

En concreto, el Dólar Vaca Muerta es un esquema exclusivo para el sector petrolero con el que el 25% de las liquidaciones de las exportaciones se podrán hacer al valor del tipo de cambio Contado con Liquidación (CCL), mientras que el restante 75% al oficial.  

En números

25%
de las liquidaciones de las exportaciones se podrán hacer al valor del tipo de cambio CCL.

A fines prácticos, y antes de volver a los números, lo que hace el Gobierno es autorizar a las empresas a vender parte de los dólares en el mercado CCL, y la mayor porción irá al Mercado Único Libre de Cambios (MULC) como funciona normalmente. 

Teniendo en cuenta que el dólar oficial tiene una cotización de $366, y el Contado con Liquidación unos $800, por cada dólar liquidado se obtendría un promedio de $460. Esto porque el 75% sería al precio más bajo y el 25% al más caro.  

De esta manera, siguiendo la proyección que deslizó a la prensa el equipo de Economía de Nación, de los US$1.200 millones que se esperan para los próximos dos meses, unos US$900 millones ingresarían al MULC y los US$300 millones restantes al mercado CCL.  

En números

US$ 1.200
millones es lo que el Gobierno estima que se liquidarán los próximos dos meses. La industria es más conservadora.

Sin embargo, como se marcó, para la industria estas cifras son un tanto optimistas. Por el calendario electoral, el escenario para octubre es más claro que el de noviembre, con lo cual, teniendo en cuenta solo el primer mes, la industria estima ingresos por unos US$500 millones. 

En línea con el esquema oficial, unos US$ 400 millones podrían ingresar al MULC y el resto al mercado CCL. Después habrá que ver qué sucede en noviembre, donde se espera que haya mayor certeza en términos políticos. 

Más allá de los números, meter dólares en el circuito opera para contener a los paralelos “blancos” (CCL y MEP) ya que son los que terminan teniendo incidencia en el blue. En lo que hace recaudación, puede resultar en una buena medida, que no resuelve nada, pero ayuda a surfear la coyuntura y evitar un cimbronazo.  

Un dato no menor es que las exportaciones de petróleo iban a terminar realizándose con o sin el dólar Vaca Muerta, por una cuestión física de acopio. Sin embargo, con esta medida, además del beneficio a las empresas, de alguna manera el Gobierno se aseguró el abastecimiento interno en un escenario de congelamiento con plazos inciertos. 


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios