Ley de GNL: entre la urgencia y las apuradas

El proyecto de ley de promoción del Gas Natural Licuado debe sortear el duro desafío de ser tratado en el Senado en medio de la contienda electoral. El texto aprobado en Diputados introdujo cambios que no se debatieron.

El término ventana de oportunidades es frecuente en la industria petrolera, y en especial de cara al desarrollo del Gas Natural Licuado (GNL) ya que los países que primero lleguen al mercado exportador podrán aprovechar la alta demanda de gas que hoy se registra. Sin embargo, el tratamiento de la ley que se requiere para que los multimillonarios proyectos nacionales inicien corre entre la urgencia de ser aprobado este año y el apuro con el que se lo ha elaborado y tratado.

Tanto desde las empresas como desde los gobiernos interesados -nacional y provinciales- hay consenso en un punto clave: el proyecto debe aprobarse en lo que queda del año para evitar más dilaciones.

Es que el preproyecto más grande que tiene el país en este sentido, el de YPF y la malaya Petronas, aguarda la letra de la ley para definir si se materializa o queda como tantas de las ideas que finalmente no se hicieron realidad.

Precisamente, el proyecto original que ingresó al Congreso en julio vino de la mano de YPF y en su paso por Diputados tuvo algunas modificaciones para permitir que otros planes, como el de Transportadora Gas del Sur y Excelerate Energy también pudieran cuadrar.

Estas modificaciones no fueron debatidas en la sesión en la que por la medianoche se dio media sanción a la norma, y explican en buena medida -más allá del pedido de Neuquén- que casi todos los legisladores de Cambiemos se hayan abstenido de votar.

Pero hubo incluso aspectos que fueron objetados por los diputados que apoyaron con su voto la propuesta y que recibieron como respuesta de la secretaría de Energía de la Nación, el compromiso de ser subsanados en futuras reglamentaciones.

Uno de esos puntos es el señalado por este medio días atrás en torno a que el proyecto solo permitiría el desarrollo de áreas de Vaca Muerta que estén en la ventana del gas seco, solo una de las cinco ventanas que tiene la formación shale.

Energía se comprometió a que van a sacar después una reglamentación aclarando esto para que no sea una restricción”, contó uno de los legisladores que planteó su preocupación por el artículo.

Esta semana la iniciativa finalmente llegó al Senado en donde se supo que así como en Diputados el gobernador electo de Neuquén, Rolando Figueroa, jugó un rol central en el poroteo interno de los votos, en el Senado la posta la tomará otro gobernador electo.

Se trata de Alberto Weretilneck, el próximo gobernador de Río Negro quien, con un claro interés en el desarrollo de Vaca Muerta será el encargado de pedir el tratamiento del proyecto en la Cámara Alta.

El objetivo de Weretilneck y del gobierno, es que la propuesta sea tratada ni bien la contienda electoral permita la reactivación del Congreso, un punto que podría llevar el debate hacia fines de noviembre.

Con los días contados para el fin de los mandatos, el tratamiento en el Senado promete repetir la fórmula de la Cámara Baja y dejar un proyecto clave en un debate entre la urgencia de su aprobación y las apuradas de tratarlo, pese a haber sido presentado a mitad de año.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios