Entre araucarias y volcanes la naturaleza es protagonista

Villa Pehuenia y Moquehue invitan en verano a disfrutar de sus playas de arena, aguas cristalinas y miradores únicos.



#

Casas de madera y piedra, calles sin tráfico, sin grandes construcciones, caracterizan la villa.

Villa Pehuenia y Moquehue: playas de arena, aguas cristalinas y miradores únicos

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, volcanes a la vista. Desde el Lanín hasta el Copahue o los chilenos Icalma, Sollipulli y Villarrica. Uno, dos lagos: el Moquehue y el Aluminé. Desde la cima del volcán Batea Mahuida, no se puede dejar de contar, porque todo está a la vista y se suma a la perfección y belleza.

El acceso al volcán se encuentra a unos 6 kilómetros de Villa Pehuenia. El ascenso comienza por un camino estrecho, y en los primeros kilómetros se asciende por un terreno irregular que se puede enfrentar con esfuerzo, aunque no es necesario estar tan entrenado.

El cráter del Batea Mahuida es ahora una laguna de aguas mansas y cristalinas que se ve a los pies. Desde arriba, el inmenso lago, rodeado de montañas aparece en un azul intenso. Las casas, cabañas y hosterías, juegan a la escondida en el bosque de araucarias y pinos y a la derecha, el lago Moquehue le da la mano al Aluminé por un pequeño río en La Angostura.

Desde cualquier rincón del pintoresco pueblo, desde la ruta o sus playas las vistas son perfectas. El paisaje de esta villa de montaña guarda un estilo de casas de madera y piedra, calles empedradas sin tráfico, ni grandes construcciones que le quiten su rol principal a la protagonista de lujo: la naturaleza.

Al llegar, lo primero que hay que hacer es bajar a orillas de la bahía. Allí, el lago parece un espejo e invita a unos relajados mates bajo una araucaria.

La araucaria araucana, esta zona es la única en el mundo que cuenta con bosques naturales de esta especie, que para los mapuches es Pehuén y es sagrada, y está protegida tanto en Neuquén como en la región chilena. Los mates se pueden acompañar con unos ricos piñones y siempre es recomendable ir a la feria a comprar los que elaboran los vecinos del lugar en sus versiones dulces, salados o con vinagre.

Si algo llama la atención a primera vista en el lago Aluminé es la transparencia del agua, que permite aún en las zonas más profundas, una visibilidad de más de 10 metros.

Otra característica es la temperatura, ya que en verano está entre 16 y 18 grados, lo que invita a combatir el calor con buenos chapuzones. Y por si algo faltara, están sus playas.

Entre los abruptos acantilados que se hunden en el lago se suceden más de 40 playas que en verano se transforman en los pequeños paraísos preferidos por miles de personas. Algunas suelen poblarse, pero otras, sólo unos metros más lejos, se mantienen tranquilas, ideales para un inolvidable día de sol, baños, snorkel, kayak o paddle surf.

130 kilómetros

El Circuito Pehuenia es un recorrido de 130 km y cinco lagos, casi obligatorio aquí. El paseo que invita a conocer también los lagos Norquinco, Nompehuen y Pulmarí y un paisaje que según la estación se viste de diferentes colores. Se arranca hacia el sur por la Ruta 23 junto al lago 1, Aluminé, y al rato entusiasma la primera parada: un viejo puente colgante sobre el cristalino río Aluminé, el mismo que el año pasado, fue sede del Mundial de Rafting.

Más allá que se llenó de expertos, también es una opción de aventura para los novatos.

El río con sus emocionantes rápidos y su naturaleza casi virgen es el destino ideal para que la adrenalina fluya. Y en el Alto Aluminé, se brinda la posibilidad de una primera experiencia para toda la familia en aguas blancas ideal para principiantes y familias con niños.

Otra de las populares excursiones, que se puede hace en auto o bicicleta, es la que lleva a los turistas al Paso del Arco.

En su trayecto se pueden apreciar bosques puros de araucarias, araucanas milenarias y precarios campamentos de crianceros. Antes este paso se utilizaba para llegar a Lonquimay o a Liucura, en territorio chileno. Al final del recorrido se encuentra un puesto de Gendarmería Nacional, donde se puede solicitar información de los límites.

En cada extremo de este destino, la invitación es a la belleza. Los que acepten, tendrán mucho que contar.

Los lagos ofrecen un inmejorable marco para salir a navegar.

El río Aluminé, característico para la práctica del rafting.

Canopy combinado con rappel todos los días en Moquehue.

Lagos, lagunas, ríos y arroyos que bañan las montañas conforman una variedad de ambientes de pesca.

Panorámica. Y volcanes Icalma, Sollipulli y Villarrica a la vista.

La Ruta 23 va al paso Icalma. En el día se puede ir y volver a Chile: la frontera está a 13 km y Temuco, la ciudad más importante del sur chileno, a 150 km.

Mejor ir acompañado

Información útil para viajeros

Voy + La cordillera

Voy

Datos

La Ruta 23 va al paso Icalma. En el día se puede ir y volver a Chile: la frontera está a 13 km y Temuco, la ciudad más importante del sur chileno, a 150 km.
$ 2.800
puede salir el alojamiento para cuatro personas con desayuno. Un chalet de 3 dormitorios está 4.428 pesos por día.
$ 2.500
es la base de un alojamiento para dos personas con desayuno.
Para ir a hacer rafting llevar calzado cerrado para mojar (zapatillas). Recambio de ropa. Protector solar.
Clima los días de verano son cálidos, con temperaturas entre los 20ºC y 30ºC, y noches frías entre 5ºC y 0º.
Es capital de la Gastronomía Neuquina, título que demuestra la calidad de sus platos.

Comentarios


Entre araucarias y volcanes la naturaleza es protagonista