#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

Entrevista a Carreras: “No tenemos que dar pruebas de continuidad: somos los mismos”

La gobernadora responde antes de su primera apertura de sesiones. La relación con Weretilneck y los ruidos internos en Juntos. Sobre su estilo de conducción, afirma: “No soy horizontal”.



Según la mandataria, Juntos sigue unido, pero en algunas regiones hay “disidencias porque no tenemos unanimidad de referentes”.

Según la mandataria, Juntos sigue unido, pero en algunas regiones hay “disidencias porque no tenemos unanimidad de referentes”.

Saludó sonriente y enseguida bromeó, anticipando que las fotos no darían lo mejor de ella por el trajín Buenos Aires-Bariloche-Los Menucos-Viedma-Roca y otra vez Bariloche de la última semana.

Igual dijo que estaba con la energía recargada: venía del lanzamiento del Mundialito Integrándonos y el contacto con los chicos que protagonizan esa competición y con los organizadores, que trabajan a pulmón, le había dado un plus para seguir con la agenda.

RÍO NEGRO entrevistó en Roca a la gobernadora, Arabela Carreras, que el próximo domingo ofrecerá su primer discurso de apertura de sesiones en la Legislatura.

En la primera respuesta dio una señal clara de los ejes de ese discurso. El concepto de “transversalidad” apareció cuatro veces en menos de un minuto.

“Voy a pasar un power point, donde trataré de expresar la transversalidad que le estamos dando a la propuesta de gobierno. Voy a tratar de no relatar ministerio por ministerio, para elegir entre cinco y diez ejes, sobre los cuales se montan los programas transversalmente de casi todas las áreas”, detalló.

P: ¿La idea es que sea un mensaje anual o uno fundacional, por ser el primero de la gestión?

R: Es un mensaje anual, pero será innovador y el modo lo convertirá en algo fundacional. Hay un estilo transversal de observar las problemáticas de la sociedad rionegrina y tratar de abordarlas con esa misma transversalidad. El contenido tendrá que ver con los programas que vamos a impulsar en los próximos cuatro años, pero con una mirada a un año. Innovación, la despapelización del Estado, son cosas que van a llevar toda la gestión, pero tendremos acciones desde este primer año.

P: Está dentro de los primeros 100 días de gestión. ¿Está planteada la idea de empezar algo distinto? El proyecto ganó las elecciones con un mensaje de continuidad, pero ¿cambia algo cuando se toman las riendas del poder?

R: Nosotros somos un proyecto de continuidad. La prueba está en que no se detuvo ninguna obra, ningún proceso licitatorio, los proyectos se siguen trabajando y no nos detuvimos en estos dos meses…  La transición la construimos durante los ochos meses que pasaron desde que ganamos las elecciones. Ese fue nuestro “buffer” de transición, donde con Alberto incluso charlamos muchos detalles de lo que queríamos para la nueva etapa del gobierno de Juntos.

P: Habló de “la prueba de la continuidad”. ¿Algún sector del oficialismo reclama pruebas de continuidad?

R: No…

P: Pero hubo ruido en algunos sectores, como en la Región Sur, por los cambios en el Centro Administrativo. ¿Lo nota inquieto al partido?

R: No noto eso. Por ahí hay disidencias porque no tenemos unanimidad de referentes en todas las regiones. Entonces al priorizar algún nombre, se desvaloriza otro. Pero no tenemos que dar pruebas de continuidad hacia dentro porque somos los mismos. Sabemos quiénes somos y lo que estamos haciendo. Sí tenemos que tranquilizar la mirada expectante del ciudadano rionegrino, que ante el cambio tenía expectativas de continuidad sobre el Estado. Esto requiere un esfuerzo. Aunque no parezca, el cambio de un nombre en un ministerio hace que ese equipo tenga que revisar expedientes que no fueron gestionados por ellos y ante eso, la gente tiene expectativas. Un club que pidió un subsidio con el gobierno anterior tiene ese temor de que algo cambie, entonces esa es la expectativa que hay que contener.

P: A Weretilneck se lo sigue viendo activo. Anunció que en marzo el partido se reactiva. ¿Cómo se ven esos pasos desde la gobernación? ¿Se analiza si se puede estar enviando a la sociedad un mensaje de doble comando?

R: A mí me resulta muy cómodo contar con el respaldo de Alberto en lo partidario, en lo político. Yo me hago cargo de la gestión. Me toca tomar decisiones, aunque no decido sola. Siempre estoy consultando, compartiendo en los momentos previos. Con los ministros, los legisladores, con Alberto… sobre todo en los grandes temas. Para mí es sumamente positivo que Alberto asuma ese rol de liderazgo. Él es el líder de este movimiento. Claramente lo es y a mí me favorece en la gestión tener un acompañamiento leal y tan llano, como es el vínculo nuestro. Yo vine a contribuir a un proceso de construcción de una fuerza política y de la conducción de un gobierno, un proyecto colectivo.

P: ¿El “estilo Carreras” es ese? Horizontal, contrario al verticalismo que expresaron muchos de los últimos gobernadores que tuvo Río Negro…

R: Yo no soy horizontal. Más bien soy de una organización jerárquica. Hablo fundamentalmente con los ministros y con los secretarios de Estado. Dialogo, pero no convierto cada decisión en una asamblea. Ellos no son complacientes conmigo y ese es un lindo sistema a la hora de confrontar ideas de una manera constructiva. No tengo alrededor gente obsecuente. Pero hay decisiones que las tengo que tomar yo, porque es mi rol, y hay decisiones que tienen que tomar los ministros, porque es su rol. Trato de no tomar decisiones que les corresponden a los ministros.

P: Fue secretaria privada, concejal, legisladora, ministra y ahora es gobernadora. ¿La obsecuencia va in crescendo?

R: No lo sé. Tal vez no lo percibo. He sabido a lo largo de los años construir equipos de una gran franqueza.

P: O sea que es un gabinete sin medias tintas…

R: Siento que hay un apoyo muy sincero. Se puede venir y decirme “te voy a contradecir”. Y yo puedo decir “está buena la idea” o “dejámelo pensar”, que es lo que respondo normalmente. Me tomo un rato, lo proceso… y después lo hacemos como yo decía (risas). No, hablando en serio, también cambio de opinión.

P: ¿Cuesta hacerla cambiar de opinión?

R: Habría que preguntarle a Rodrigo Buteler (ministro de Gobierno y Comunidad), que es muy hábil para eso. Es el que más veces consigue que revise mis posturas.

En el Mundialito Integrándonos, antes de la entrevista.

La oposición: “No me interesa el trato con el que me insulta”

Durante la entrevista, hubo espacio para analizar la relación con la oposición provincial.

P: Dijo que es posible hacerla cambiar de opinión. ¿Hay ahí también un mensaje a quienes per se tienen habitualmente una mirada diferente a la suya? ¿Cómo nota que se está construyendo el vínculo con el mundo ajeno a Juntos?

R: La oposición no es homogénea. En la Legislatura el Frente de Todos no es homogéneo. Ni en su estilo, ni en sus modos, ni en su contenido. Tengo mejor trato con algunos y con otros no tengo trato. Me han acercado ideas desde ese cuerpo legislativo, que las estamos evaluando, y otros directamente sólo dicen barbaridades por los medios. Entonces no tengo trato.

P: ¿Y no lo interesa tenerlo?

R: Con quien me insulta y me maltrata, no. Ese es un límite, no sólo en política sino en la vida.

P: ¿Y con los intendentes?

R: Es variado. En general, todos los que nos pidieron una ayuda la han obtenido. Nosotros miramos al ciudadano y si un intendente no paga los salarios se perjudica toda una comunidad. Entonces, hemos estado presentes. Y lo seguimos estando, con las fiestas y los eventos que organizan.

P: ¿Lo ocurrido en la Fiesta de la Manzana (NdR: no hubo saludo con la intendenta Soria) fue un malentendido?

R: Fue un error de protocolo de parte del municipio, pero no creo que haya sido mala voluntad. Tal vez nos pasa a todos cuando estamos empezando una gestión. Me mandaste un mensajito para invitarme, lo tomo como buena voluntad. Me mandás un empleado a recibirme, lo tomo como un error. Pero se sigue. En la medida que se puede, se sigue. Vamos construyendo. No es sencillo el estilo, porque es hostil en líneas generales. Y creo que los errores de protocolo son porque nunca se hizo un gesto hacia un gobernador y no se sabe cómo hacerlo.

P: De todas maneras, la intención es de construir una relación diferente con el gobierno roquense…

R: Sí, pero dependerá del gobierno de la ciudad. Creo que hay señales positivas de una intención de cambio. Eso se toma y se valora. No tengo encono ninguno.

Los vaivenes con Soria. Dijo que en la FNM no vio mala voluntad, pero que “no es sencillo el estilo”.

“Nos toca el tránsito, pero no los recursos de Vaca Muerta”

P: Fue recibida por casi todos los ministros nacionales en Buenos Aires. ¿Qué balance hace de estos primeros meses de relación con el gobierno de Alberto Fernández?

R: Hay un muy buen vínculo. Tenemos muy buen diálogo. Nuestra actitud ha sido ir a presentar Río Negro, contar quiénes somos, qué riquezas tenemos. Muchos ministros no saben que el 15% de Vaca Muerta está en Río Negro. Y en esa línea estamos presentando proyectos para que sean financiados.

P: ¿Hay alguna prioridad?

R:  Viviendas, prioridad uno. Presentamos expedientes para más de 1.700 casas, que ya tienen terreno.

P: ¿La Ruta 151 es prioridad?

R:  Es prioridad. El proyecto está presentado en Vialidad desde la gestión anterior. No lo marcamos sólo en Obras Públicas sino también en Producción, porque nos toca el tránsito, pero no nos tocan los recursos de Vaca Muerta. Nosotros tenemos que hacer el hospital de Catriel, al que asiste gente de La Pampa y Neuquén. Hacemos escuelas en Barda del Medio, Cinco Saltos y Catriel, y asisten chicos de toda la región. Todo eso no está siendo compensado con recursos.

P: ¿Y la Ruta 22?

R:  Hay que completar los tramos en marcha y ante la falta de solución al eterno problema de Roca, mientras seguimos reclamando, nosotros vamos a trabajar sobre la Ruta Chica, con inversión provincial.

En la Ruta 65 pensamos en un proyecto de mejoramiento integral, con trabajo sobre las banquinas y evaluación sobre la posibilidad de ensanchamiento en algún tramo. La idea es mejorar la circulación y descomprimir la 22.

Arabela Carreras

Palmieri y el desafío después de un 2019 con pocas sesiones

“El lema sigue siendo ‘en cada lugar siempre’”, destacaron gobernadora y vice.

El vicegobernador, Alejandro Palmieri, participó de la última parte de la entrevista con la gobernadora y sumó su visión ante el inicio del año legislativo, el próximo domingo.

P: ¿Qué desafíos se plantea para la nueva gestión de la Legislatura?

R: La Legislatura anterior terminó con escisiones y esta tiene sólo tres bloques. La mayoría de Juntos, con 28 miembros, hace más fácil el trabajo con el Ejecutivo, pero también es relevante que tenemos representantes de 17 ciudades. Eso nos legitima y nos da presencia territorial y conocimiento más cercano de todo el territorio. Los últimos vicegobernadores fueron de Viedma y a mí me gustaría una Legislatura más cercana a todo el territorio. Que todo rionegrino tenga cercanía en algún momento con un proyecto que se esté tratando en la Legislatura. Hay leyes netamente administrativas, pero otras tienen raigambre territorial y tal vez algunas reuniones de comisiones se puedan sacar de la capital.

P: ¿Qué prefiere? ¿Una Legislatura sesionando rígidamente cada 15 días como ocurría décadas atrás o que el ritmo lo marque la agenda de proyectos? Lo consulto por lo ocurrido el año pasado, cuando sesionaron siete veces…

R: No hay que rasgarse las vestiduras y decirlo. Los años electorales alteran todo y sesionamos menos que en los otros años. Y eso es contraproducente, porque a fin de año tuvimos sesiones que duraban 14 horas y eso no tiene ningún sentido. Lo que tampoco creo es que la eficiencia legislativa pueda medirse por las estadísticas. Es algo que estuvimos hablando en el bloque y creo que este año va a ser con más sesiones.


Comentarios


Entrevista a Carreras: “No tenemos que dar pruebas de continuidad: somos los mismos”