Entrevista con Gastón Pauls: el largo y sinuoso camino hacia la libertad

En un diálogo íntimo con RÍO NEGRO, el actor habló sobre su adicción a las drogas y cómo logró “limpiarse”. Desde febrero, conduce “Seres libres” por la señal de Crónica TV, donde, entre otras cosas, famosos cuentan sus propias experiencias de consumo.

Cuando Gastón Pauls tocó fondo era fines de 2007. “Me harté de estar harto”, cuenta en un diálogo por Zoom con RÍO NEGRO. Y así fue como comenzó su camino hacia la recuperación, hacia la libertad, tras muchos años, demasiados, de adicción a las drogas. Recuerda que cuando cumplió tres meses de permanecer “limpio” caminaba por la calle, solo, cuando se reflejó en un espejo y ahí estaba. Por primera vez se miró y se vio: se descubrió.


“Hacía años que no tenía tanto tiempo limpio, décadas que no llevaba 90 días sin consumir alcohol o drogas, y pasé por un espejo y me quedé mirándome. Creo que era marzo de 2008. Y me quedé mirándome a los ojos. Y en un momento, mientras me miraba a los ojos, me dije: ‘¡Ah, éste soy yo!’ (hace una pausa). Yo me había perdido mirarme a mí mismo. Durante 20 años no fui yo y poder reencontrarme conmigo, poder ver al Gastón de 8 años, con la pureza de un pibe de 8 años es el mayor de los regalos que me da la libertad. Ahí estoy yo: con lo bueno, con lo malo, con los errores, con la vida que, a veces, es complicadísima, pero estoy yo. No hay otro en mi lugar, tomando mi cuerpo, haciendo lo que quiere, como un títere, una marioneta”, precisa.

El infierno no es el lugar con fuego que nos pintan en los cuadros. Para mí, el infierno es el lugar más frío del mundo. Es un lugar donde no hay absolutamente nadie. Estás solo, desnudo, con un frío de miles de grados bajo cero".


El regreso a ese antiguo Gastón, al de las adicciones, ya no era posible. En su vida ya estaba sembrada la semilla de la libertad. Esa por la que todos los días agradece y batalla para seguir conservando. “Porque la memoria es frágil”, recalca. A cada momento se recuerda que “hay un vacito con una bebida que no debe tomar” y que “hay un polvito blanco” que no debe consumir.
Los años que estuvo inmerso en el consumo los describe como el infierno, como una energía que lo tomó, como si alguien viviera en su cuerpo. “Para mí, el infierno no es el lugar con fuego que nos pintan en los cuadros. Para mí, el infierno es el lugar más frío del mundo. Es un lugar donde no hay absolutamente nadie. Estás solo, desnudo, con un frío de miles de grados bajo cero y donde no tenés un abrazo, ni una contención, ni una mirada de nadie. Ese es el infierno para mí”, afirma.

Foto: gentileza Sergio López Isla.


Por eso cuando pasó por ese espejo, en 2008, se vio y se reconoció, supo que esa era la vida que quería. Por años fue gestando su programa de televisión. Dando charlas en todo el país, difundiendo el mensaje de “se puede vivir de otra manera”, alejado del “consumo”, del alcohol, de las drogas.
“Había dado charlas en 2019 frente a 100 mil personas y, a veces pensaba, estas 100 mil personas que yo vi durante un año en 50 o 60 charlas, en realidad, son un punto de rating de una salida al aire. Entonces pensé: que la televisión tiene un lugar, los medios de comunicación, más allá de las pautas publicitarias y de también mucha “diversión” que proponen, también tienen ese espacio para generar, desde donde se pueda, un cierto despertar. Que es un poco la idea, que por lo menos la gente se despierte. Que el pibe que se vaya a tomar un whisky, porque lo vio en la publicidad, en la que le venden una vida canchera, que por lo menos sepa que, puede durar un rato esa canchereada, pero que después, la resaca y el vómito viene. Entonces por lo menos, en una sociedad adicta, en la que se habla de pocas cosas, o que se habla de cosas más cómodas, porque de las más incómodas no habla la sociedad, no seguir colaborando con una sociedad adicta y comenzar a hablar de lo que de verdad está molestando”, subrayó.
El mensaje que quedó tan tatuado en su ser que sintió que había que difundirlo, transmitirlo, viralizarlo. Y así se embarcó en la titánica tarea de poner al aire un programa de televisión diferente, donde se hablara de lo que no se habla.

Un programa sin caretas

Conducido por el propio Gastón Pauls, “Seres Libres” se emite desde febrero de este año por la señal de Crónica TV . Una vez por semana entrevista a diferentes famosos que pasaron por lo mismo que él: la adicción. Reconocidos actores, músicos y personalidades del medio ya han dado testimonio de cómo fue recuperarse. Por allí pasaron Fabiana Cantilo, Andrea Rincón, Ulises Jaitt, Nazarena Vélez, Carlitos Nair Menem y Ginette Reynal, son algunos de lo que ya fueron entrevistados por Pauls.
Lo invitados cuentas sus historias de vida. Hablan sobre sus experiencias sin caretas, sin miedos, sin ocultar nada. Crudamente. Dejando atrás ese mundo que los mantuvo cautivos. Pauls lo vivió en carne propia y habiendo dejado esa vida creyó, y cree, que es necesario tener un espacio en la televisión argentina donde se hable sobre las adicciones.
“Para todos los que hemos estado en el infierno, que somos un montón, miles, millones, es un lugar que uno no le desea a nadie. Y como, lamentablemente, yo he visto a chicos de 6 años fumando pasta base, digo: ´No me puedo quedar de brazos cruzado, diciendo ‘bueno, hoy van a probar pasta base 4 mil niños en todo el mundo’. Lo único que querés es advertir: ‘Mirá, vas a entrar en una puerta que del otro lado no hay manija’”, sostiene.

Yo todos los días me tengo que recordar que hay un vacito de una bebida que yo no debería tomar o hay un polvito blanco que no tengo que consumir. Entonces las familias lo primero que tienen que hacer es informarse de la gravedad del asunto".


El programa causó tal revuelo que hasta recibieron “algunas sugerencias” para dejar de transmitir el mensaje de que se puede vivir siendo libres. “A mí me pasaron el mensaje de que se podía vivir de otra manera. Entonces, lo único que yo tengo que hacer es difundirlo. Más allá, obviamente, que nosotros estamos haciendo el programa, no es fácil. Yo no me meto con nada. Yo de lo único de lo que estoy hablando es de vida, pero ya hemos tenido llamados, mails, ¿no? Aconsejándonos, simpáticamente, no seguir por este camino. Porque evidentemente esto también toca un montón de intereses”, aclara el conductor de Seres Libres. “Por desgracia, es un negocio inmenso el de la esclavitud. Lo fue toda la historia de la humanidad. Así se han creados imperios, con esclavos. Los mensajes que recibimos fueron absolutamente explícitos”, puntualizó.

Al Gastón que consumía, antes de 2007, en los años anteriores 2003-2004, le diría no pierdas más el tiempo porque lo que se pierde se va, no regresa. Porque lo que más se pierde es el tiempo”.


A la hora de elegir el nombre que iba a llevar el programa, Pauls buscó que reflejara lo más preciado que había encontrado cuando inició su recuperación: la libertad. De ahí que comenzó a explorar sobre qué significa ser adicto. Así, dio con el nombre del ciclo que actualmente conduce. “Cuando empecé a investigar un poco qué era la adicción encontré que las acepciones de la palabra adicción nos llevan a lo no dicho. También el origen de la palabra adicto viene de adictus, que eran los esclavos en Roma. O sea, de un lado está la esclavitud. Y me parecía, en este caso, que hablar de seres libres, para todos aquellos que estuvimos involucrados o sumergidos en la esclavitud del consumo y de la adicción era muy simbólico, muy claro. Iba a ser ‘Ser Libre’, pero me gustaba más lo plural en este caso y ver si se puede contagiar esa pulsión de libertad”.

Carlos Nair Menem fue uno de los invitados al programa "Seres libres".


Para Pauls, hacer el programa es una manera de llegar a quienes se encuentran en ese infierno donde hace 14 años estuvo y donde asegura no querer regresar. Porque elige estar vivo, presente, sin perder más el tiempo, siendo libre. “Al Gastón que consumía, antes de 2007, en los años anteriores 2003-2004, le diría no pierdas más el tiempo porque lo que se pierde se va, no regresa. Porque lo que más se pierde es el tiempo”.
En la búsqueda de cómo ayudar(se), Gastón Pauls entendió que estar acompañado, contar con el apoyo de las familias o de seres queridos es indispensable. Sostiene que sólo no se sale y que hay que pedir ayuda. “Es dificilísimo ayudar a un adicto porque es una enfermedad que no tiene cura. Por lo menos así la concibo yo. No tiene cura. Tiene tratamiento y uno puede convivir con ella, por lo menos es lo que yo creo y es como vivo. Por eso dije lo de la libertad. Yo todos los días me tengo que recordar que hay un vacito de una bebida que yo no debería tomar o hay un polvito blanco que no tengo que consumir. Entonces las familias lo primero que tienen que hacer es informarse de la gravedad del asunto. Porque hay familias que hasta relativizan o solo se alertan cuando o se escandalizan cuando el pibe chocó. En realidad, para no llegar a eso tenemos que estar informados. Es importante que las familias lo traten con amor”.

Otros proyectos

Gastón Pauls tiene tres proyectos que lo mantienen activo, entre ellos un programas de tevé y una película.

Casa de la Cultura de la Calle: la fundación en la que trabaja hace 18 años y en la que continúa colaborando con su arte. Asisten a más de 5 mil niños en situaciones de violencia. “Arrancamos dando clases a 20 chicos y hoy trabajamos con más de 5 mil de todo el país. Con clases de teatro, música, pintura, fotografía, escultura. Para mí es lo más hermoso que hice. He visto en todos estos años como el arte sana. He tenido la experiencia de ver cómo una niña, en un taller, pudo dibujar cómo había sido abusada por un familiar y hasta ahí no lo había podido decir. Y lo pudo decir con un dibujo”, .

Argentina Potencia: un programa que apuesta a apoyar a emprendedores, nuevos proyectos, fundaciones. “Son historias de gente que acá en Argentina en medio de esta situación tan difícil y de tanta incertidumbre está apostando, a pesar de todo, por llevar adelante proyectos, emprendimientos, laburos, organizaciones, fundaciones, es muy lindo lo que se está haciendo”, subraya Pauls.

"John Lennons": una comedia desopilante que filmó a principio de este año y que se estrenará en 2022. Gastón Pauls la protagoniza junto a Luciano Cáceres y Javier Parisi. Dirigida por el director José Cicala.


SUSCRIBITE A TODOS TENEMOS UN PLAN
Todos los viernes lo que tenés que saber para el fin de semana.

Comentarios


Entrevista con Gastón Pauls: el largo y sinuoso camino hacia la libertad