Para disfrutar de Leonardo Da Vinci, sólo es necesario navegar online

Ya está disponible en la plataforma Google Arts and Culture la retrospectiva más grande dedicada a Leonardo da Vinci. En alianza con 28 museos de todo el mundo reúne  grandes contribuciones científicas y artísticas.

La retrospectiva más grande dedicada al renacentista Leonardo da Vinci (1452-1519), sólo posible a través de la tecnología, se puede visitar on line a partir de hoy en la plataforma Google Arts and Culture, que en alianza con 28 museos de todo el mundo se propuso reunir sus grandes contribuciones científicas y artísticas con la ayuda de la Inteligencia Artificial, en una exposición titulada «Inside a Genius Mind» (Dentro de la mente de un genio). La página permite consultar materiales que no estaban disponibles hasta ahora en la web.

Se trata de un itinerario visual a través de 1.800 imágenes en alta resolución, una exposición virtual con sus pinturas (que no fueron más de 20), más de 100 bocetos de sus cuadernos personales (conocidos como Códices), la recreación en 3D de 17 de sus máquinas voladoras e inventos, fotografías y vistas de las ciudades en las que vivió, a través de Street View o algunos aspectos lúdicos como una app de Realidad Virtual para ver las obras en tamaño real en el lugar en que te encuentres, distribuidos en 80 historias, como bautizó la plataforma a los recorridos que se despliegan dentro del proyecto central.

El gran aporte de este experimento —como lo llaman sus creadores— es que permite tanto a investigadores como al público en general sumergirse en el archivo, la vida y la obra de Leonardo da Vinci de manera digital, gratuita y desde un mismo lugar.

«El objetivo es dejar que Leonardo nos hable visualmente a lo largo de 500 años», dijo el profesor británico Martin Kemp, experto en Leonardo da Vinci, durante una conferencia de prensa con medios de todo el mundo, en referencia al trabajo que incluyó la colaboración de Galería de los Uffizi de Florencia (Italia), The Metropolitan Museum of Art de New York, The National Gallery de Londres, el Getty Museum de Los Ángeles, el Museo Nacional de Cracovia (Polonia), Castle of Clos Lucé de Amboise (Francia), The British Library (Reino Unido) y el National Museum of Science and Technology Leonardo Da Vinci de Milán, Italia, entre otros.

A lo largo del recorrido se puede hojear sus cuadernos personales que entrelazan ideas dispares, desde la anatomía hasta la mecánica, 3.000 dibujos de seis volúmenes de sus códices, organizados aquí por temáticas -con curaduría de Kemp- como secretos del vuelo, espirales, la tierra como un cuerpo, movimiento perpetuo y destrucción.

«Leonardo da Vinci transformó los horizontes de la humanidad a través de su arte, ciencia e ingenio. Es increíble de lo que era capaz. Este proyecto permite entender su contribución en los diferentes campos de saberes. Pensado para los que ya conocen sobre Leonardo y para los que no», señaló por su parte el indio Amit Sood, director y fundador de Google Arts & Culture, durante la presentación virtual.

El proyecto se propone evadir una idea extendida de Leonardo como pintor. Aunque se puede recorrer una galería virtual que reúne por primera vez todas sus obras de arte -distribuidas en distintos museos del mundo- y si bien es reconocido de manera universal por «La Gioconda» o «La última cena», su poder de observación y su ilimitada imaginación lo convirtieron en autor del prototipo de muchas de las máquinas modernas, como el auto, el helicóptero, el aeroplano, el tanque militar y el paracaídas.

Así, la plataforma creó solapas que refieren al «ingeniero», «gastrónomo», «matemático», «biólogo», «artista», «arquitecto», «aeronauta» y «físico», amparadas bajo el paraguas de «El verdadero Leonardo», un curioso incansable por todas las disciplinas del ser humano -un polímata- para quien comprender un fenómeno significaba ponerlo en conexión con otros mediante una semejanza de modelos.

«El arte es la reina de todas las ciencias, comunicando el conocimiento a todas las generaciones del mundo», es una de las frases escritas por el maestro renacentista para quien dibujar era su manera de comprender el mundo circundante. No es posible entender su arte sin su ciencia, ni viceversa.

A lo largo del recorrido aparecen por ejemplo datos curiosos para contar, como que Leonardo no tenía apellido en el sentido moderno. Era hijo ilegítimo de Piero Fruosino y una campesina llamada Caterina, por lo que Da Vinci alude al pueblo toscano en el que nació.

Otro dato curioso es que odiaba a Miguel Angel -el creador de la Capilla Sixtina- y que llegó a criticar la mala calidad del mármol del famoso «David», la escultura cumbre de su rival.

Frente al fresco de «La última cena», la exposición reza: «Hay una figura oculta en este cuadro. Sin embargo, no es quien crees que es. A Leonardo le gustaba basar sus figuras en personas reales, y pasó mucho tiempo vagando por las calles en busca de un criminal que sirviera de modelo para Judas. Cuando su mecenas se quejó de que perdía el tiempo, Leonardo le dijo que basaría a Judas en su mecenas».

No falta en este itinerario algunos de los datos más conocidos del florentino, como que escribía en espejo y que era zurdo, cuya solapa lo presenta como «séver la aíbircsE» y agrega que la «escritura en espejo» ha intrigado a los historiadores del arte durante años: «¿Era zurdo para no mancharse la tinta? ¿O era para evitar que las miradas indiscretas le robaran sus ideas?», interroga el texto.

La biografía de Da Vinci se extiende a los lugares en los que habitó, como las fotografías del castillo de Amboise, donde fue enterrado. En 1516 empezó a trabajar a las órdenes de Francisco I de Francia. Encontró un gran favor y colaboró estrechamente con el rey en el diseño de una nueva ciudad fortificada. «Leonardo murió aquí, en Clos Lucé, en 1519, a la edad de 67 años. Según la leyenda, el rey Francisco abrazó al anciano y lloró», relata el recorrido.

La «Mona Lisa», la «Dama de Armiño», «Retrato de un músico», «Virgen del clavel», «Virgen de las Rocas», «Retrato de Ginebra de Benci» o un zoom a «La última cena» que permite apreciar detalles solo posible en esta plataforma, también conforman la historia de las obras maestras de Leonardo, un recorrido que se extiende al único autorretrato que se conoce del autor, que se encuentra actualmente en la Biblioteca Real de Turín y mide 33 centímetros.

Un dato que no incluye la exposición por la plataforma, pero que sí cuenta el escritor Walter Isaacson en su libro «Leonardo da Vinci. La biografía» es que una de las esculturas más fascinantes de Andrea del Verrocchio, el maestro de Leonardo cuando era adolescente, la de un joven David triunfante con la cabeza de Goliat a los pies es muy probablemente un retrato para el que posó Leonardo cuando tenía 14 años.

A la hora de profundizar en los retratos de Da Vinci, el recorrido toma como ejemplo el «Retrato de Ginevra de Benci», actualmente en la Galería Nacional de Arte de Washington -la única en territorio estadounidense-, y asegura que «se adelanta a la composición y el estilo de la Mona Lisa», trazando una suerte de antecedente sobre la famosa pintura que hoy convoca a millones de visitantes cada año en el Museo del Louvre en París.

La idea de reunir juntos los códices de Da Vinci es tal vez uno de los principales hallazgos de esta exposición, teniendo en cuenta que fue uno de los más grandes eruditos de la historia: con la ayuda de Machine Learning y la experiencia curatorial de Martin Kemp, el experimento permite bucear en sus anotaciones por temáticas. Es sabido que Da Vinci escribía y dibujaba de manera compulsiva por lo que navegar por sus páginas personales permite encontrarse con investigaciones de los temas más variados. La IA en este caso colabora para prestar cierto orden al conjunto, a la hora de navegar.

Por ejemplo, el Codex Atlanticus, que abarca el trabajo de su vida, presenta la búsqueda mítica del vuelo y una carta de presentación que muestra sus habilidades multifacéticas. Mientras tanto, el Codex Arundel, conservado por la Biblioteca Británica, revela las últimas creaciones geniales de Leonardo, incluido un comentario aparentemente mundano sobre su sopa fría. Así de variadas podían ser sus escritos.

Esta colección, según Kemp, «transforma los contenidos de los Códices en un viaje visual interactivo, involucrando al público con una poderosa herramienta para aprender más sobre el complejidades y conexiones que atraviesan el genio de Leonardo, aclarando lo que parece oscuro. El objetivo es dejar que Leonardo nos hable visualmente a lo largo de 500 años».

Da Vinci ideó inventos para la ingeniería hidráulica o militar, pero la mayoría de esas máquinas nunca llegaron a construirse debido a los limitados avances técnicos de la época. Sin embargo resultaron modernas e imaginativas. La plataforma alberga el boceto del planeador y un testimonio en 3D del sueño de Leonardo de volar, con la ayuda del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología de Milán, que alberga en sus salas una colección de 170 máquinas y modelos en 3D del Maestro.

Además, la herramienta de Street View invita a recorrer los sitios en los que nació, vivió y murió Leonardo, desde su ciudad natal, Vinci, hasta el Castillo Sforza que decoró en Milán, pasando a Francia en el Chateau D´Amboise.

La exposición «Inside a Genius Mind», en colaboración con 28 instituciones de todo el mundo, está disponible a partir de hoy de manera libre y gratuita en el link google/leonardo y desde su aplicación en Android e iOS.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios