“Es la segunda vez”



Es la segunda vez. Tenemos contratado el servicio de larga distancia de Telecom para nuestra línea fija no comercial de casa de familia. El año pasado, un o una telemarketer de Telefónica de Argentina llamó a mi casa por la mañana tres veces y terminó confundiendo a nuestra empleada doméstica, que hasta dio su propio número de DNI para reconfirmar “la gratuidad de las llamadas de larga distancia que ustedes ya tienen de Telefónica”, según lo manifestado por el empleado de la empresa, con el agravante de que la línea siempre está a mi nombre, ergo únicamente yo debo autorizar cualquier cambio de prestación de este servicio.

Intervino la delegación Río Negro de la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC), a cargo del delegado en Viedma Luis Macaya, y Telefónica restituyó el dinero mal habido de su facturación, pues la empleada doméstica tampoco nos avisó de aquel llamado y figuraba como si ella misma fuese la titular de la línea.

Este año, el mes pasado, otro u otra de Telefónica de Argentina embaucó a mi hija menor, de 16 años, quien hasta dio su número de DNI (no obstante nuestras advertencias) inocentemente y sin saber qué prestataria tenemos para llamadas de larga distancia (sigue siendo y seguirá siendo Telecom).

Tuve que llamar a una empresa controladora llamada “Banger”, número de reclamo 367000992, operadora Mariana Koiman, -dentro del término de diez días y, si no, me transferían directamente de Telecom a Telefónica mediante un contrato telefónico con una menor de edad y no titular de la línea que está como siempre a mi nombre- para indicarle que no quiero el servicio de larga distancia de Telefónica.

Señores de Telefónica de Argentina y de España, no mientan más a la gente incauta. Si el titular de una línea telefónica no está, no está y, si no quiere atenderlos, también. Si tuviese tiempo, en esta nación deliberadamente mafiosa, procuraría un abogado para resarcirme de Telefónica. La tercera será la vencida y cobraré mucho dinero del juicio, pues Telefónica ahora está alertada de que el fraude por tercera vez es muy grave y será muy gravoso para la empresa.

Patricio Martín Orlando

DNI 12.491.854 – Roca


Comentarios


"Es la segunda vez"