Esperaban sillas y les mandaron sillitas de jardín

El tema del mobiliario en secundarios cipoleños no es tema menor. Al reclamo del Industrial se le sumó ayer el Manuel Belgrano. A los dos les mandaron sillas, pero de jardín de infantes.



CIPOLLETTI (AC).- A la grave situación que padece la comunidad educativa del Colegio Industrial, por falta de sillas y mesas, lo que obliga a una “rotación” de estudiantes, se sumó ayer lo que está sucediendo en el colegio Manuel Belgrano, el más tradicional de Cipolletti, donde también es alarmante la falta de mobiliario.

En medio de este cuadro, el colmo de la desorganización dijo presente: a los dos colegios secundarios que esperaban sillas y mesas para los adolescentes, les mandaron en cambio sillitas de jardín de infantes.

En ninguno de los establecimientos las quisieron recibir y la bronca fue más grande aún.

En el colegio Manuel Belgrano también falta mobiliario y los alumnos del quinto año del turno mañana hicieron ayer una pública protesta, una “sentada” en el acceso al establecimiento, que atrajo a muchos curiosos, donde colocaron en la vereda un sillaje desvencijado y mesas destartaladas que eran testimonios concretos del problema imperante.

La directora del Belgrano, Graciela Mormoneo, dijo que el tema es grave y que si bien aún no han apelado, como en el Industrial, a la “rotación” del alumnado, no se sabe hasta cuándo podrán sostenerse en la actual coyuntura.

Las alumnas Belén Arando y Paola Mendicoa, de quinto año división primera, pusieron de relieve que muchas veces llegan al colegio y tienen que ir de aula en aula buscando sillas y mesas que sobran para ubicarse en su curso.

“Están tan deterioradas las sillas y las mesas que las chicas enganchan sus ropas y se les rompen. Hoy (por ayer) no hubo Francés por este problema”, manifestaron.

Los docentes, como los alumnos, sufren igualmente las consecuencias del mobiliario faltante y obsoleto. En la Sala de Profesores del Belgrano faltan sillas y la atención y las cuestiones administrativas se atienden de pie, incluso cuando deben escribir informes y anotaciones relacionadas con el colegio.

En tanto, ayer en el Colegio Industrial ubicado en Mengelle casi Circunvalación, la situación se mantenía sin soluciones.

En estos dos casos la supervisión local del Consejo Provincial de Educación encauzó gestiones tanto en la delegación regional de Cinco saltos, a cargo de Ana Marinozzi, como en el nivel central del consejo, y en el propio ministerio, acompañando los reclamos de las directoras Fresia Benítez, del Industrial, y Graciela Mormoneo, del Belgrano.

A los dos colegios se les hizo llegar la información, desde la delegación regional, de que “en las horas próximas” tendrían mesas y sillas, nuevas.

Ayer llegaron sillas, sí, pero de jardines de infantes, lo que constituyó un verdadero papelón. “Las mandamos de vuelta. Ni las recibimos”, se indicó en los dos establecimientos.

En medio de este fárrago, la ministra Ana Mázzaro no habló de una entrega inminente de sillas y mesas y sólo puso como argumento que hay dos licitaciones. Una, que “se cayó”, y otra en curso. (Ver aparte).

Los chicos de la “sentada” en el Belgrano encontraron la solidaridad de los vecinos.

CIPOLLETTI (AC).- “Tenemos dos licitaciones de mobiliario que están pendientes de realización”, dijo ayer la ministra de Educación, Ana Mázzaro, en respuesta a los reclamos que se están multiplicando en escuelas y colegios cipoleños.

Explicó que una de esas licitaciones “cayó” porque se vencieron los tiempos de las ofertas, y que la otra “está en curso”.

La ministra sostuvo que hay “dificultades”, en especial en la zona del Alto Valle, y que la solución no puede llegar “en forma más rápida y eficiente. Se está trabajando sobre ese tema”, remató por LU 19.

También aludió Mázzaro a la falta de mantenimiento de escuelas en esta ciudad, por el retiro de Viviendas Rionegrinas -dado que según ese organismo el CPE no pagó lo que le corresponde por esa tarea.

Aquí, Mázzaro fue terminante porque dijo que en lo que hace al mantenimiento se le pagó por adelantado al organismo y que por eso “estamos observando en el plano administrativo el tema de su deserción”.

Mientras tanto, de acuerdo con lo que se supo, directivos, docentes y padres se siguen haciendo cargo de las refacciones menores.


Comentarios


Esperaban sillas y les mandaron sillitas de jardín