Estuvieron a sólo dos metros de la hazaña



BUENOS AIRES (DyN) – Los grandísimos Pumas argentinos estuvieron a punto de consumar una verdadera hazaña, en la ajustada y dignísima derrota por apenas cuatro puntos -37 a 33- frente a toda una potencia, la tercera en el mundo del rugby, como los Springboks sudafricanos, al cabo de un sensacional test match que “electrificó” a la multitud de casi 45.000 espectadores que concurrió al mismísimo “Monumental” de Ríver Plate.

A los 39 minutos del segundo tiempo, a uno del epílogo del tiempo reglamentario, el seleccionado nacional se puso a ventaja mínima de un punto (34-33) mediante un espectacular try de Eduardo Simone, en brillante combinación con la figura de la cancha, el pequeño gladiador Agustín Pichot, un medio scrum maravilloso, que el apertura Gonzalo Quesada convirtió.

Y en el séptimo minuto adicional, de los once otorgados, un muy polémico fallo del árbitro australiano Scott, concediendo penal para Sudáfrica cuando un rabioso ataque argentino puso el juego a dos metros del ingoal, impidió potencialmente lo que podría haber sido una hazaña para el recuerdo eterno.

Fue el punto culminante, el de mayor excitación de un test atrapante de principio a fin y, a la sazón, con un justo ganador final, ya que Sudáfrica había sido claramente superior en el primer tiempo y merecido en ese lapso más ventaja que la de 24-16, edificada a través de un notable rendimiento de sus forwards, en especial la tercera línea y del inteligente planteo táctico que mantuvo lejos de sus palos al enjundioso, pero por entonces desordenado y desconcentrado rival.

Otro momento clave del choque se produjo a los 4 minutos del complemento, cuando Argentina se acercó a cuatro puntos y poco después el capitán Lisandro Arbizu cometió el apresuramiento de jugar dos pelotas para forzar lines en lugar de decidir que Quesada, un gran pateador, intentara sendas conversiones aprovechando su gran capacidad de potencia y puntería en su pie derecho. La postura de Arbizu no prosperó y Sudáfrica, ahora dominado casi hasta el asedio, recuperó la pelota.

A los 7 minutos de esa segunda etapa de enorme emotividad, Quesada desvió increíblemente un penal de esos que casi nunca se el escapan y entonces Argentina perdió otra chance de ponerse a dos puntos.

El ingreso de Felipe Contepomi por el wing Bartolucci a los 15 minutos del primer tiempo resultó fundamental para que Los Pumas tuvieran mayor decisión y contundencia en ofensiva, además de la aplicación de un tackle más eficiente en la tarea de contención.

El test match fue limpio, virilmente disputado, pero durísimo en todo su trámite: prueba de ello los nueve cambios -cinco argentinos, cuatro sudafricanos- que tuvieron que hacerse por diversas lesiones.

Y el final todo un espectáculo, tanto dentro como fuera de la cancha. Adentro, treinta guerreros vaciándose de cuerpo y alma, y en las tribunas un unánime rugido de clamor para que Los Pumas pudieran lograr la hazaña de vencer a Sudáfrica por primera vez en siete enfrentamientos oficiales.

La clave fue cambiar la actitud

BUENOS AIRES (DyN) – El apertura Gonzalo Quesada señaló “el cambio de actitud en el segundo tiempo fue la clave de la levantada” en este duro y apasionante partido.

Comentó que el duro entrenamiento previo que realizaron en piso barroso y en doble turno “lo sentimos mucho al principio, cuando ellos nos estaban pasando por arriba y nosotros no podíamos conseguir la pelota”.

Acerca del penal que erró a los 7 minutos del segundo tiempo, dijo que pesó “que el viento iba a envolver más la pelota. Me dio mucha pena y bronca porque nos íbamos a poner a dos puntos en un momento crucial”.

Gonzalo Longo también fue otro de los que se sintió sorprendido por la táctica rival en el primer tiempo. “Jugaron todas las pelotas disponibles y eso nos sorprendió. Sufrimos bastante el cansancio por el trabajo intenso que hicimos en la última semana. La charla de Loffreda en el entretiempo fue fundamental para el cambio de actitud”.

foto: Entre esquive y “braceos”, Contepomi está tratando de evitar que el jugador sudafricano concrete su propósito de taclearlo.


Comentarios


Estuvieron a sólo dos metros de la hazaña