Evalúan un error en el blanco del ataque

Creen que el objetivo era el juzgado de Favio Igoldi, con causas más complejas que las que maneja Carlos Mussi.

Incendio en la Justicia

por Adrián Pecollo adrianp@rionegrino.com.ar

No hay dudas de la gravedad institucional del incendio a la Justicia.

Queda esperar su esclarecimiento, pero el hecho ya ofrece otras demandas, como también, desnudó falencias del proceso inicial.

Ayer se consolidó en la Justicia que pudo existir un error en el blanco del ataque, apartando así al juzgado de Carlos Mussi y entendiendo su destino en el despacho de Favio Igoldi, ubicado justo en el nivel inferior al lugar del sinistro. Entonces, se desalentaba motivaciones generadas en autores de hechos comunes y se focalizaban en las complejas causas que Igoldi tramita, entre ellas, aquella de corrupción de menores, con seis personas procesadas y privadas de la libertad.

La seguridad del Poder Judicial, también, fue jaqueada. No hay cámaras en el exterior, las existentes están en el interior, en el hall o sectores públicos. Dispone de un guardia policial y, también, de un sereno judicial (que estaba de receso). El uniformado advirtió el fuego con el estallido de los vidrios. No pudo ingresar al lugar porque cada juzgado está cerrado. Los rociadores funcionaron, dice el STJ. Hay quienes afirman que el sistema no se activó totalmente y, por eso, algunas áreas quedaron destruidas.

Los investigadores retiraron las grabaciones de la totalidad de las cámaras en Viedma, procurando cualquier indicio. Buscaban otros videos en los comercios frente a tribunales. Eso ocurría ayer.

El inicio fue errado. El primer análisis arrojó un incendio por cortocircuito, por lo cual, las primeras pericias equivocaron el foco. La rectificación se generó con la aparición de parte de un bidón quemado y el fuerte olor de nafta. La jueza del STJ, Liliana Piccinini -la primera en estar el domingo porque su presidenta, Adriana Zaratiegui está de “compensación de feria”- habría recriminado a la fiscal en la investigación, Paula Rodríguez Frandsen por aquel equívoco, a partir del informe de bomberos. Ellos tienen su descargo. Se llamó a un electricista porque, inicialmente, se plantea que se trata de un cortocircuito hasta que se descarta, explicaron.

La Justicia tiene singularidades. Frandsen comenzó la investigación y, al otro día, pasó a Itziar Soly. Se argumenta cambios de turnos, de “temática” o procedimientos. ¿No era más conveniente que la fiscal inicial siguiera la investigación?. Por caso, Soly recorría ayer el mismo lugar que había hecho Frandsen la jornada anterior. ¿No merecía el hecho, por su trascendencía, un tratamiento especial del STJ y la Procuración?

La última hipótesis reorientó el ingreso de el o los atacantes y lo ubicó por calle Roca, puntualmente por el estacionamiento del bloque radical. Se llega por un portón frente a Educación y ubicado al lado de la Jefatura. Sí, treparon al lado de la sede policial. En el sector hay una cámara, pero se desconoce sus resultados.

DeViedma


Temas

Viedma
Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora