Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

Ex funcionarios rionegrinos: poder, buenos sueldos... ¿todo se termina?

En 34 meses de gestión se fueron 16 altos funcionarios rionegrinos. El Estado nacional fue paraguas para muchos luego de la salida. Críticas al estilo de Weretilneck en la mirada sobre el gobierno actual.



#

El gobernador empezó a modificar el gabinete en los primeros días del 2012. Hoy dice que están junto a él los que quieren estar.

RÍO NEGRO

“La política es así, un día estás y al otro te tenés que ir”. “Acá uno es un fusible”. “Mi renuncia siempre estuvo a disposición”.

Frases trilladas del ambiente político.

“¿Y ahora qué hago?” “¿Cómo es esto de ganar 30, 40 ó 50 mil pesos mensuales a quedar sin trabajo?”. “¿Qué puerta golpeo?”

Frases que nunca se escucharán en público, pero que indefectiblemente aparecen en la mente de quien se encuentra abandonando el máximo despacho de un ministerio.

En Río Negro esas preguntas ya tuvieron que hacérselas 16 personas desde el 2012, cuando el Frente para la Victoria comenzó a sentir los cimbronazos de su propia inestabilidad y el gabinete comenzó a mutar al ritmo de las disputas políticas.

Alejandro Palmieri es el único ministro que se mantiene entre los altos funcionarios que juraron ante Carlos Soria el 10 de diciembre del 2011. El resto de las carteras tuvieron hasta cuatro cambios de titular.

¿De qué viven hoy esos hombres y mujeres? ¿Qué piensan de la actualidad del gobierno que un día los tuvo como protagonistas centrales y al que ahora miran desde afuera?

Esas fueron las preguntas que “Río Negro” hizo durante los últimos días a quienes tuvieron que dejar el gabinete durante los 34 meses de gestión.

Y de las respuestas surge que el Estado nacional ha sido el mejor paraguas para buena parte de esos rionegrinos que quisieron salir rápido de la lista de desocupados.

Siete de esos 16 ex ministros o secretarios con dependencia directa del gobernador están trabajando hoy en el ámbito nacional.

Otros dos están jubilados, uno volvió a su cargo profesional dependiente del Estado provincial y otro es representante de la provincia ante la FAO. Y entre los otros cinco, uno se definió como “desocupado” y cuatro regresaron al ámbito privado, con dispar precisión a la hora de explicar de dónde salen los recursos con los que viven actualmente.

Nueva función pública

Entre quienes consiguieron trabajo en la órbita nacional hay distintas vías de llegada. Las referencias políticas abrieron puertas a Ernesto Paillalef, que desde poco después de dejar Desarrollo Social trabaja codo a codo junto a Emilio Pérsico en la Secretaría de Agricultura Familiar. Ambos son referentes nacionales del Movimiento Evita.

Quienes aprovecharon los contactos realizados con funcionarios de sus áreas a nivel nacional fueron Norberto Delfino (Salud) y Laura Juárez (Medio Ambiente), en tanto que Oscar Albrieu se está desempeñando en el Ministerio de Justicia de la Nación, aclarando a este diario que trabaja ad honórem.

Juan Manuel Pichetto -hijo del senador Miguel Pichetto- no perdió el lugar que tenía en Anses cuando lo designaron ministro de Producción en Río Negro. La crisis entre Weretilneck y su padre lo devolvieron al puesto nacional, en el organismo que conduce Diego Bossio, de excelente relación con el senador.

El otro sueldo nacional para un exministro lo cobra el cipoleño Luis Bardeggia, aunque su caso es particular porque dejó Producción para irse al IPPV y de ahí a la Cámara de Diputados de la Nación. Una de las pocas experiencias no traumáticas de un exministro.

Los que quedaron en la órbita provincial también tienen singularidades. Marcelo Mango volvió al llano como director de escuela (negó tener un cargo en Ctera como muchos le atribuyen), en tanto que Alfredo Palmieri tiene la responsabilidad de representar a Río Negro ante la FAO (Naciones Unidas para la Alimentación).

Querer y poder estar

“Ahora están los que quieren estar”, repitió recientemente el gobernador, Alberto Weretilneck, sobre la conformación de su equipo de colaboradores directos.

La mayoría de los que tuvieron o eligieron dejar el gabinete aportan una mirada diferente, atribuyendo el factor excluyente al propio mandatario.

“La opción del gobernador Alberto Weretilneck es “armar el movimiento popular rionegrino, con peronistas, radicales e independientes. Es lícito, pero yo no puedo estar en ese proyecto”, sostuvo Fernando Vaca Narvaja.

El ex ministro de Obras Públicas dijo que al hacer público su posicionamiento con el massismo, el gobernador “aclaró muchas cosas, por ejemplo la parálisis de la obra pública de los últimos diez meses”, por la cuál él se retiró del gobierno. Consideró que el año próximo “el peronismo tiene que ganar la elección, pero en base a la unidad y con un proyecto de provincia, que es lo que le falta hoy al gobierno”.

Jorge Vallaza, primero en estar a cargo de Desarrollo Social en 2011, dijo sobre la situación del gobierno provincial que los resultados hoy a la vista se deben a la forma de hacer política elegida por Weretilneck, cuya preocupación central es “ver el día a día, cómo zafa, y cómo ganar las próximas elecciones”.

“Todo lo que el FpV criticó de los radicales hoy lo está haciendo el oficialismo en el gobierno”, agregó.

Por su parte, Marcelo Mango explicó que “un miembro del Ejecutivo es un trabajador del gobernador” y como “cambió el proyecto futuro, creí que no tenía más cabida en ese lugar”.

El exministro de Educación no advierte mayores cambios en los destinos del área que tuvo a su cargo, principalmente en lo que tiene relación con las gestiones con el gremio Unter. “Veo que es el mismo acuerdo que logramos el 4 de abril y que veníamos desarrollando. No se terminó de ver el sentido de hacer semejante conflicto para terminar cerrando lo mismo que ya estaba acordado”, opinó.

(Redacción Central / AB / AV)

ministros trabajos


Temas

Bariloche

Comentarios


Ex funcionarios rionegrinos: poder, buenos sueldos... ¿todo se termina?