Expendedores registraron millonarias pérdidas por la caída en las ventas

Todavía no se alcanzaron los volúmenes comercializados en febrero y en mayo solo se recuperó un cuarto de la facturación que se desplomó en abril. Las estaciones de Río Negro y Neuquén perdieron entre $1300 y $1400 millones.





Las estaciones de servicio en Neuquén y Río Negro registraron pérdidas entre $1300 y $1400 millones.

Las estaciones de servicio en Neuquén y Río Negro registraron pérdidas entre $1300 y $1400 millones.

El fuerte impacto del coronavirus en la venta de combustibles líquidos en abril fue tan grande que, a pesar de la tímida recuperación que hubo en mayo, aún no se alcanzaron ni los volúmenes comercializados ni el nivel de facturación de marzo ni mucho menos de febrero y las pérdidas fueron millonarias. 

El desplome inédito que registró el sector en abril no se recuperará rápido y eso fue lo que mostró la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA) en una conferencia virtual de la que participó Energía On

En mayo, a nivel nacional, el repunte de ventas se tradujo en un incremento de 11,9% en ventas de gasoil y del 49,5% en naftas, respecto a abril. Esto también significó una suba del 24%, o $10.759 millones, en la facturación total de las estaciones de servicio del país

Si bien parecen valores para ilusionarse, el nivel de pérdida que se registró en abril fue de $42.346 millones, es decir que restan por recuperarse más de $31.000 millones o un 75%. Además, los volúmenes vendidos en abril fueron un 47,4% respecto a febrero, por lo que la suba de ventas en mayo solo cubrió una parte de lo vendido en abril.  

Lo que ocurrió en mayo es lo inverso a lo que sucedió en abril, sin embargo, no alcanza a compensar lo que ocurrió en abril, solo se recuperó una parte”, indicó el presidente de la empresa de análisis económicos, Economics Trends, Gastón Utrera, en el informe que elaboró para la CECHA. 

Vale señalar que no solo hubo caída en los volúmenes de venta a nivel país sino también hubo una fuerte sustitución de los combustibles de mayor calidad hacia los de menor calidad.  

A pesar del complejo escenario, el presidente de CECHA, Gabriel Bornoroni, aseguró que no hubo despidos ni cierres de estaciones y que están “trabajando para que eso no suceda”. 

En Neuquén 

Los volúmenes vendidos en Neuquén registraron una suba del 45,4% en gasoil y del 58,4% en naftas, con una fuerte suba de nafta Premium. Esto significa que en mayo se vendió un 51,3% más que en abril. En la facturación tuvo un alza del 51,7% lo que se tradujo en $354.700.000. 

De nuevo, son incrementos leves comparados con abril cuando el consumo de combustibles líquidos en Neuquén cayó un 67,6 por ciento siendo el segundo registró más alto de todo el país solo detrás de CABA. Además, en el cuarto mes del año, el impacto en la facturación de las estaciones de Neuquén fue superior a los $1.400 millones y se recaudó un 67,6% menos que en febrero. 

La que más cayó en términos de gasoil fue la provincia de Neuquén y la que menos cayó fue Córdoba, muestra claramente estructuras productivas distintas. En Neuquén se ve el impacto del parate del sector petrolero que generó menos movilidad en Neuquén y en de Córdoba donde hay mucha industria alimenticia es donde menos cayó el volumen”, analizó Utrera.

En Río Negro 

Durante mayo, en Río Negro hubo un aumento del 10,3% en la venta de gasoil y del 29,3% en la de naftas, respecto a abril, lo que promedió un alza del 17,6%. En la facturación significó unos $159.900.000 más que en abril, una suba del 17%.  

Pero en abril la caída de ventas en Río Negro también fue pronunciada y el volumen vendido, de gasoil y nafta, fue un 58,4% menos que en febrero. Esto significó una facturación menor de $1.324 millones en las estaciones rionegrinas. 

En mayo Río Negro solo recuperó un 12,5% de su consumo de combustibles líquidos, es la que menor repunté registró a nivel país y aún le resta recuperar un 87,5 por ciento de los volúmenes vendidos”, expresó Utrera. 

El impacto del coronavirus en las ventas de combustibles mostró un patrón similar en todo el país. En abril, cayeron los volúmenes de todos los combustibles, principalmente los Premium, y se redujo más el consumo de naftas que el gasoil. En mayo, pasto exactamente lo inverso.

“Apenas se empezó a revertir el efecto del Covid, y en términos de facturación solo se recuperó un cuarto de lo perdido en abril. Hay una buena noticia, pero no es para festejar, porque siguen siendo volúmenes y niveles de facturación bajos”, cerró Utrera. 


Comentarios


Expendedores registraron millonarias pérdidas por la caída en las ventas