Fiesta de la Soberanía: un gran marco de público y duras críticas

La convocatorio en el predio del ferrocarril fue un éxito, aunque llovieron las críticas por las entradas y también un cantante criticó al Municipio de Patagones.



Hubo un buen marco de público durante una nueva edición de la Fiesta de la Soberanía. Foto: gentileza.

Hubo un buen marco de público durante una nueva edición de la Fiesta de la Soberanía. Foto: gentileza.

Nuevamente la gente se hizo presente en una nueva edición de la Fiesta de la Soberanía que conmemora la Gesta del 7 de Marzo de Carmen de Patagones.

El estreno del predio en el ferrocarril fue un acierto, aunque otra vez la crítica se posó sobre los espectáculos pagos, a pesar de que se realizan con fondos públicos.

Los espectáculos se iniciaron con Miguel Mateos y siguió el sábado donde se vivieron momentos de tensión por la floja organización en cuanto a la venta de las entradas.

Hubo personas que fueron a comprar anticipadas y le dieron distinta numeración de las sillas. Se hizo el reclamo y desde Agencia de Recaudación Municipal se aclaró que era por orden de llegada.

La sopresa mayor para la gente fue que finalmente si estaban enumeradas. Hubo personas que tuvieron que sentarse separadas. Ante el reclamo, un funcionario reconoció el error en el predio y aclaró que debía "quejarse con los de la Agencia que hicieron todo mal".

Pero los dolores de cabeza para el Municipio de Patagones no terminaron ahí. El sábado por la noche cuando Raly Barrionuevo subió al escenario y pidió a la comuna maragata que abran para que la gente que estaba detrás de las vallas pueda tener la oportunidad de disfrutar el show, a pesar de no haber abonado la entrada.

Las casi 400 personas que pagaron apoyaron al cantante folclórico quien avisó que no iba a comenzar el show. Finalmente las autoridades cedieron y todo fue una fiesta.

Pero los problemas siguieron con Cazzu. Cuando desalojaron a las personas del recital de Raly Barrionuevo, los jóvenes tiraron una valla y se metieron al predio.

Hubo personas que pagaron 600 pesos la entrada y que buscarán un resarcimiento económico ya que luego liberaron el predio.

El show de Cazzu copó el lugar al igual que el cierre del domingo con Antonio Ríos. Un predio que estuvo acompañado por artesanos y un gran patio de comidas, además de un escenario menor donde se realizaron diversos espectáculos con artistas locales.

Al Municipio de Patagones, organizador de la Fiesta de la Soberanía le quedó un gusto agridulce. Queda para analizar si en la próxima edición continuará con la modalidad de separar a la gente, la que puede pagar con las que cuentan con menos recursos y deben disfrutarla desde lejos.

Una fiesta que conmemora una Gesta gloriosa donde un pueblo unido, sin vallas de por medio, logró desterrar al imperio portugués el 7 de Marzo de 1827.


Comentarios


Fiesta de la Soberanía: un gran marco de público y duras críticas