G8: Hollande y Obama presionan por crecimiento y evitar fuga de Atenas




CAMP DAVID, EE.UU. (AFP) - La crisis de la deuda dominará la cumbre del G8, donde el presidente Barack Obama y su par francés, François Hollande, se pronunciaron tras una reunión a favor del crecimiento para compensar las medidas de austeridad. “El crecimiento debe ser una prioridad (...). Sobre el crecimiento, el presidente Obama marcó una convergencia” de puntos de vista con Francia, dijo Hollande tras el encuentro. Durante una conferencia de prensa posterior a la reunión con Obama, Hollande llamó a “hacer todo lo posible para que los griegos puedan quedarse en la zona euro y para que nosotros podamos aportarles el apoyo indispensable en materia de crecimiento, de actividad de inversión”. Por su parte Obama anunció que evocará medidas enérgicas para reactivar el crecimiento en la cita del G8, con los representantes de los ocho países más industrializados del mundo en la residencia presidencial de Camp David, 100 km al noroeste de Washington. En oposición al rigor profesado por la canciller alemana Angela Merkel, el nuevo presidente francés y el jefe de gobierno italiano, Mario Monti desean orientar las políticas económicas de sus países hacia un mayor crecimiento. En momentos en que el bloqueo político en Grecia hace temer un regreso del país al dracma como moneda y abandonar el euro, Hollande subrayó que él y Obama tenían “la misma convicción de que Grecia debe permanecer en la zona euro”. Washington, cuidándose de no parecer intervencionista, subrayó que la resolución de la crisis sigue siendo responsabilidad de los dirigentes europeos, que se reunirán el próximo 23 de mayo. Desde que llegó al poder en 2009, en plena crisis económica y luego de haber promulgado un plan de ayuda masivo, Obama instó a los europeos a trabajar por el crecimiento, pero muchos se negaron, incluyendo aliados tan cercanos como el británico David Cameron. Si bien la economía estadounidense sigue siendo frágil, con una tasa de desempleo de 8,1% -tres puntos superior a lo que era antes de la crisis de 2008- Obama intenta convencer a los europeos de adoptar una política de reactivación similar a la suya, que implicó una inyección de 800.000 dólares en la economía.


Comentarios


G8: Hollande y Obama presionan por crecimiento y evitar fuga de Atenas