Gestionan la reactivación de la planta de Arroyito

La devaluación mejoró las condiciones para exportar.



Si reactivan la planta de Arroyito se abastecerá la demanda de agua pesada de Nucleoeléctrica Argentina Sociedad Anónima.
NEUQUEN (AN).- Los mejores horizontes para la producción exportable y la posibilidad de obtener clientes en los mercados interno y externo habilitaron las negociaciones para destrabar créditos por 33 millones de dólares en el Banco de la Nación y reactivar la planta de agua pesada de Arroyito, que opera la empresa estatal mixta ENSI -Empresa Neuquina de Servicio s de Ingeniería-. Los trabajadores de la fábrica representados por la Asociación de Trabajadores del Estado -ATE- gestionaron una reunión con el ministro de la Producción, Aníbal Fernández para lograr los fondos que permitan volver a poner en funcionamiento el complejo fabril y proveer de 60 toneladas de agua pesada a Nucleoeléctrica Argentina Sociedad Anónima.

Si esa operación se realiza la fábrica podrá trabajar a la mitad de su capacidad durante 2003, dijo Fernando Lisse, delegado gremial de los empleados. Añadió que si se puede trabajar al 50% durante todo el año, con el crédito “es posible acumular existencia de agua pesada” para entrar en las compulsas internacionales. En 2002 la PIAP no pudo participar de una licitación en Corea porque “no garantizábamos la entrega”, dijo Lisse, porque estaban fuera de producción.

Indicó que el gobierno provincial está dispuesto a “poner plata” para la puesta en marcha de la planta pero, “lógicamente quiere negociar mayor injerencia” en su gerenciamiento. A la fecha, dijo Lisse, la Nación debe unos 3,2 millones de pesos -por los ejercicios 2001 y 2002- correspondientes al aporte comprometido cuando se firmó el acuerdo de prórroga de la concesión del yacimiento Loma de La Lata, por 13 millones de pesos anuales.

En la planta de Arroyito existe una guardia de mantenimiento mínima de unos 70 empleados. La mayoría del plantel está distribuida en trabajos de servicio a la industria petrolera. De ese modo, hay un centenar empleado por Pluspetrol y otro tanto por Total en yacimientos de Aguada Pichana y Loma La Yegua en Neuquén, y en Ushuaia.

Según Lisse, los acuerdos entre el gobierno nacional y el provincial que tenían un importante avance, se paralizaron “luego del escándalo de las ternas y la denuncia del diputado Jorge Taylor”. En consecuencia, gestionaron desde ATE nacional una reunión -apoyada por el senador Sergio Gallia- con el ministro Fernández para “que se cumplan los acuerdos firmados”. Lisse ratificó que “están los avales” para que el Banco Nación reciba la autorización para que ENSI pueda adquirir en el mercado libre las divisas equivalentes al crédito por 33 millones de dólares que permitiría poner en marcha la fábrica “ahora que la producción es un buen negocio”.

Como ejemplo, dijo que la cotización del agua pesada oscila entre los 230 y 270 dólares por kilogramo, por lo cual solamente el negocio con NASA le significará a la PIAP-ENSI 16,2 millones de dólares de ingresos. “La planta es muy rentable ahora”, subrayó, y recordó que la venta a Corea #”no pudo realizarse por falta de stock”.

El año pasado fracasó una gestión realizada por el gobierno neuquino en Rusia para que inversores de ese país aportaran fondos para reciclar la planta de agua pesada en una fábrica de fertilizantes. Esa iniciativa de las autoridades provinciales se relaciona con el proyecto originario de la planta, que se ubicó en Arroyito con ese propósito.

También circuló una versión que fue rechazada por Lisse referente a que el gobierno neuquino habría recibido la planta, que demandó una inversión de 1.500 millones de dólares como parte de su patrimonio.


Comentarios


Gestionan la reactivación de la planta de Arroyito