Golpe al dólar ahorro: un Gobierno que corre detrás de los acontecimientos





El presidente Fernández finalmente avaló los mayores controles sobre el mercado cambiario.

La realidad volvió a poner en su lugar el relato.

En todo este último tiempo, el ministro Martín Guzmán se había comprometido ante la sociedad a que nada iba a cambiar para aquellas personas que podían comprar mensualmente los 200 dólares que autorizaba el Gobierno. Pero el valor de la palabra en la política se perdió hace ya mucho tiempo. Nadie hoy se escandaliza por un funcionario que borra con el codo lo que escribe con su mano.

Con estas nuevas medidas, lo que está buscando el Gobierno Nacional es una disminución en la caída de las reservas del Banco Central. Puede ser que, por un tiempo, este objetivo se cumpla, pero en el mediano plazo los problemas para la entidad volverán, ya que este tipo de decisiones no apuntan a generar los cambios estructurales que necesita hoy nuestra economía. Solo son más restricciones sin una luz al final del túnel.

Eso sí, no hay que descartar una ampliación de la brecha cambiaria. Es algo sencillo de entender, cuanto más se restringe el mercado, con más fuerza emergen los valores de la divisa paralela. Es probable que las distorsiones que ya muestra el mercado lejos de converger, en los próximos días se podrían ampliar aún más. Es el nuevo temor que ahora enfrenta el ministro Guzmán tras aceptar un cierre más fuerte sobre el cepo.

Claramente el Gobierno está sin brújula. Corre desesperadamente detrás de los acontecimientos. Sigue sin plan Económico, y toma decisiones que solo sortean la coyuntura cerrando, cada vez más, las posibilidades de recuperación para el país. 


Comentarios


Golpe al dólar ahorro: un Gobierno que corre detrás de los acontecimientos