Golpes coperos

Pizzi quedó en la cuerda floja y le tiró la pelota a la CD.



#

“Les dije a los dirigentes que tienen total libertad de rever mi situación contractual”, largó el entrenador.

El 0-3 ante Arsenal tuvo muchos coletazos en San Lorenzo. Fue un golpe muy duro, a tal punto que Juan Antonio Pizzi tambaleó en su puesto y las complicaciones siguieron con a lesión de Gonzalo Verón. En otras palabras, el Santo no pegó una en su excursión por Catamarca, donde se quedó sin copas (trofeo de la Argentina 2013 y clasificación a la Libertadores 2014)

“Quiero decir que ayer (después del partido) les dije a los dirigentes que tienen total libertad de rever mi situación contractual”, sorprendió el entrenador ante los periodistas que aguardaban en el Aeroparque Jorge Newbery la llegada del plantel desde Catamarca.

“No es una renuncia, simplemente es una liberación del contrato que tenemos firmado para que ellos decidan qué es lo mejor para San Lorenzo después del golpazo que sufrimos. Me gustaría seguir dirigiendo, tengo la fuerza y creo que tenemos el equipo necesario”, aclaró Pizzi.

A media tarde, el DT se reunió con Matías Lammens y Marcelo Tinelli, quienes le ratificaron la confianza, pero está claro que el ex entrenador de Central perdió estabilidad en su puesto. Sin Sudamericana y el bajó den la Copa Argentina, todas las fichas estarán puestas en el torneo Inicial, donde el Ciclón está a seis puntos de Newell’s.

El plantel volvió a Buenos Aires con una mezcla de tristeza y preocupación, por la lesión de Verón. El delantero sufrió un “esguince severo” en la rodilla derecha, pero los médicos del club temen que sea rotura de ligamentos cruzados.

La evaluación previa indicó un esguince “severo” de rodilla derecha, pero el propio futbolista y los miembros del cuerpo médico temen que la lesión sea la rotura de los ligamentos cruzados que lo dejaría inactivo seis meses, como mínimo.

Esta misma lesión sufrió el uruguayo Martín Cauteruccio, a quien el ex Sportivo Italiano estaba reemplazando en el equipo titular y por el cual el club no utilizó el cupo extra que le dio la AFA para ocupar su lugar.

Para cerrar un par de días para el olvido, en la llegada al Aeroparque, un remisero que estaba en el lugar le gritó a Julio Buffarini: “Vergüenza debería darles”. El volante lo miró con cara de pocos amigos y siguió camino.

El plantel volverá a entrenarse hoy a las 10 con vistas al partido de la fecha 12, que será mañana ante All Boys, en el Nuevo Gasómetro. Será con un DT y un plantel golpeados, en la primera de las ocho finales que quedan hasta el final.

copa argentina


Comentarios


Golpes coperos