“Gran incógnita” de 2014 es nivel de salarios, alertan empresarios

Desde la construcción piden más inversiones. Impuestos, inflación y salarios preocupan a Comercio. Registran advertencia de sindicatos de abrir las paritarias.



#

ECONOMÍA

El presidente de la Cámara Argentina de Comercio, Carlos De la Vega, afirmó que la “gran incógnita” para el año próximo es el “nivel de salarios que se pactará”, mientras que el vice de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner, deslizó que el desafío para el sector será tener “más inversiones”.

“Los economistas coinciden en que habrá un crecimiento de la economía pero con índices más débiles, lo que asegura que se mantendrá el nivel de actividad con distintas oscilaciones según los sectores pero que, de todas maneras, el resultado será positivo”, planteó De la Vega, mientras que Wagner admitió que su rubro tiene “la capacidad instalada a full”.

En una entrevista publicada hoy por el matutino porteño Cronista Comercial, los directivos abordaron las expectativas para el año próximo.

En ese sentido, De la Vega mencionó que “una gran incógnita será el nivel de salarios que se pactará en las paritarias de 2014. Es un tema muy difícil porque por un lado presiona la inflación pero no hay duda que un aumento que resulte razonable estimulará los índices”.

Añadió que “todas las encuestas que estamos realizando tanto en Buenos Aires como en el interior indican que en general no habrá una disminución de los puestos de trabajo pero tampoco una suba”.

Ayer, vinculado al mismo tema, el titular de la CGT opositora, Hugo Moyano, había advertido que “si la inflación sigue creciendo, muchas organizaciones gremiales podemos pedir la apertura de las paritarias”

Respecto de las “principales preocupaciones del sector frente al 2014”, el titular de la Cámara Argentina de Comercio mencionó no sólo “la incidencia del nivel del aumento de salarios”, sino también “la creciente complicación en las relaciones laborales que pueden generar proyectos de leyes a consideración del Congreso como el que constituye un castigo al éxito, que propone aumentar los aportes de las empresas que tengan ganancias superiores al 10 por ciento del monto de sus ventas o la que prohíbe despidos”.

“Otra preocupación es el creciente incremento impositivo, especialmente a nivel provincial y municipal. Otro problema que enfrenta el sector es el incesante aumento del precio de los alquileres y las llaves, muchas veces en negro, que exigen los propietarios como condición para acceder al inmueble. Por otra parte, está la competencia desleal que genera el comercio ilegal que parece ser estimulado en algunas jurisdicciones por el poder público”, deslizó.

Wagner, por su lado, dijo que “este año fue bueno” para su sector, y destacó que “el presupuesto nacional en cuanto a obra pública se devengó íntegramente y se ajustaron las cifras con el último DNU. Para el año próximo, el presupuesto marca un 37% de incremento”.

En cambio, con la obra privada “continúan las dificultades de la venta de inmuebles que se manejan en dólares pero para los constructores la reducción de obras privadas se amortigua con la demanda de Procrear y la obra pública”.

Respecto de lo que se espera en cuanto a los costos, consideró que “están aumentando 25 por ciento interanual y las constructoras tienen todas algún índice de ajuste. Pensamos que va a ser un buen año porque nos impacta relativamente poco el tema de las importaciones. Hay pequeños problemas con ascensores pero la industria funciona con el mercado interno”.

“No somos una industria dólar dependiente porque los costos son en pesos y el mercado interno esta traccionando”, aseguró.

Entre los desafíos para el año próximo, identificó como el “principal” el de “lograr un aumento en nivel de actividad porque la capacidad está a full”, y “la demanda exige inversiones”.

DyN y Cronista Comercial.


Comentarios


“Gran incógnita” de 2014 es nivel de salarios, alertan empresarios