El conflicto sindical que sacude el fin de ciclo de Claudio Di Tella en Cipolletti

El anuncio del bono de Nación alteró la calma en el edificio municipal. Días antes de aniversario de la ciudad, el gremio Sitramuci suspendió el servicio de recolección de basura y generó caos en la ciudad. Desde el municipio realizaron tres denuncias contra el sindicato más combativo en la ciudad.

La semana que pasó, Cipolletti se vio envuelta en un conflicto entre el gobierno local y uno de los principales gremios de empleados municipales. A partir de un reclamo por la suma fija de 60.000 pesos que había anunciado el gobierno nacional, la ciudad padeció la retención de servicios en diferentes áreas y tensó el cierre del mandato de Claudio Di Tella.

Cinco días duró el paro convocado por Sitramuci que afectó los servicios como la recolección de residuos en la ciudad, el barrido de calles, las actividades en obras públicas, así como las tareas en el cementerio. 

A partir de esta medida de fuerza, el municipio tuvo que salir a recolectar la basura en otros vehículos y modificó el diagrama de trabajo. El servicio se realizó únicamente durante la mañana y la tarde en camionetas municipales, lo que generó la acumulación de basura en distintos sectores de la ciudad y el reclamo de los vecinos.

Vecinos reclamaron por la acumulación de basura en los barrios. Foto: Gentileza.

Recién el miércoles se llegó a un acuerdo entre el Ejecutivo municipal y el gremio, pero las declaraciones, los cruces por la difusión de distintas versiones y hasta las denuncias por la «ilegalidad» del reclamo llevaron a que la relación entre el municipio de Cipolletti y el sindicato llegue a un punto límite.

La subsecretaría de Trabajo fue el escenario para la firma de la paz entre el municipio de Cipolletti y el sindicato Sitramuci. Las partes llegaron a un acuerdo para restablecer las funciones, especialmente en el área de Servicios Públicos.

Según se estableció en el acta firmada, el municipio se comprometió a seguir discutiendo el ítem de refrigerio, uno de los principales reclamos en el conflicto, y evitar sanciones a trabajadores y descuentos por los días de paro.

Además, adelantaron que «la próxima revisión será en el mes de octubre, ya que viendo la carrera inflacionaria que tenemos decidimos adelantarlo de noviembre a octubre. El próximo 15 de octubre vamos a tener la medición de septiembre; y con el mes de octubre se va liquidar la diferencia de la inflación. El 31 de octubre se liquidará ésta diferencia más el 6% que le corresponde a octubre».


El reclamo por los $60.000 derivó en una marcha por el centro de Cipolletti


Lo que comenzó como una retención de tareas durante media jornada se transformó en un paro que dejó sin recolección de residuos a la ciudad por cinco días. Durante esta semana, los trabajadores se manifestaron en el interior del edificio municipal, lo que generó grandes disturbios. Eso hizo que el intendente Di Tella decidiera desalojar el edificio para evitar que el conflicto escalara a mayores.

Empleados municipales marcharon el martes en Cipolletti reclamando el pago de la suma fija y el refrigerio. Foto: Florencia Salto.

El secretario general de Sitramuci, Omar Meza, había asegurado que las marchas se hicieron para lograr llegar al jefe comunal. «Está prevista una nueva marcha buscando que el intendente se digne no sólo a recibirnos sino a resolver el tema del refrigerio que se había comprometido, cosa que hasta acá no ha cumplido», había planteado este martes.

Meza remarcó que además del pedido de la suma fija, otro de los reclamos era por el pago de refrigerio que establece el estatuto y había quedado congelado hace 18 años en 85 pesos. «Luego de un compromiso de Di Tella, se empezó a pagar el año pasado -en septiembre- pero lo liquidan mal y la mayoría de los trabajadores no lo está cobrando», comentó.

Desde el gobierno local remarcaron la ilegalidad del reclamo, ya que no consideraban obligatorio el pago de la suma fija. «Hicimos una nueva denuncia por la ilegalidad de la protesta ya que está fuera del marco de los reclamos salariales o de paritarias. El bono no contempla la obligatoriedad del pago por parte de municipios y provincias», explicaron fuentes municipales.


Denuncias cruzadas por el estado de los camiones recolectores


Además del reclamo por el bono y el pago de refrigerios, desde Sitramuci habían sumado una denuncia por el estado en el que se encontraban los camiones encargados de la recolección. «Estos camiones no pueden circular por la vía pública», apuntó Meza.

«Los camiones que andan circulando camiones por la ciudad recolectando la basura, los camiones prensa 208 y 209 no tienen freno y hay uno de los camiones que tiene en uno de los ejes las gomas lisas. Es un riesgo muy importante de la integridad física de cualquier trabajador que pueda subirse ese camión a recolectar basura», había sido la denuncia del dirigente.

Para el municipio, el gremio Sitramuci, al quedarse sin alternativas para llevar adelante el reclamo, comenzó a desviar el conflicto con acusaciones falsas como fue el estado de los camiones y el pago de refrigerio.

«Difundieron fotografías falsas de las cubiertas de camiones que no pertenecen al municipio. Los vehículos utilizados tienen la VTV y son revisados cada cierta cantidad de kilómetros por la empresa fabricante, eso es automático. Si no tuvieran frenos o las gomas estuvieran lisas no pasarían los controles», explicaron.

«Todos los camiones tienen cubiertas nuevas, los frenos están bien, todos los meses hay una normativa legal que tiene que cumplir la municipalidad con toda la verificación que se hace sobre los camiones. Eso está certificado», aseguraron.

Y reiteraron: «Es falaz, negamos rotundamente y desmentimos todo lo que se está hablando con respecto al estado de los camiones«.

Pero nuevamente recibieron una respuesta de Sitramuci: «Es una gran mentira, hace siete años no se hace mantenimiento a los camiones. Y el refrigerio saben que lo liquidaron mal. Es lamentable, hay un sólo responsable y es el intendente. Está a poco de irse y no estuvo a la altura de la situación, ponía como excusa a la provincia, pero la gobernadora pago el bono».

El gobierno local aseguró que los planteos del gremio no son nuevos, «esta misma información y este mismo conflicto que está creando Sitramuci, lo ha creado hace cuatro, ocho o diez años para atrás, lo hace siempre con todos los gobiernos«, plantearon.


El acuerdo por el refrigerio, un problema para el gobierno de Buteler


Luego de firmar el acuerdo con Sitramuci, el gobierno local detalló las características de la audiencia realizada con el gremio. Uno de los puntos dejó a la luz que el ítem del refrigerio se tratará a partir del próximo año.

El municipio confirmó que el arreglo estableció cuatro puntos: el cese y la abstención de efectuar las medidas de fuerzas de acción directa en el futuro; el cese y la abstención de continuar con las medidas de coacción contra el personal y bienes del Municipio; que se restablezca la inmediata normalización del servicio público esencial de recolección de basura, barrido,mantenimiento de espacios verdes y demás áreas afectadas por las medidas de fuerza.

Y con respecto al ítem refrigerio, se aclaró que se está abonando, pero adelantaron que se trasladará el tratamiento al próximo gobierno. «Se compromete a trasladar al intendente electo para su tratamiento dentro de la primera parte del año 2024«, aseguraron. 

Por lo que el próximo año se conocerá cómo será la relación que tendrá el intendente electo, Rodrigo Buteler, con uno de los gremios más combativos de la ciudad ya que, a meses de haber asumido, tendrá la responsabilidad de tratar uno de los puntos que mayores problemas trajo a la ciudad durante la última semana.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios