Siguen las asambleas multitudinarias en el hospital de Bariloche, a la espera de una señal del gobernador

A diferencia de lo que ocurre en el resto de la provincia, los hospitalarios de Bariloche llevan adelante un paro por tiempo indeterminado, con apoyo de todos los gremios. Hoy en una nueva asamblea con cientos de participantes resolvieron insistir en una reunión con el gobernador.

Los trabajadores del hospital zonal Ramón Carrillo cumplieron hoy una nueva jornada del paro general por tiempo indeterminado resuelto la semana pasada, que mantiene reducidos los servicios al mínimo, con cobertura de emergencias, y realizaron una multitudinaria asamblea para evaluar la situación y acordar nuevas actividades.

Resolvieron insistir -como reclamo prioritario- con la apertura de un diálogo directo con el gobernador Alberto Weretilneck o la ministra de Salud Ana Senesi, a quienes esperan transmitirles su descontento con los salarios actuales y también el rechazo liso y llano de las propuestas que llevaron a la paritaria. Esperan obtener una recomposición “por porcentaje” a los haberes básicos que les permita “no perder más calidad de vida”.

El parámetro que invocan los hospitalarios de Bariloche es una canasta básica de 900 mil pesos. El delegado de los enfermeros Marcelo Vera dijo hoy que en esa especialidad existen salarios que apenas superan los 350 mil pesos y que “si hasta ahora no estalló todo es porque el grueso de los trabajadores completan sus ingresos con horas extra”.

Señaló que la mejora de un 100% en esos adicionales ofrecida por el gobierno no es la solución porque “repercute en la salud, es esclavizante, son jornadas de 16 horas, en turnos de noche. La idea es pelear por trabajo digno, con un salario que permita el derecho a la recreación y el tiempo libre”.

Vera dijo que la adhesión de la medida en Bariloche es muy alta y que la situación en el hospital en estos días es algo “nunca visto”, con asambleas como la de esta mañana “de la que participaron unos 300 trabajadores, de todos los servicios”, cuando en conflictos anteriores las asambleas reunían a no más de 20 ó 30 personas.

Como otro dato singular del grado de movilización mencionó el vacunatorio callejero que montaron el domingo para atender a personas de más de 65 años. “Vamos a repetirlo el próximo fin de semana, como una herramienta de visibilización y de servicio a la comunidad -explicó-. La respuesta de la gente es muy buena, conmovedora”.

Dijo que el objetivo excluyente que tienen ahora es que los gobernantes “se sienten a hablar” con los trabajadores hospitalarios sin intermediarios. “La salud en la provincia está mal y es el termómetro para todo lo demás. Si no apelamos a la sociedad, este azote va a ser para todos”, aseguró Vera.

Sostuvo que la participación de los trabajadores en la protestas es reveladora de un “hartazgo sincero y espontáneo que no se vio otras veces. La situación no da para más”.

La asamblea de hoy destacó “el apoyo total de personal médico y no médico” a la medida de protesta y acordó convocar a una conferencia de prensa para mañana, en la que esperan comunicar la continuidad de las actividades y exigir una vez más la apertura “urgente” de una mesa de diálogo.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Registrate gratis

Disfrutá de nuestros contenidos y entretenimiento

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora