Habrá equipos de fiscales para delitos graves

Avanza la reforma en el ministerio público neuquino. Hoy asumen sus cargos tres nuevos funcionarios.



#

Alberto Tribug, jefe de los fiscales, prepara un organigrama de trabajo que incluye profundas modificaciones.

NEUQUÉN (AN)- Con la jura de tres nuevos fiscales, que se producirá hoy al mediodía, se avanzará otro paso en el proceso de transformación del ministerio público fiscal en la provincia.

En febrero se pondrá en marcha la nueva organización, estimó el jefe de los fiscales, Alberto Tribug, y entre otras modificaciones habrá equipos dedicados a investigar los delitos más graves y desaparecerán algunas de las fiscalías especializadas.

Los funcionarios que jurarán hoy a las 12 en el edificio del Tribunal Superior de Justicia, Alberdi 52 cuarto piso, son María Dolores Finochietti, Ignacio Di Maggio y Horacio Maitini.

Finochietti ganó el concurso para ser fiscal de Cámara. En cuanto a Di Maggio y Maitini, asumirán respectivamente en las fiscalías de Delitos contra la Administración Pública y Delitos Violentos contra las Personas.

Pero ambos organismos desaparecerán en la nueva estructura, tal como anticipó “Río Negro” hace un mes, y pasarán a ser fiscalías generales.

Quedarán como especializadas la fiscalía General; la de Delitos Juveniles y la de Graves Atentados contra las Personas, que a su vez tendrá una sub agencia destinada en forma exclusiva a los delitos contra la integridad sexual.

Tribug dijo ayer que “una parte del organigrama ya está definido y aunque faltan algunos detalles vamos a llegar bien a febrero con la nueva organización”.

Agregó que en las próximas semanas tendrá reuniones con los fiscales y definirá el lugar que ocupará cada uno en la estructura del ministerio encargado de investigar los delitos.

Adelantó Tribug que una de las novedades será el cambio en la metodología de investigación de los hechos más graves: se formará un equipo con un fiscal de primera instancia y un fiscal de cámara que controlará los avances de la investigación, de forma tal que cuando sea el juicio oral ya estará empapado de los detalles del caso.

En la actualidad los fiscales de primera instancia investigan hasta el momento de la elevación a juicio, y recién a partir de ese momento comienzan a intervenir los fiscales de Cámara.

La división en fiscalías especializadas se realizó en 2001 y tuvo un buen funcionamiento durante unos años, hasta que se produjo un desbalance en la cantidad de causas que manejaba cada una.

Según un informe de la Auditoría del Poder Judicial, “la fiscalía de Delitos contra la Administración Pública no ha obtenido ni siquiera una condena en los juicios correccionales en los que intervino durante 2007 y 2008, y la fiscalía de Delitos Complejos sólo ha conseguido una”.

La división por temas reveló otro punto débil: el control de la corrupción quedaba virtualmente en manos de quien tuviera la facultad de nombrar al fiscal de Delitos contra la Administración Pública.

En el área de las fiscalías de Cámara hay otras vacantes para cubrir pero debido a esta reestructuración, a la próxima reforma del Código Procesal Penal y a dificultades presupuestarias, no se designará a los reemplazantes por lo menos en el futuro inmediato.


Comentarios


Habrá equipos de fiscales para delitos graves