Es de Roca y hace cinco años espera que lo operen de un tumor en la nariz

Timoteo Alsina vive en Roca y padece un tumor expansivo que le está llegando a sus ojos. En cinco oportunidades la operación fue suspendida por distintos motivos en el hospital López Lima.



Con una gasa Timoteo oculta el daño que la enfermedad está haciendo en su nariz.

“Cada vez tengo menos nariz. Por las noches no logro dormir porque me pica, me duele. Yo me pongo hielo para aliviar pero no alcanza. Lo peor es que hace dos años que no puedo trabajar por esta enfermedad”, dice Timoteo Alsina, quien padece de un tumor expansivo.


El hombre tiene 66 años y vive sobre calle Güemes, en Stefenelli, General Roca.
Durante toda su vida fue un trabajador rural, pero nunca le hicieron los aportes, lo que impide su jubilación.


Tiene ocho hijos ya grandes, pero al menos tres dependen exclusivamente de él, pues padecen problemas de salud o presentan alguna discapacidad.
Su esposa también sufre de una enfermedad llamada Epoc (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica), lo que la obliga a tener un tubo de oxígeno en forma permanente.


Don Alsina es conocido en Stefenelli por su honestidad y sobre todo porque es muy trabajador. Suele vérselo cortando leña con moto sierra en las chacras o con su caballo arando la tierra para sembrar verduras. Pero a sus pesares se sumó el robo de esos animales el año pasado.

“No logro que me operen de una vez. Hace pocos días me dijeron que no hay cama para internarme. Ya no puedo vivir así”.

Timoteo Alsina
trabajador rural.


“Ahora vivimos con la pensión que tiene mi esposa porque yo ya no puedo hacer changas. Me tengo que cuidar y esperar esa bendita operación que no llega nunca”, dice molesto.


El hombre lleva siempre una gasa en su nariz para evitar una infección, pero también para ocultar el daño que el tumor va haciendo en su rostro.
“Estoy preocupado porque ahora se está extendiendo hacia el ojo y no sé en qué puede terminar”, se lamenta.

Don Alsina vive de lo que cultiva en el verano y de cortar leña en el invierno. El tumor que tiene le impide seguir trabajando.


Los problemas en su salud comenzaron en el 2012 con una pequeña lastimadura en su nariz, confiado en que no era nada grave siguió con su trabajo, pero los dolores comenzaron a acrecentarse y no había crema que lo aliviara.


Desde el centro de salud de Stefenelli se hicieron varios intentos por internarlo, pero nunca logró llegar al quirófano.
En el 2013 comenzó con mayores controles y fue una doctora la que le informó sobre una operación para detener el tumor. A pesar de la gravedad que presenta sigue a la espera de una intervención quirúrgica.

Cinco postergaciones
Don Alsina asegura que ya van cinco postergaciones de operación:en dos oportunidades fue por paro de trabajadores de la salud, en otra ocasión porque el médico cirujano se enfermó y el resto por los altos valores de azúcar en sangre (hiperglucemia).

Las operaciones fueron suspendidas por paros, por problemas de salud del médico o porque no pudieron controlar su diabetes antes de llegar al quirófano.


“He llegado a estar listo para entrar al quirófano pero por el paro de trabajadores me hicieron volver. Estoy cansado de dar tantas vueltas, sacar turnos, hacer papeles, controles y no pasa nada. Ni siquiera me dan la crema que me tengo que poner y vale $1.400. En todos estos años me la entregaron una sola vez”, relata el hombre que ya ha perdido más de la mitad de su nariz y espera algo de consideración de parte de los profesionales del hospital.


Temas

Hospital Roca

Comentarios


Es de Roca y hace cinco años espera que lo operen de un tumor en la nariz