“Hacia el precipicio rionegrino”



El gobernador Weretilneck y legisladores –totalizando 20 individuos– fueron denunciados penalmente por el Tribunal de Cuentas provincial, a la cabeza del cual está Juan Huentelaf, quien ya había intervenido contra los legisladores por prebendas de diez mil pesos mensuales para gastos reservados cobradas en forma irregular durante diez años. Ahora este diario, en su edición del 3 del corriente, nos informa en detalle la actuación en contra de 20 “intocables” y especifica que Weretilneck, cuando estuvo a cargo del Legislativo en diciembre del 2011, durante veinte días utilizó 505.000 pesos sin rendir cuenta alguna del gasto. También el conocido diputado radical Bautista Mendioroz, 980.000 pesos que habría sacado sin rendir cuenta, y otros legisladores. Entre ellos están el elevado –por su altura– abogado Casadei, referente de nuestro circuito, con la suma de 289.860 pesos, cuyo uso nunca explicó; Magdalena, con 30.520, y Fabián Gatti, con 63.220. ¿Cómo vamos a meter preso al jefe de Policía del gobernador? Pero ha ocurrido lo que yo imaginé cuando se hizo la primera denuncia del Tribunal de Cuentas; había que contradenunciarlo, o sea, anular un trabajo de investigación –aunque tardío, justo–. Entonces hay que ver la página 13 de este diario del 2 del corriente, con foto incluida, que dice: “Primer paso en busca de un jaque al Tribunal de Cuentas”. ¡O sea que ahora empiojaron el asunto y todo puede terminar en nada! ¿Para ello hemos votado a un montón de abogados duchos en estos menesteres que pueden terminar presos? Pienso nomás, por todo lo que los rionegrinos hemos visto, desde asaltar un banco hasta vender el nuestro. Ahora resulta que el Patagonia –nuestro Banco Provincia– está ubicado entre los principales del país y nosotros somos unos de los mejores clientes, despreciando, al menos en San Antonio Oeste, al del Chubut, que vino a tendernos una mano solidaria. Claro que Weretilneck quiere hacer negocios con Petrobras y Vale, que ha quedado al acecho. Por si esto fuera poco, los del gremio legislativo están siendo investigados por el juez Igoldi y el fiscal Trejo por presunto fraude en perjuicio de la administración pública… y bueno, el personal ha visto lo que hacen sus jefes, los diputados. No hay respeto por la Justicia y por algo será. Si no, esto no podría ocurrir, es demasiado, un escándalo. Digo yo: ¿cuál será el pensamiento del gobernador tras haber cambiado a tantos ministros sin resultado alguno aparentemente? ¿No sería necesario que hiciera como los japoneses –el suicidio– cuando no obtienen resultados concretos? Pero podría llamar a elecciones e irse junto con Arriaga a trabajar en Cipolletti, ciudad sitiada por la delincuencia en general. ¿Qué ocurriría si los okupas tomaran la Casa de Gobierno en Viedma? ¿Cambiaría para bien o sería para mal si nos gobernara gente necesitada pero con ganas de progresar? Para hacer caminar la provincia no se necesita gente con autos de alta gama: honestidad y trabajo es lo que necesitamos en el gobierno de Río Negro. No los trato de deshonestos, sólo me fijo en lo que hacen con nuestros flacos dineros. Al respecto algún día la Justicia, acorralada por las pruebas, se expedirá y tal vez les dé la razón a estas dolidas apreciaciones fruto de ver lo que nos hacen nuestros representantes. Llamar a Pichetto parecería predicar en el desierto. Juan Carlos Malgesini, DNI 4.673.429 Puerto del Este

Juan Carlos Malgesini, DNI 4.673.429 Puerto del Este


Comentarios


“Hacia el precipicio rionegrino”