Hartos del riesgo, cavaron badenes por su cuenta

Vecinos de un barrio ubicado sobre la avenida del Trabajo, en Catriel, decidieron poner fin al exceso de velocidad



CATRIEL- Preocupados por las altas velocidades que algunos conductores inescrupulosos levantan con su vehículos, y de exponer su integridad y la de sus familias a serios riesgos, un grupo de vecinos realizó por su propia cuenta dos badenes sobre una avenida ubicada en un barrio. Aunque saben que la medida tomada no cuenta con ningún marco legal, están esperanzados en que el paso que dieron sea tomado en cuenta por las autoridades para darle una solución al tema.

El martes, un comunicado dirigido a “la población de Catriel” fue entregado en las mesas de entrada de la comisaría 9 y de la municipalidad, a la vez que tomó estado público al ser difundido por una FM local. Su texto rezaba: “los vecinos de la avenida del Trabajo se dirigen a ustedes a fin de comunicarles que se ha realizado una especie de badén en la misma”, porque “dicha arteria es considerada de mucho peligro para la gente que la transita, por la alta velocidad en que los automovilistas lo hacen”.

La avenida en cuestión -de tierra- es una vía muy utilizada por los habitantes de Catriel, ya que bordea el barrio 400 Viviendas, y desemboca en una cuadra donde se alzan tres establecimientos educativos. Sobre ella se ubican los accesos al complejo de departamentos, al igual que varios comercios, entre ellos un supermercado, verdulerías, una base de taxis, una tienda, quioscos, y varios locales más, dedicados a diversos rubros.

Aunque “los badenes” practicados sobre la mencionada avenida no son tales, ya que más bien son una estrecha hendidura en la tierra, obligan al conductor atento a disminuir la velocidad. El que no lo hace, siente en su rodado un fuerte cimbronazo. La vía es de doble mano, a pesar de su angostura, que se acentúa cuando ambos lados están ocupados por vehículos estacionados. Derly Calderón vive sobre la avenida del Trabajo desde hace tres años. Está desocupado y es la cabeza de una familia que se completa con su esposa y dos pequeñas. Es quien se encargó de juntar las firmas que rubricaron el comunicado y comentó a este diario que “desde hace mucho estamos preocupados por esta calle: esto es un barrio, así que está lleno de chiquitos y acá pasan a toda velocidad, sobre todo las camionetas de las compañías. Y encima, los fines de semana hay que tolerar las picadas”.

Agregó que los vecinos son concientes de no contar con un permiso para practicar los badenes, pero creen que esto puede llamar la atención a las autoridades. El secretario de Gobierno, Marcelo De Nápoli, explicó que los vecinos no pueden arrogarse el derecho de efectuar cambios en un ámbito público, pero admitió que la avenida del Trabajo, como otras arterias de Catriel, es peligrosa. Dijo además que tomaría cartas en el asunto. “Si hay que hacer algo sobre esa calle, lo debe hacer la municipalidad, porque se debe evaluar qué es lo más adecuado para prevenir, y además, se debe señalizar correctamente”, agregó el funcionario.


Comentarios


Hartos del riesgo, cavaron badenes por su cuenta