Hay dos sospechosos por el caso de Abel Laurín

El padre reveló al fiscal datos de sus averiguaciones. Joven vinculadoa un crimen estaba con la víctima.

NEUQUÉN

NEUQUÉN (AN).- Luego de que el martes la Justicia rionegrina se declarara incompetente, se reactivó la investigación por las graves lesiones que Abel Laurín (19) sufrió el 4 de febrero pasado en la costa del río Neuquén y según se supo ya hay dos sospechosos sindicados.

Si bien el expediente de la justicia rionegrina aún no llegó a la fiscalía neuquina, el fiscal Agustín García retomó las actuaciones ya que fue quien tuvo inicialmente la causa a su cargo hasta que se resolvió remitirla a Río Negro, dado que según los testigos el disparo provino de la costa de Cipolletti.

Precisamente los dos jóvenes que están sindicados como los autores del ataque que mantiene a Abel al borde de la muerte, son adolescentes que formarían parte de una banda identificada con una de las familias que viven en ese sector de la costa cipoleña y tendrían coincidencias con las personas sindicadas por el padre de Abel, Luis Laurín, quien relató el martes al fiscal García lo que por su cuenta había averiguado.

A cuatro meses del hecho el escenario del ataque muestra que Abel no pudo haber visto quién le disparó. Es que el sector en donde pasaba la tarde a la altura del barrio Provincias Unidas tiene una densa vegetación, y el islote que se ubica entre ambas costas está repleto de malezas de varios metros de altura.

La investigación inicial, allá en los primeros días de febrero, tuvo también sus complicaciones ya que si bien eran varios los chicos que estaba con Abel, eran pocos los que en un primer momento hablaban.

Con el correr de las entrevistas se supo que los adolescentes trataron de evitar decir que entre ellos estaba Denis Cardozo, un joven que fue condenado y luego absuelto como partícipe en un homicidio.

Mientras Abel se debate entre la vida y la muerte, en estado vegetativo y según dijo su padre “esperando que el corazón no le de más”, el caso volvió finalmente a ser investigado.

La causa no era investigada por nadie, ya que hubo un vacío entre la declaración de incompetencia de Neuquén y la asunción del caso por Cipolletti. Y tal como había amenazado entonces el padre del chico, fue un corte de una calle y la toma de un colectivo interurbano lo que finalmente agilizó la investigación.

“A pesar de que no llegaron las actuaciones de Río Negro y que sostenemos que el disparo vino desde allí, reasumimos el caso para darle una respuesta a la familia”, aseguró ayer el fiscal García.


Comentarios


Hay dos sospechosos por el caso de Abel Laurín