“Hay que legislar para todos los que eligen el cannabis como medicina”

María Eugenia Sar es, además de la abuela de Joaquín, la cara visible de la lucha por el autocultivo. Apuesta a que el presidente lo autorizará por decreto.



Pasado mañana, el colectivo de Profesionales de la Salud por el Cannabis Terapéutico (Procannt) se reunirá en Buenos Aires con el presidente Alberto Fernández para pedirle que, a través de un decreto, autorice el autocultivo de marihuana para fines medicinales, hasta tanto la ley que existe no se modifique.


Y la que seguirá de cerca ese encuentro será María Eugenia Sar, la abuela que hace unos días logró que esta localidad le permitiera, a ella y a otros usuarios, cultivar. Para asegurarse de que Joaco, su nieto de 8 años, nunca se quede sin el aceite que saca de esa planta, que es lo único que pudo convertirlo, según ella, “en un nene feliz”, al atenuar los síntomas que le provoca el síndrome de Tourette que padece.


La mujer, que lidera la asociación Cannabis Terapeútico de San Antonio y Las Grutas, respaldará desde ese grupo el pedido de los profesionales. “Lo ideal sería que la ley de cannabis se modifique, y también la de estupefacientes, bajando la marihuana de la lista de drogas duras, tal como lo pidió incluso el comité de drogas de la Organización Mundial de la Salud a las Naciones Unidas, sin conseguir respuesta. Pero es importante lograr que, hasta que esto pase, a través de un decreto de necesidad y urgencia se habilite el autocultivo”, dijo María.


Ahora, la abuela cannábica, como la bautizaron todos los que respetan y acompañan su lucha, está de regreso en Las Grutas. Es que la gran repercusión que causó la aprobación de la ordenanza que ella impulsó hizo que desde varios canales nacionales la convocaran para participar de sus programas. Y, ya en su casa, no abandona las alternativas de una causa que, ahora, seguirá en escenarios nacionales.

“Es como sostenemos a través del hashtag, #LeydeCannabis, eso es lo que necesitamos. Y ahora ése es mi objetivo y el de todos los que, como yo, quieren que el Estado deje de arrojarnos a la clandestinidad” dijo la mujer, que aclaró que “lo que se votó en 2017 sólo autoriza el uso de aceite para la epilepsia refractaria. Y, aunque no prohíbe el autocultivo, no lo reglamenta. Pero tengo esperanza. El ministro de salud nacional Ginés González García dijo que se ocuparía del tema. Y también lo anunció el jefe de la bancada del Frente de Todos, Máximo Kirchner. Además, ya no está (Patricia) Bullrich como ministra de seguridad. Porque cuando los familiares hablábamos de salud ella salía a hablar de narcotráfico, y lo combatía persiguiendo a compañeros cultivadores”, se lamentó.


Apasionada, reconoció que su militancia nace de su amor por Joaquín.

“Mi nieto me trajo hasta acá. Hace 4 años, antes de que a Joaco le diagnosticaran Tourette y empezáramos a buscar alternativas para el antipsicótico que le recetaron, me hablabas de marihuana y te hubiera dicho que era una droga, y hubiera sido dura con quien la usaba. No tenía mi cabeza abierta para esto”

María Eugenia Sar

“Luego, vino el amparo que presentamos ante la Justicia para que nos autorizaran a cultivar. Y cuando salió favorable me pesó. Y lo dije, porque pensé ‘esto es para Joaquín, pero también tiene que ser para todos los demás, porque si no es para todos más que un reconocimiento de derechos termina siendo un privilegio’. Así lo dije al salir tras conocer el fallo, y desde ahí empecé a sentir el respaldo del colectivo cannábico” recordó.
Hoy, mientras custodia con la mirada las plantas que se asolean en su balcón, lo reafirma. “No es la vía judicial el camino, sino la legal. Hay que legislar en lugar de judicializar. Por mi nieto y por todos los que tienen el derecho a elegir al cannabis como su medicina” finalizó.


Comentarios


“Hay que legislar para todos los que eligen el cannabis como medicina”