Héctor García y la militancia mediática por Malvinas



Carlos Sebastián Ciccone*

Con papel y tinta, contribuyó a que la disputa de soberanía entre Argentina y el Reino Unido no solo se integrara a la agenda política, sino que interpelara a nuestra sociedad.


El reciente fallecimiento de Héctor Ricardo García invitó a los medios a reflexionar acerca de la importancia en el mundo periodístico, a repasar algunos aspectos de su vida, a reflexionar acerca de su influencia en los modos de construir las noticias en Argentina. Como consecuencia, surgieron publicaciones que lo destacaron por sus placas rojas llenas de impacto informativo, que lo reconocían como el creador de un estilo periodístico cargado de muchos “-ismos” (dramatismo, sensacionalismo, etc.), con grandes titulares y fotos que impactaban a los lectores de Crónica. Sin dudas, García hizo eso y mucho más…

Podríamos detenernos en reconocerlo como un periodista de larga trayectoria (figura creativa si las hubo), como empresario de medios y espectáculos creador de grandes éxitos como la revista “Así es Boca”, “Así”, el diario “Crónica” y Crónica TV. Sin embargo, en este breve texto enfatizaremos en una cuestión: García fue el creador de la militancia mediática por la recuperación de Malvinas. Basta con recordar algunos hechos que nos permiten afirmar que, de una forma u otra, su vida profesional estuvo vinculada con Malvinas; acontecimientos que lo convierten en un actor privilegiado en estos -hasta ahora- 186 años de imperialismo británico.

El diario “Crónica” comenzó a circular en las calles porteñas el 29 de julio de 1963. Con poco más de un año de vida, el diario brindó la cobertura exclusiva del vuelo de Miguel Fitz Gerald a la capital isleña, favoreciendo a que la opinión pública apoyara al piloto argentino y así inclinar la balanza para que no fuese sancionado por las autoridades.

El propio García había ofrecido financiar la travesía, pero la negativa del piloto hizo que el aporte se redujera a la cobertura. Aquella tarde del 8 de septiembre de 1964, a tapa completa, con grandes letras y sin dar indicio previo, la quinta edición del diario irrumpió con la noticia “Malvinas: hoy fueron ocupadas”. Fitz Gerald fue recibido por una multitud en Buenos Aires, y el edificio de Crónica se convirtió en parada obligada de la caravana que lo vitoreó; allí lo esperaba García para realizarle una entrevista.

Dos años después, de la mano del famoso Operativo Cóndor, García pisó suelo malvinense. Con cámara en mano y una campera de abrigo, el Gallego vivenció en primera persona este acto de reivindicación soberana. En uno de sus libros autobiográficos, García relata que Dardo Cabo, líder del grupo, lo contactó y le ofreció viajar a cubrir una nota “muy importante”, “un viaje de dos días al sur del país”. Horas después se encontraba en el vuelo 648 con destino a Río Grande y Ushuaia.

A partir de allí, “(…) comencé a presenciar, inocentemente, una de las primeras partes del que, luego sabría, era el Operativo Cóndor”, comenta el dueño de “Crónica”. Esta misma postura adoptó el diario para representar la experiencia de su director como parte de la tripulación que viajó a la capital rebautizada Puerto Rivero, evacuando todo tipo de dudas acerca de la participación de García en un hecho que fue repudiado por el mismísimo presidente, y que podría haberle generado sanciones legales.

En ediciones posteriores, Crónica repudió el maltrato que la policía inglesa propinó a su director, aduciendo que había sido ofendido y “torturado” para quitarle todo su material fotográfico. Así, en palabras del diario, García fue caracterizado como el “único periodista del mundo que presenció el Operativo Cóndor”, uno de los pocos argentinos que vio “flamear la bandera argentina en las Malvinas”.

Tras lo ocurrido en 1964, Fitz Gerald comenzó a trabajar como piloto de Crónica, por lo que los caminos de García y el piloto se unieron. Tal es así que, en 1968, ambos nuevamente llegaron a Malvinas, esta vez bajo la insistencia del empresario por obtener una nota exclusiva con el entonces ministro de Estado en el Foreign Office, Lord Chalfont.

Sin embargo, fiel al estilo del diario, la visita generó gran repercusión, no solo porque un avión argentino nuevamente llegaba a Malvinas, sino también porque el aterrizaje forzoso convirtió la avioneta en metal inservible para retornar al continente. La primera plana del matutino así lo confirmaba: “‘Cronica’ en las Malvinas”, “Misión periodística con dramático final: se estrelló el avión en ‘Puerto Stanley’; cronistas ilesos, interrogados por ingleses”.

Esta “dramática” situación obligó a que el Estado argentino interviniera y estableciera negociaciones con su par británico, a fin de acordar el traslado del vehículo y evitar todo tipo de sanciones hacia los protagonistas.

Con el correr de las décadas, la caracterización de los ingleses como “piratas”, el desembarco de las tropas argentinas el 2 de abril de 1982 como un “argentinazo” y las advertencias a los ingleses (“basta, piratas”, “si nos atacan ¡van a la lona!”), reafirmaron el sello de Héctor Ricardo García acerca de Malvinas.

Una impronta que también trasladó a la cobertura de eventos deportivos como el Mundial de México 86, donde el recordado Argentina-Inglaterra representó una oportunidad única para trasladar al ámbito deportivo la lucha por la soberanía o, incluso, la propia guerra. En aquella oportunidad, el suplemento deportivo indicó que la victoria argentina se debió también a que “Esta vez la reina no tuvo a Reagan”.

La caracterización de los ingleses como “piratas”, el desembarco de las tropas argentinas el 2 de abril de 1982 como un “argentinazo” y las advertencias a los ingleses (“basta, piratas”, “si nos atacan ¡van a la lona!”), reafirmaron el sello

Lo importante es que, en los primeros años de “Crónica”, García logró que las Islas Malvinas ocuparan la primera plana y se incorporaran a la agenda política. Todo ello en calidad de actor de la sociedad civil que, valiéndose del papel y la tinta, contribuyó a que la disputa soberana entre Argentina y el Reino Unido excediera los ámbitos gubernamentales y diplomáticos y llegara a los hogares e interpelara a la sociedad argentina en su conjunto.

*Centro de Estudios del Siglo XX (Universidad Nacional del Sur-Conicet), coordinador regional de Red Federal de Estudios sobre Malvinas, IFDC-San Antonio Oeste


Comentarios


Héctor García y la militancia mediática por Malvinas