Helicópteros y aviones combaten incendio entre Zapala y La Rinconada

Unas 500 hectáreas de estepa y arbustos quedaron calcinadas en el paraje La Bomba. El fuego seguía descontrolado anoche, con un frente de más de dos kilómetros. Combatientes de Bosques de la Provincia con asiento en Junín y San Martín de los Andes luchan contra las llamas. En Río Negro prosigue la lucha.



SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- Un incendio desatado por la tarde del jueves en el paraje La Bomba, consumió hasta anoche unas 500 hectáreas de vegetación de estepa y arbustos entre Zapala y La Rinconada.

Un enorme frente de fuego de algo más de dos kilómetros, seguía avanzando anoche de manera descontrolada, pese al esfuerzo de los combatientes.

Dos cuadrillas de Bosques de la Provincia con asiento en Junín de los Andes fueron despachados al lugar del siniestro en cuanto se tuvo la confirmación del foco, y ayer al mediodía se sumó otra cuadrilla completa de Bosques de San Martín de los Andes.

Un total de 25 combatientes atacaron el fuego con herramientas específicas de mano, y contaron con el apoyo de un helicóptero Hughes 500 D de Bosques de la Provincia que fue despachado desde su asiento en Loncopué, y otra aeronave Bell UH1H del Plan Nacional de Manejo del Fuego.

Los dos enormes aviones hidrantes alquilados por el gobierno neuquino al estado de Quebec, Canadá, entraron ayer en acción por primera vez desde que arribaran al aeropuerto Chapelco de San Martín y Junín de los Andes el 10 de enero pasado. (Ver infografía)

No obstante estos recursos, las llamas resultaron imparables ayer, y las altas temperaturas registradas por la tarde fueron desfavorables para el combate.

El foco inicial del incendio se sitúa en el kilómetro 968 de la ruta nacional 40, entre los parajes “La Bomba” y “La Negra”, y al este del camino. El siniestro se ubica a 100 kilómetros al norte de Junín de los Andes, y ayer era claramente visible desde la ruta, desde donde se pudo observar la densa humareda oscura, .

El viento sopló hasta el cierre de esta edición desde el suroeste expandiendo velozmente el frente de fuego sobre la estepa subarbustiva y los faldeos y lomadas del lugar.

Por fortuna en el área del siniestro no se ubican viviendas de pobladores. Al respecto, el gerente de la Unidad de Producción del gobierno provincial, Guillermo Pellini, indicó que el campo afectado pertenece a la estancia Santa María, dedicada a la cría de ganado vacuno.

El funcionario expresó sus esperanzas de que “este primer gran incendio en la provincia en lo que va de la temporada, pueda controlarse rápidamente. Dispusimos de todos los medios con los que contamos, incluso los aviones hidrantes”.

Pero los pronósticos meteorológicos no resultan alentadores, ya que indican que hoy y mañana las temperaturas se mantendrán altas, sin probabilidad de precipitaciones, y con los vientos soplando en forma permanente desde la cordillera.

En la zona no hay barreras físicas como arroyos, ríos o bardas rocosas transversales, que puedan actuar como cortafuegos naturales, por lo que se estimaba anoche que el combate contra este siniestro podría durar varias jornadas, y el área afectada se incrementaría, de no mediar algún factor imprevisible del clima.

En el Este rionegrino la lucha apenas da respiro

VIEDMA (AV)- El fuego convirtió en cenizas a unas 700.000 hectáreas de campo en Río Negro. Pero es incalculable el daño ecológico producido.

Desde el 8 de diciembre a la fecha unos 250 bomberos no saben lo que es descansar un fin de semana, mientras que los productores languidecen frente a años de esfuerzo que se quemaron en segundos. Los focos se fueron sucediendo uno detrás del otro entre los campos secos. Todos se apagaron a pico, pala y máquinas que abrieron 500 kilómetros de picadas, la misma distancia que une Viedma con Cipolletti. Todo fue esfuerzo humano y ni una gota de lluvia.

Los últimos focos como el de Cubanea estaban controlados anoche, al igual que el de Vintter y se esperaba que sucediera lo mismo con las aproximadamente 30.000 hectáreas de la zona del Gualicho, donde el jueves se inició el fuego. Aparentemente unos camioneros que pararon al costado de la ruta no habrían apagado debidamente el fuego de un asado que el fuerte viento colaboró para avivarlo y dispersarlo por el monte. Este foco generó la movilización de los bomberos de San Antonio Oeste, Las Grutas, Conesa, Choele, Lamarque y Chimpay, además de máquinas y combustible.

Según las estimaciones sobre las 700.000 hectáreas quemadas se perdieron 400 kilómetros de alambrado -sin contar los últimos focos- lo que implica aproximadamente 1.200.000 pesos. En animales la pérdida se estima en unos 300.000 pesos sin contar el valor incalculable de la fauna silvestre.

El director de Defensa Civil de Río Negro, Jorge Amaro, agregó a estos datos que hasta el momento las máquinas dispuestas por Viarse abrieron 500 kilómetros de picadas con un costo de 25.000 pesos que debe abonar la provincia. En este sentido detalló que detrás de cada maquinaria existe un taller, gastos de combustible y horas hombre.

Además en comida, indumentaria y combustible para los bomberos, el Estado gastó a la fecha 106.000 pesos. En total participaron en el combate de incendios unos 250 bomberos de Viedma, Guardia Mitre, Conesa, San Antonio, Las Grutas, Sierra Grande, Valle Medio, Río Colorado, Choele Choel, Chimpay, Lamarque, Beltrán y Valcheta.


Comentarios


Helicópteros y aviones combaten incendio entre Zapala y La Rinconada