Hollywood y Europa compiten fuerte en Berlín

El 52 Festival Internacional de Cine de Berlín anunció la programación completa de su sección oficial, donde el grueso de las películas elegidas proviene de Estados Unidos y Europa (sobre todo de Alemania y Francia). También habrá, entre los títulos en competencia por los Osos de Oro y Plata, presencias de Australia, China, Corea del Sur y Japón, mientras que el cine de América Latina quedó relegado a las secciones paralelas.



ROMA, (ANSA).- Como en la guerra en Afganistán, el 52 Festival Internacional de Cine de Berlín, que se celebrará entre el 6 y 17 de febrero, será un asunto reservado a los Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Alemania con los demás países relegados al rol de estatuas yacientes con una única posibilidad de acceder a los premios.

En efecto, además de dar prioridad en el programa a los más firmes candidatos a los próximos Oscar de Hollywood con títulos como “The Royal Tennebaums”, “The Shiping News” y “A Beautiful Mind”, la Berlinale dedica gran espacio a la producción local y a la francesa, con cuatro títulos en concurso cada una, y a la inglesa con tres, que incluye al premiado con los Globos de Oro “Iris” sobre el drama de la escritora inglesa Iris Murdoch.

En realidad, el concurso de Berlín no hace más que repetirse con aperturas al cine de Hollywood (aprovechando que este es tiempo de Oscar y la oferta es abundante) y a lo mejor que se produce en Europa y manteniendo un ojo abierto a las novedades que llegan de regiones remotas como el Extremo Oriente y América latina, que este año debe conformarse con frecuentar las reseñas paralelas “Panorama” y “Foro del Cine Joven” (una media docena de títulos entre Argentina, Brasil, Chile y Cuba en ambas).

La abrumadora presencia norteamericana (que cuenta con un clásico como “Amadeus” de Milos Forman presentado en versión completa sin los cortes que le obligó a hacer el productor) permitirá la llegada de astros y estrellas del calibre de Cameron Crowe, Anjelica Huston, Kevin Spacey, Cate Blanchett y Ben Stiller.

El veterano Robert Altman, que con sus 77 años que cumplirá terminado el festival el 20 de febrero, será el patriarca de la Berlinale y su último filme, “Gosford Park”, el primero que rueda en Gran Bretaña, es un policial ambientado en un típico “cottage” inglés de los años 30.

Es Francia la verdadera sorpresa de la 52 Berlinale con cuatro filmes que demuestran la variedad y el talento de sus directores. El veterano Bertrand Tavernier presenta “Laissez-passer” (Salvoconducto), una reconstrucción entre irónica y amarga sobre la productora francesa financiada por los alemanes Continental donde convivían filonazis y resistentes.

También histórica pero con rabia dentro es “Amen” de Costa Gavras en la que se revive el concordato firmado por la Iglesia Católica con Adolf Hitler basado en la obra de Rolf Hochhut “Der Stellvertreter”, que ya había escandalizado con “El vicario” sobre el silencio de Pío XII acerca del Holocausto.

Mientras otro policial protagonizado con las ocho actrices más populares del cine francés (de Deneuve a Ardant pasando por Darrieux y Béart) es “8 femmes” de Franáois Ozon que tratará de que le recompensen con algún premio el desaire que le hizo Berlín el año pasado con “Gotas de agua sobre piedra ardiente”.

También bajo pabellón francés se presenta el georgiano Otar Iosseliani, director de culto, con “Lundi Matin” sobre un obrero que decide un día abandonar casa, trabajo y familia y lanzarse a la aventura. El filme inaugural será “Heaven” del alemán Tom Tykwer sobre un guión inédito para el cine del cineasta polaco Krzysztof Kieslowski, fallecido en 1996, mientras Wim Wenders vuelve a presentar un documental musical, esta vez sobre la banda rock de Colonia BAP .

Y el húngaro István Szabó también toca con “Taking Sides” un tema candente de la historia alemana, el de la desnazificación seguida a la segunda guerra mundial, en este caso del gran director de orquesta Wilhelm Furtwaengler, de quien se dice que además de colaborar con los nazis salvó a muchos músicos judíos de ser deportados a los campos de concentración.

Las ofertas fuera de este ramillete pueden resumirse en el nuevo filme del chino Zhang Yimou, “Happy Time”, sobre la búsqueda del amor y la felicidad de parte de un anciano y en el debut de Grecia en el concurso berlinés con “Un día de agosto”.


Comentarios


Hollywood y Europa compiten fuerte en Berlín